El desprendimiento de retina

desprendimiento de retina13/07/2017

La retina es un tejido sensible a la luz que se localiza en la parte de atrás del ojo. Los rayos de luz pasan a través de la córnea, la pupila y el cristalino y se enfocan en la retina. La retina convierte esos rayos de luz en impulsos eléctricos, que viajan a través del nervio óptico hasta nuestro cerebro, y ahí se convierten en las imágenes que vemos normalmente.

Una retina sana, intacta, es clave para tener buena visión.

La parte media de nuestro ojo se rellena de un gel claro que se llama vítreo, que esta adherido a la retina. A veces, pequeñas acumulaciones de gel en el vítreo proyectan sombras en la retina y se ven como puntos, partículas, líneas o nubes que se mueven en su campo de visión. Se llaman moscas. A menudo se aprecian cuando miramos sobre un fondo plano iluminado, como una pared blanca o el cielo azul (ver foto)

Con la edad, el vítreo se puede encoger y tirar de la retina. Cuando esto ocurre se pueden notar destellos luminosos, rayas con luz o visión de “estrellas”. Esto se llama fotopsias.

Normalmente, el vítreo se mueve sin causar problemas, pero a veces estira con fuerza la retina y la rompe en uno o más lugares. El líquido del ojo puede pasar a través de la rotura separando la retina de la parte de atrás del ojo (como cuando un papel pintado se separa de la pared). Esto se conoce como un desprendimiento de retina.

En esta situación la retina no funciona bien y la visión se hace borrosa. El desprendimiento de retina es un serio problema que casi siempre causa pérdida irreversible de la visión a menos que se proceda a una intervención quirúrgica.

PACIENTES DE RIESGO

El gel vítreo normalmente se encoge con el paso de los años, pero raramente lesiona la retina. Sin embargo si se reúne alguna de las siguientes condiciones, hay más riesgo:

  • Miopía
  • Cirugía de catarata o glaucoma previas
  • Traumatismos oculares severos
  • Historia de desprendimiento de retina en el otro ojo
  • Historia familiar de desprendimiento de retina
  • Áreas degenerativas de la retina detectadas por un oftalmólogo en una revisión

Si padece una elevada miopía (> 3 dioptrias) o tiene una historia de problemas en la retina debe someterse a revisiones regulares por su oftalmólogo y emplear gafas de protección si practica actividades o deportes de riesgo

SÍNTOMAS

Los síntomas de una rotura o un desprendimiento de retina ser los siguientes:

  • Aumento súbito en el numero y tamaño de la visión de moscas
  • Aparición repentina de fotopsias
  • Visión de una sombra en la parte periférica del campo de visión
  • Descenso brusco de la visión

Las moscas y los destellos es algo muy frecuente y no siempre significa que usted tiene una rotura o desprendimiento de retina. No obstante si aparecen de repente y de forma severa se debe consultar a un oftalmólogo lo antes posible

TRATAMIENTO

La rotura o el desprendimiento de retina se repara con una intervención quirúrgica. Según cada caso individual su Oftalmólogo / Retinólogo le explicara el procedimiento más adecuado a realizar

Láser

En los desgarros retinianos se emplea habitualmente la cirugía láser que aplica unas quemaduras alrededor de la rotura retiniana. La cicatriz resultante sella la retina al tejido adyacente ayudando a evitar el desprendimiento de retina. Este tratamiento se aplica en la consulta externa y no provoca apenas molestias.

Vitrectomía

Esta técnica es la comúnmente empleada para reparar un desprendimiento de retina y se realiza en quirófano. Se elimina el gel vítreo que estira de la retina y normalmente se reemplaza por una burbuja de gas

En ocasiones se utiliza aceite de silicona (en lugar de gas) para mantener la retina aplicada. El propio organismo sustituye gradualmente el gas por líquido acuoso, pero en el caso de la silicona se precisa una nueva intervención para extraerla.

A veces la vitrectomía se combina con un procedimiento escleral (banda de cerclaje). Si se ha utilizado gas, su cirujano le indicará como colocar la cabeza durante unos días.

No puede viajar en avión o hacia zonas de elevada altitud hasta que haya desaparecido el gas completamente, ya que puede aumentar la presión del ojo y provocar dolor severo.

En caso de llevar aceite de silicona puede volar sin problemas.

La mayoría de cirugías de desprendimiento de retina (80-90%) son exitosas (exceptuando casos evolucionados), aunque una segunda cirugía es a veces necesaria.

Algunas retinas no pueden repararse, la razón suele ser el desarrollo de cicatrices que impiden que la retina se aplique. En estos casos finalmente se pierde completamente la visión.

Tras una cirugía exitosa la visión puede tardar muchos meses en recuperarse y en algunos casos no lo hace de forma completa. Cuanto más severo es el desprendimiento, menos posibilidades de recuperar visión. Por este motivo es muy importante visitar a su oftalmólogo regularmente y ante los primeros signos de problemas con su visión.

Dr Julián Zarco, responsable de la sección de retina quirúrgica de Vithas Nisa Oftalmología del Hospital Virgen del Consuelo

secciones: oftalmología