Afronta el linfoma con el apoyo de una atención médica personalizada

 Equipo de hematólogos, auxiliares y personal de enfermería especializado atienden los casos de linfomas en el Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime26/2/18

Para facilitar su comprensión, el linfoma puede definirse como un tipo de cáncer en la sangre. En el Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime, hematólgos, oncólogos, patólogos, psicólogos y enfermeros tratan y arropan a pacientes y familiares que se enfrentan a esta patología. La primera visita tras el diagnóstico es la más importante.

Los linfomas son un conjunto de neoplasias hematológicas (cáncer de la sangre) que se originan y desarrollan en el sistema linfático. Afectan a los linfocitos, células que forman parte de nuestro sistema inmune. Dado que el tejido linfático se encuentra en todo el cuerpo, los linfomas pueden surgir en cualquier localización anatómica.

Ante la sospecha de que un paciente tenga un linfoma, desde la consulta de hematología del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime se activa todo un protocolo de actuación buscando la confirmación diagnóstica.

En primer lugar se realizará la biopsia de un ganglio linfático. Esto lo llevará a cabo un cirujano que sacará todo o parte del ganglio y será examinado por el Servicio de Anatomía Patológica. Este examen dará el diagnóstico de linfoma y, lo más importe, el subtipo del mismo.

RAPIDEZ EN DIAGNÓSTICO.

“Con el diagnóstico”, explica la Dra. Patricia Martínez, hematóloga del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime, “programaremos una batería de pruebas que nos ayudarán a estadificar la enfermedad”. Estas pruebas son: analítica de sangre completa, aspirado y biopsia de médula ósea, pruebas de imagen como TAC y PET TAC.

Tanto el aspirado como la biopsia de médula ósea se realizan con anestesia local.

“Esta acción combinada dentro del hospital con los distintos servicios implicados permite que el tiempo entre la sospecha y el diagnóstico sea corto”.

Según la Dra. Martínez, es muy importante la primera consulta que se realiza con el paciente tras obtener el diagnóstico de linfoma; es una consulta larga donde debemos abordar múltiples dudas, miedos e inquietudes. “Explicamos cuál es el diagnóstico, cuál es la mejor opción de tratamiento dependiendo de las características de cada enfermo, cómo se administrará, si requiere estar hospitalizado o puede realizarse a través de Hospital de Día”.

Según la edad se debe valorar si precisa realizar cualquier tipo de preservación de la fertilidad y se tiene en cuenta todos los aspectos psicológicos tanto del paciente como de su familia a lo largo de todo el proceso de la enfermedad. “Informamos a su vez de los posibles efectos secundarios que pueden aparecer cuando se inicie el tratamiento (caída de cabello, debilidad, náuseas…etc) así como los síntomas o signos de alarma que deben hacerles consultar o acudir a urgencias (fiebre, sangrado…etc.)”.

Con toda esta información se inicia el proceso de tratamiento donde el Servicio de Farmacia Hospitalaria se encargará de su preparación. Habitualmente el tratamiento es administrado en el Hospital de Día. En este sentido, cabe destacar que el Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime cuenta con un personal de enfermería especializado tanto en el manejo de fármacos oncológicos como en la atención emocional de pacientes con diagnóstico de cáncer.

El seguimiento del paciente tras el alta es otra de las particularidades del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime. “Tras el alta se contacta telefónicamente con los pacientes para que nos informen de si ha aparecido algún tipo de síntoma o reacción entre las consultas médicas que tienen programadas”, afirma la Dra. Martínez.

secciones: Sin categoría