Adiós a gafas y lentillas

01/04/2009

Durante los últimos años, y gracias al láser Excimer, la cirugía refractiva ha conseguido romper con el tópico que asociaba, de manera irremediable, la imagen del miope con la de unas lentes desmesuradamente gruesas. Y es que el Láser Excimer ha supuesto, no sólo para miopes, sino también para personas con hipermetropía o astigmatismo, la liberación total y definitiva en el uso de gafas o lentillas de contacto. Recientemente, el Hospital Nisa Sevilla Aljarafe ha puesto en marcha una Unidad de Cirugía Refractiva dotada con la más avanzada tecnología del momento: el láser de última generación con flying spot.

Intervención. La operación para corregir miopía, hipermetropía o astismatismo no es dolorosa, no requiere hospitalización y dura entre 10 y 15 minutos.

Intervención. La operación para corregir miopía, hipermetropía o astismatismo no es dolorosa, no requiere hospitalización y dura entre 10 y 15 minutos.

Las personas aquejadas de una miopía de más de tres dioptrías tienen una visión por debajo del 10%, o lo que es lo mismo, no llegan a tener una “visión útil”. Esto es así porque la pérdida de visión no crece de manera lineal, sino exponencial. Así, una persona con 0,5 dioptrías ve bien, con 2 empieza a ver muy mal, y otra con 3 ve fatal, tan mal que necesita utilizar gafas desde que se levanta hasta que se acuesta. En el caso de los hipermétropes les supone suprimir el esfuerzo visual que les supone tener que enfocar constantemente para poder ver en cualquier distancia, algo similar a lo que le ocurre a los pacientes con astigmatismo que presentan una distorsión de las imágenes a cualquier distancia.

VIDA NORMAL SIN GAFAS

La intervención con Láser Excimer tiene como objetivo conseguir que el paciente pueda llevar una vida normal sin necesidad de utilizar gafas o lentes de contacto. Hay que hacer especial hincapié en que “llevar una vida normal sin necesidad de utilizar gafas” no es lo mismo que tener una visión del 100%. El láser hace recuperar la máxima visión que el paciente tenga, que no siempre es del 100%, como es el caso de ojos vagos. Aún así en ciertos casos y determinadas actividades puede ser necesario la utilización de una pequeña corrección, como es el caso de los pacientes présbitas, (vista cansada), que la necesitarán para actividades con mucha exigencia visual en el trabajo de cerca, como por ejemplo, enhebrar una aguja.

TALLAR LA CÓRNEA

Las intervenciones con Láser Excimer remoldean la córnea, o lo que es lo mismo, tallan la lente -que antes se colocaba delante del ojo mediante gafas o lentillas de contacto- en la propia córnea. La operación no es dolorosa, no requiere hospitalización y dura entre 10 y 15 minutos.

Unidad de cirugía refractiva. El Dr. Sánchez Rodas es responsable de la nueva unidad en el Hospital Nisa Sevilla Aljarafe.

Unidad de cirugía refractiva. El Dr. Sánchez-Rodas es responsable de la nueva unidad en el Hospital Nisa Sevilla Aljarafe.

El acto quirúrgico comienza con el levantamiento de una lámina corneal -que constituye la capa más externa de la córnea para aplicar posteriormente el láser en el lecho de la córnea. Por último, se vuelve a colocar la lámina corneal externa en su sitio, lo que evita la aparición de úlceras y, consecuentemente, del dolor. Así, el paciente recupera una vida normal en pocas horas. Por otra parte, el realizar la incisión en un tejido no epitelial -y que por lo tanto no cumple funciones de cicatrización- reduce al mínimo la aparición de regresiones, (que vuelvan a aparecer dioptrías). Otra de las ventajas de este método es la rápida recuperación del paciente, que al cabo de una hora ha recuperado el 40% de la vista -con anteriores métodos sólo se alcanzaba el 5%- y puede volver a casa por su propio pie, evitando así tener que solicitar bajas laborales para someterse a la intervención. En los últimos años, el perfeccionamiento de la tecnología ha permitido optimizar notablemente los resultados en ojos miopes, hipermétropes o con astigmatismo. La nueva Unidad de Cirugía Refractiva del Hospital Nisa Sevilla Aljarafe, del que el Dr. Jorge Sánchez-Rodas Navarro es responsable, cuenta con los equipos láser más avanzados y con un equipo de oftalmólogos con más de 15 años de experiencia en cirugía refractiva. Especial atención merecen las nuevas lentes intraoculares que se llevan implantando varios años en casos de cataratas o vista cansada (presbicia), que les permitirán una muy buena visión tanto de lejos como de cerca sin necesidad de gafas, y que se colocan con anestesia tópica (gotas), sin dolor ni suturas, y sin necesidad de ingreso.

ATENCIÓN AL GROSOR DE LA CÓRNEA

La corrección de cada dioptría supone una reducción del espesor corneal de 10 micras. En principio, cualquier persona aquejada de miopía, hipermetropía o astigmatismo puede someterse a este tipo de intervenciones siempre que presente un espesor corneal que permita corregir las dioptrías respetando un espesor de 300 micras.

Así, una persona cuya córnea tenga un espesor de entre 600 micras, dispone de 300 micras para actuar. De esta forma, el número de dioptrías que se pueden llegar a corregir viene determinado por el espesor corneal del paciente. «En términos generales», aclara el Dr. Sánchez Rodas, «los casos de miopía por encima de las 12 dioptrías, o los de hipermetropía y astigmatismo por encima de las 6 no son operables con esta técnica».

Teniendo en cuenta estos datos, conviene advertir a pacientes potenciales que desconfíen de posibles ofertas de centros hospitalarios o clínicas que aseguren poder corregir defectos por encima de los citados con el métodos Láser Excimer. Estos pacientes se pueden beneficiar de otras técnicas como son las lentes intraoculares fáquicas, ICL, que corrigen todas las dioptrías sin utilización de láser, sin actuar sobre la córnea, especialmente indicada en pacientes con elevado número de dioptrías o que tengan córneas finas.

Otro de los impedimentos en las operaciones con Láser Excimer es la existencia de diferentes enfermedades oculares como tensión en la vista o cataratas, por lo que es imprescindible una rigurosa exploración por un oftalmólogo especializado en estas técnicas.