Dr. Guillem: “El 60% de los fallecimientos por cáncer está asociado al consumo de tabaco”

cáncer asociado al tabaco3/11/2017

Lleva 40 años dedicando su vida a la lucha contra el cáncer. Expresidente de la Sociedad Española de Oncología Medica (SEOM), expresidente del Comité Técnico Nacional de la AECC, actualmente jefe del Departamento de Oncología del Instituto Valenciano de Oncología y responsable de Oncología del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, así como presidente de la Fundación para la Excelencia y Calidad en Oncología (Fundacion ECO). Que alguien como el Dr. Vicente Guillem Porta manifieste convencido su optimismo frente a la más temida de las enfermedades abre, sin duda, una puerta a la esperanza para quienes asumen el reto de vencer al cáncer.

El cáncer es un problema sanitario de primera magnitud en los países occidentales. Según los últimos datos de la SEOM (Sociedad Española de Oncología Medica), en 2015 se diagnosticaron en España 247.771 nuevos casos de cáncer y 106.034 pacientes fallecieron por esta enfermedad.

En 2015, la incidencia en España superó la que estaba prevista por la IARC (International Agency for Research on Cancer) para el año 2020. En nuestro país, el cáncer es la primera causa de mortalidad en hombres y la segunda en las mujeres.

¿Se está actuando correctamente en prevención primaria?, ¿qué fórmulas mejorarían la concienciación social frente al cáncer?

Cada día conocemos mejor los factores de riesgo de desarrollar cáncer: tabaco, alcohol, dieta, obesidad, infecciones, genes y factores ocupacionales y ambientales, por lo que se han ido desarrollando medidas legislativas, programas de vacunación y campañas de concienciación/educación, encaminadas a disminuir la incidencia de la enfermedad.

Sin embargo, todo esfuerzo en este sentido es poco y es necesario mejorar la inversión en salud pública para prevenir la enfermedad mediante programas de educación sanitaria y acciones administrativas. Hay que conseguir disminuir el consumo de tabaco y la obesidad, aumentar la vacunación de del HPV (Virus del papiloma humano) y de la hepatitis e identificar factores genéticos de susceptibilidad de desarrollar la enfermedad.

Respecto al tabaco… no podemos permitir que la gente se siga matando. El tabaco está detrás del 60% de los fallecimientos por cáncer; se relaciona con ocho tumores, no sólo de pulmón. Además, son precisamente los tumores con más capacidad de mutar y, por ello, los más resistentes a cualquier tratamiento.

En los últimos años, han aparecido nuevos hábitos que han producido cambios importantes en nuestra sociedad. Estos se asocian a nuevos casos de cáncer (por ejemplo, el hecho de llevar el móvil cerca de algún punto del cuerpo, la exposición continua a redes wifi o a antenas de telefonía móvil, el incremento en la oferta de productos alimenticios con grasas trans, la exposición dilatada en el tiempo a cuadros de estrés grave, etc.). ¿Qué hay de cierto?

Son innumerables los temas que se han relacionado con el cáncer, sin embargo, son pocos en los que se ha evidenciado una relación directa. No existe, hasta la actualidad ningún estudio epidemiológico riguroso que relacione la telefonía móvil o las redes wifi con un aumento de la incidencia de cáncer.

Sin embargo, cada día hay más evidencia de que cuadros de estrés graves pueden afectar el desarrollo del cáncer, al provocar mecanismos inflamatorios con la consiguiente producción de sustancias que actuarían como promotoras de un proceso neoplásico.

Por otra parte me gustaría insistir en que el tabaco, la obesidad y los virus son los tres factores más importantes causantes de cáncer y responsables de más de la mitad de ellos, y por tanto es donde mayores esfuerzos debemos hacer.

Llama la atención el ascenso continuado de factores de riesgo perfectamente evitables como el tabaco (en mujeres) o la obesidad. ¿Puede que los avances hacia mejores pronósticos nos estén haciendo “perder miedo” al cáncer?

