El Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca incorpora los últimos avances en tratar el Parkinson

26/04/2017

Actualmente, casi 300.000 españoles, cada vez en edades más jóvenes, están diagnosticados de Parkinson, una afección neurodegenerativa crónica que registra 6.400 casos al año y cuyas causas no se conocen aún de manera exacta; esta enfermedad se produce por la deficiencia de las células productoras de dopamina, una de las sustancias que el cerebro emplea para la transmisión de señales.

La Federación Española de Parkinson estima que un 15% de los afectados de Parkinson avanzado no reciben un tratamiento adecuado a su enfermedad.

Con la apertura de la Unidad de Neurocirugía Funcional, el Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca ofrece un tratamiento que, aunue no elimina definitivamente esta enfermedad y sus consecuencias, mejora de manera significativa la calidad de vida de los pacientes que la sufren.

ÚLTIMOS AVANCES

La gran novedad del procedimiento que realizará la Unidad de Neurocirugía Funcional es el uso de electrodos direccionales, que permiten conformar la estimulación cerebral en función de las necesidades individuales de cada paciente y así, optimizar los resultados. Para ello, se utiliza un dispositivo de tamaño reducido, ubicado bajo la piel, a la altura del pecho, conectado a los dos electrodos y a un estimulador.

Dicho dispositivo envía impulsos eléctricos muy precisos que estimulan una región concreta del cerebro. A través del tratamiento de ECP, el equipo médico puede reducir notablemente los efectos de la Enfermedad de Parkinson: temblores, lentitud, rigidez, dolor, torsiones musculares…”

Los enfermos ganan en calidad de vida: mejora su día a día, su dosis de medicación se reduce y, por tanto, también algunos de los efectos secundarios asociados a ella. Gracias al tratamiento, pueden volver a realizar sus actividades diarias de manera normal”, asegura el Dr. Juan Antonio Barcia, responsable junto con el Dr. Fernando Seijo, de la nueva unidad.

OTRAS INDICACIONES

Además de la Enfermedad de Parkinson, desde esta unidad se aborda también el tratamiento de pacientes con trastornos del movimiento, como temblor patológico o distonía; concretamente, la distonía causa contracciones involuntarias de los músculos, torsiones y movimientos repetitivos, en ocasiones, dolorosos, que interfieren en la vida laboral, social y familiar de más de 500.000 personas en toda Europa, incluidos hombres, mujeres y niños de todas las edades. El dolor crónico también afecta al día a día de 1 de cada 5 europeos, según señala la Federación Europea del Dolor.

Un elevado número de personas lo sufren durante al menos dos años, y algunas, hasta más de 20 años. Dada la complejidad del dolor crónico y sus diversos síntomas, a menudo es difícil identificar la causa exacta y la mejor manera de tratarlo. La terapia a través de ECP no cura el dolor crónico pero puede producir un alivio muy eficaz al combinarla con medicamentos y otros tratamientos. En estos casos, el procedimiento puede realizarse, bien a través de la estimulación cerebral, bien a través de la estimulación en la médula espinal del afectado.

COMODIDAD PARA EL PACIENTE

El dispositivo de Estimulación Cerebral Profunda que se implanta está diseñado para funcionar de manera permanente, si así lo desea el paciente y siempre bajo la recomendación del neurólogo. La recarga del estimulador es cómoda y sencilla, por lo que la persona puede desarrollar una actividad normal y, por ejemplo, volver a viajar, pues los detectores de metales, equipos de rayos X, escáneres de seguridad u otros dispositivos no dañan el implante.

EXPERIENCIA

El equipo responsable de este novedoso servicio está liderado por los Drs. Juan Antonio Barcia y Fernando Seijo, pioneros en la introducción en España de tecnologías innovadoras para el tratamiento de enfermedades neurológicas. Ambos acumulan una amplia experiencia asistencial, investigadora y docente y más de 725 implantes de ECP.

 

secciones: neurocirugía