Acabar con dolores crónicos de varios años es posible con técnicas mínimamente invasivas

doctor Miguel Ángel Merino -UNIDAD DEL DOLOREl problema del dolor es de tal magnitud que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce el mejor salud física y mental posible. como parte integral del derecho a la mejor salud física y mental posible.

Por ésta y otras razones, hace 5 años que se puso en marcha la Unidad del Dolor en el Hospital Vithas Nisa Sevilla bajo la dirección del doctor Miguel Ángel Merino, y por la necesidad de atender de la forma más adecuada a una tipología de pacientes muy comunes en todos los hospitales. “El desconocimiento lleva a muchas personas que se levantan y acuestan cada día con dolor a resignarse por miedo a consumir fármacos que asocian a la adicción a las drogas”, reconoce el doctor Merino.

Sin embargo, no todo en el campo del tratamiento del dolor se hace a base fármacos, las técnicas mínimamente invasivas, también denominadas de cuarto escalón, pueden ser un aliado de gran utilidad en este cometido de acabar con el dolor crónico de las personas. El avance en este terreno ha sido, según apunta el Dr. Merino, “espectacular”.

Y así, “mientras que la radiofrecuencia clásica lograba bloquear la función transmisora del dolor mediante la ablación (la destrucción del nervio), lo que a la larga podía generar un dolor neuropático, hoy la radiofrecuencia pulsada permite una neuromodulación con un resultado menos lesivo para el nervio”.

El avance del resto de técnicas para el control del dolor -neuroestimuladores, bombas, iontoforesis, etc.- ha descrito una línea similar que las ha convertido en métodos “inteligentes”, capaces de modular su acción y frecuencia en función de las necesidades de cada paciente y acabar con dolores de varios años de duración.

Según datos de un estudio de la Asociación Andaluza del Dolor, si se toman como referencia los aspectos como la intensidad, frecuencia y tiempo del dolor, el 15,5% de la población andaluza sufre dolor crónico.

Además de la radiofrecuencia pulsada, el Hospital Vithas Nisa Sevilla ha dispuesto una cartera de servicios para intentar paliar de la manera más eficaz y menos agresiva para el paciente el dolor crónico, dependiendo del tipo y origen del dolor. En este sentido, si la causa de los dolores es por un problema localizado en el aparato locomotor, se emplean infiltraciones musculares.

Se bloquean nervios periféricos cuando se detecta que son los responsables de la conducción del dolor. También se puede llevar medicamentos al interior del organismo sin necesidad de agujas. Aprovechando la corriente eléctrica continúa indolora se introducen medicamentos ionizados que realizan su efecto en el interior del organismo sin necesidad de pinchazos. Esta técnica se emplea para tratar las epicondilitis o las fascitis plantares.

Bloqueo epidural (cervical, lumbar, caudal): Consisten en la administración de medicación (normalmente corticosteroides y anestésicos locales) en el espacio epidural. Esto supone que se tengan que emplear menos medicamentos para tratar determinados dolores.

Estimulación eléctrica transcutánea (TENS): Con esta técnica conseguimos que el paso de corriente eléctrica se encargue de la analgesia. Una aplicación práctica interesante de los TENS es el control del dolor de espalda de la embarazada evitando el consumo de fármacos para evitar problemas al feto ya que los TENS son inocuos para madre y feto.

Bomba de infusión intratecal: Es un procedimiento quirúrgico que consiste en la colocación de un dispositivo (habitualmente en la pared inferior del abdomen) que suministra de forma controlada medicación al espacio intradural. Permiten utilizar dosis mucho menores que las que requeriría un tratamiento oral o mediante inyecciones.

Neuroestimulación: Consiste en la implantación de unos electrodos en el sistema nervioso y un generador debajo de la piel como si fuera un marcapasos para controlar el dolor sin fármacos. Esta técnica ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de dolor neuropático, dolor vascular, angina refractaria y dolor regional complejo.

Con éstas y otras técnicas, la Unidad del Dolor del Hospital Vithas Nisa Sevilla planta cara al dolor, tanto irruptor como crónico, tanto en niños como en adultos. “Cada dolor tiene una técnica concreta para poder acabar con él, y ya no vale con resignarse”, comenta el doctor Merino.