Decálogo para que una relación de pareja triunfe en vacaciones

relación de pareja

13/07/2017

Para algunos españoles han comenzado ya las vacaciones, pero la mayoría espera a agosto y andamos programando o ultimando cómo será nuestro periodo de descanso laboral más largo del año. Los que tienen más posibilidades económicas dejan que una agencia les programe los 15 días en Canarias o en Varadero; otros cogen el coche y la familia para compartir unos días en la casa del pueblo.

Según el Dr. Villegas, de una u otra forma solemos programar casi todas nuestras vacaciones, “menos el tiempo que dedicaremos a cuidar de nuestra relación de pareja”. Para el especialista del Hospital Vithas Nisa “es un gran error dejar nuestra relación de pareja durante las vacaciones en manos de la espontaneidad, a lo que surja. Algo muy propio de las películas, máxime cuando la relación de pareja es lo que más suele resentirse en nuestras vacaciones”.

Para no tener que visitar al especialista en terapia de parejas o al abogado matrimonialista en septiembre, recuerda el Dr. Villegas que, vayamos donde vayamos, y compartamos nuestro tiempo de descanso con quien sea, lo importante es dedicar su tiempo a cada uno de los integrantes del grupo vacacional. Y organizar actividades diarias en función de nuestros intereses y necesidades, porque sino lo organiza uno, al final “llega el pariente de turno o el vecino y acaba imponiéndote sus actividades”.

En este sentido, el doctor Villegas nos propone una especie de Decálogo para una buena relación de pareja en vacaciones

– Buscarle un tiempo concreto y un espacio a la pareja. Si es necesario, determinar un Día del Amor y organizar encuentros con nuestra pareja y sólo con ella. Donde ésta sea el centro de antención.

– No buscar relaciones sexuales finalistas, sino el sentirnos satisfechos.Y la satisfacción no siempre es orgásmica. La sasisfacción es: te has preocupado por mí, me he sentido deseada, querida…El cerebro no va a tener deseo de hacer nada que no esté previamente organizado, programado o insinuado.

– Desterrar la idea de que el sexo es fundamental y la pareja sin relaciones sexuales va fatal. Hay parejas que con poco funcionan bien y otras que con mucho funcionan regular.

– No importa tanto la cantidad, como la calidad de nuestras relaciones sexuales.

– Despejar cualquier sentimiento de culpabilidad porque nuestro cuerpo no nos acompañe.

– Planificar para tener máyor garantía de éxito. Si planificas tienes más posibilidad de que salgan las cosas.

– La pareja no puede ser el centro de atención 15 días de las dos semanas de vacaciones que tengamos. Es bueno también que cada uno dedique tiempo a sus aficiones

– No caer en el error de decir: tenemos 15 días y vamos a disfrutar como locos desde el minuto 1, cargándonos de actividades para llegar a la noche rendidos.

– Abstinencia digital, el uso prolongado del móvil durante nuestras vacaciones no nos desconecta de nuestra vida diaria: Grupos de Whatsapp del trabajo, de los amigos, de la familia, el facebook,…

– Olvidarnos de que el estrés no se liquida en horas, ni en días, sino en semanas o meses.