No creo, a pesar de los grandes avances producidos en los últimos años, que han hecho posible que el 60% de los casos diagnosticados se puedan curar, el cáncer todavía es hoy una enfermedad estigmatizada y a la que se le tiene mucho respeto. Es preciso cambiar el concepto de cáncer igual a muerte y sufrimiento y trasmitir el concepto claro de que es una enfermedad que se puede prevenir, que se puede diagnosticar precozmente y que se puede curar.

El camino en la lucha contra el cáncer apunta a una mejor comprensión de la biología molecular del cáncer. Sin duda es una buena noticia, la “parte mala” es el coste… ¿Realmente es sostenible un abordaje de vanguardia del cáncer?

Efectivamente, gracias a los avances producidos en biología molecular y genética del cáncer, cada día conocemos más y mejor los mecanismos moleculares implicados en el inicio, desarrollo y metastatización de los cánceres, lo que ha llevado al desarrollo de fármacos que, en general, son más específicos y menos tóxicos. En los últimos años, se han desarrollado más de 60 fármacos capaces de inhibir dianas moleculares, algunos de ellos de gran eficacia (Herceptin, Rituximab, Glivec, Erlotinib, Sunitinib, crizotinib, vemurafenib, Nivolumab, Pembrolizu- mab, etc.), por lo que en la actualidad ya podemos ofrecer a nuestros pacientes en tratamiento personalizado, basado en las alteraciones moleculares que presente su tumor.

Sin embargo el precio de estos fármacos está haciendo difícil la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, con un aumento del gasto farmacéutico anual superior al 10%, y dificultando el acceso de los pacientes a los mismos. Por ello, para conseguir equidad y garantizar el acceso a los nuevos fármacos a todos los pacientes, es necesaria la implicación de todos los agentes (autoridades político-administrativas, oncólogos, industria farmacéutica, compañías de se- guro y pacientes), donde se consensuen recomendacio- nes inequívocas y aumentar la inversión en investigación para poder seleccionar los pacientes que se van a be- neficiar de un tratamiento determinado.

Por otra parte, es completamente necesario realizar un control del precio de los fármacos, cambiando las leyes de patentes, desarrollando políticas de riesgo compartido con la industria farmacéutica e implementando evaluaciones de coste eficacia, donde se determine realmente el valor de un fármaco.

Determinados tipos de cáncer están asociados a un mal pronóstico por su alta capacidad de mutación (pulmón, melanoma…). Sin embargo, esto podría suponer una ventaja a la hora de alcanzar buenos resultados en inmunoterapias. ¿Vamos asistir en los próximos años a un cambio en el mapa de tumores más temidos que otros?

Sin ninguna duda, de hecho, actualmente, ya está cambiando el pronóstico de algunos tumores hasta hace poco sin tratamiento eficaz y de muy mal pronóstico. Es precisamente en aquellos tumores con más número de mutaciones (melanoma, cáncer de pulmón, cáncer de vejiga, etc.) los que mejor están respondiendo a la inmunoterapia consiguiéndose alrededor de un 30% de largos supervivientes en pacientes metastásicos.

En los últimos meses se ha hablado de la posibilidad de descubrir vacunas frente a determinados tipos de cáncer, ¿Qué hay de cierto en ello?

La investigación en oncología abarca todos los campos y unos de los aspectos que más se está desarrollando es la inmunooncología en todas sus variantes, con el desarrollo de fármacos que actúan contra el tumor potenciando las defensas del organismo. En este sentido el desarrollo de vacunas contra el cáncer es ya hoy una realidad y probablemente en muy poco tiempo podamos disponer de vacunas con virus oncolíticos y fármacos inmunes desarrollados por ingeniería genética, CAR-T Cell (Chimeric Antigen Receptot T), ya que están ofreciendo buenos resultados en estudios Fase III llevados a cabo en linfomas, melanomas, hepatocarcinomas….

