3 de cada 10 visitas al oftalmólogo en verano son por conjuntivitis infecciosa

conjuntivitis

13/6/18

Los ojos requieren un cuidado especial durante la temporada estival. La doctora Teresa Sánchez-Minguet responsable de la Unidad de Oftalmología del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo señala la importancia de la prevención para evitar contraer enfermedades oculares infecciosas en playas y piscinas.

Tal como explica la doctora Sánchez-Minguet, “el contagio de infecciones aumenta considerablemente en verano pues hay más exposición al sol y más contacto con el agua de mar y piscinas. Por ello, igual que tomamos medidas para proteger nuestra piel de los rayos solares, debemos proteger nuestra salud ocular. La sal, el cloro u otras sustancias químicas provocan irritaciones, enrojecimiento y sequedad en los ojos”. “Además, –añade– el uso de gafas de sol en verano es fundamental y se debe evitar estar muchas horas con la vista expuesta al sol pues aunque se estén utilizando gafas, se puede producir fotoqueratitis es decir quemadura de la córnea

Una de las infecciones más comunes en los ojos es la conjuntivitis, la inflamación de la conjuntiva, el tejido fino y transparente que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. “Esta inflamación, –comenta la doctora-, hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado acompañada de unos síntomas que van desde la picazón o ardor, a la hinchazón de los párpados, exceso de legañas, lagrimeo excesivo, fotosensibilidad e incluso la desagradable sensación de tener arenilla en el ojo. De hecho el 30% de las visitas a nuestra consulta en verano se debe a una conjuntivitis

Hay diferentes tipos de conjuntivitis:

  • Alérgica: Las personas propensas a las alergias estacionales entran en contacto con una sustancia que desencadena una reacción ocular, como puede ser el cloro o la polución.
  • Infecciosa Bacteriana: En la mayoría de las ocasiones se contrae por bacterias presentes en la propia piel o sistema respiratorio.
  • Infecciosa Vírica: Relacionada con el resfriado común que suele transmitirse mediante la exposición al estornudo de personas con infecciones respiratorias.

Dependiendo de la causa de la conjuntivitis, se opta por un tratamiento u otro. “Si es causada por una infección viral, –comenta la doctora Sánchez-Minguet-, se recomienda la colocación solamente de compresas húmedas frías para aliviar el malestar. Aunque no tiene tratamiento específico, en algunos casos son necesarios colirios para evitar la sobreinfección bacteriana. Si la conjuntivitis es bacteriana, el oftalmólogo tiene que recetar la administración de gotas con antibiótico. Y si es alérgica, simplemente gotas que alivien el picor y la hinchazón”.

Lo que siempre hay que tener en cuenta es que el grado de contagio es muy elevado, por eso la prevención es fundamental. “Para evitarla, –matiza la doctora Sánchez-Minguet-, lo mejor es proteger los ojos con gafas de agua para evitar el contacto con sustancias irritantes. La posibilidad de infecciones conjuntivales desciende de manera significativa si se usan gafas homologadas para nadar ya que protegen los ojos de la sal, el cloro y posibles bacterias presentes en el agua

Es desaconsejable que las personas que usan lentes de contacto las usen en playas y piscinas mientras se bañan, “pues se debe evitar que las bacterias se queden atrapadas entre el ojo y la lente, ya que el contacto directo con la córnea puede producir unas condiciones de oxigenación que favorecen infecciones por hongos, protozoos y bacterias”, puntualiza la doctora Sánchez-Minguet. “Una solución es sustituirlas por gafas de natación graduadas”.

Extremar la higiene es fundamental para evitar su contagio: lavarse constantemente las manos, no frotarse los ojos, no compartir toallas ni sábanas y no utilizar los cosméticos de otra persona.

secciones: oftalmología