Actualmente, están en marcha más de 300 ensayos clínicos con diferentes vacunas, y que se están desarrollando en la mayoría de cánceres (melanoma, pulmón, próstata, leucemias, páncreas, mieloma, linfomas no Hodgkin, riñón, Hodg- kin, cervix y vejiga).

¿Cuándo asistiremos a la generalización de la biopsia líquida y qué supondrá en el diagnóstico precoz y/o estadiaje del cáncer?

La biopsia líquida es junto a la inmunoterapia uno de los pilares fundamentales en el cambio de paradigma en oncología. El concepto de biopsia líquida se basa en que los tumores liberan fragmentos de ADN tumoral al torrente sanguíneo, los cuales pueden ser detectados con tecnología de alta sensibilidad. De hecho, los niveles de cfDNA es mayor en individuos enfermos que en sanos.

Con estas tecnologías, se pueden determinar todas las mutaciones presentes en el ADN circulante con una simple muestra de sangre, además, realizarlo de una forma rápida y seriada de tal forma que se puedan identificar los cambios mutacionales en todos los momentos evolutivos de la enfermedad (al diagnóstico, con metástasis o durante el tratamiento para identificar resistencias a los fármacos).

La biopsia liquida tiene grandes ventajas sobre la biopsia en tejido: es una prueba mínimamente invasiva con bajo riesgo de complicaciones, accesible, fácil de realizar, cómoda para el paciente, con resultados rápidos (2-3 días), puede detectar toda la heterogeneidad tumoral (las mutaciones de la lesión primaria y de las metástasis) y además nos puede servir como monitorización de la respuesta y detección de mutaciones de resistencia a los tratamientos..

La determinación de mutaciones del tumor mediante la biopsia liquida puede ser, en un futuro, de gran utilidad en la práctica clínica, tanto en el diagnóstico precoz del cáncer como para la toma de decisiones terapéuticas, la detección precoz de la recidiva, la predicción de respuesta al tratamiento y para valorar el desarrollo de resistencias adquiridas a los tratamientos.

Los años de crisis han supuesto una “fuga” importante de talentos y de recortes en investigación. ¿Qué lugar ocupa en 2017 la investigación y la lucha contra el cáncer en España?

Entre los años 2000 y 2007, España realizó un gran esfuerzo para intentar llegar al 2% del PIB en I+D, aunque llegamos solo a 1.4% del PIB. Sin embargo, con la crisis se produjeron recortes presupuestarios muy importantes, estando actualmente igual que en el año 2007, por debajo de la media europea, lo que ha supuesto una disminución del 10% en el número de investigadores (de 130.000 a 109.000) y de las empresas de biotecnología (de 40.000 a 19.000) y que estemos a la cola de Europa en el número de patentes.

Por ello, investigadores españoles han tenido que emigrar a otros países que están encantados de recibir investigadores con una magnifica formación.

Los avances médico científicos en torno al cáncer son evidentes. Pero, ¿hemos avanzado también en la forma de afrontarlo?, ¿Se responde igual ante el diagnóstico ahora que hace 20 años?

El apoyo psicológico es fundamental en pacientes con cáncer, ya que alrededor del 50% desarrollaran, en mayor o menor grado, trastornos psicológicos que afectarán directamente su calidad de vida: ansiedad, depresión, etc.

Una buena empatía entre el paciente y su oncólogo es muy importante para mantener el equilibrio emocional y psicológico del paciente. Además, en los casos que sea necesario los pacientes deben disponer de apoyo psicológico especializado, ya que una buena adaptación a la enfermedad y sus tratamientos es muy importante porque los pacientes podrán mejorar su calidad de vida e incluso mejorar los resultados del tratamiento al mejorar la tolerancia a los mismos y permitir su administración sin demoras.

secciones: oncología