Andar descalzo favorece el desarrollo emocional de los niños, mejora su postura y evita lesiones

pies descalzos20/7/18

Es tiempo de diversión y vacaciones, y que mejor momento que el verano para que los niños y niñas aprovechen las ventajas que tiene andar descalzo por la playa y césped de piscina. Noelia Chaqués, podóloga del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo resalta los beneficios que andar descalzo tiene en los niños tanto a nivel físico como cognitivo.

Tal como explica Chaqués, “los niños a edad temprana tienen la sensibilidad del pie más desarrollada, y es aconsejable dejarlos andar descalzos para que experimenten y desarrollen la sensibilidad al tacto y temperatura en diferentes superficies”. Ir descalzos activa todos los sentidos y origina que los más pequeños analicen el entorno en el que se mueven, lo evalúen y se adapten a él.

Andar descalzo es lo más saludable y natural para el pie. “El hecho de andar descalzos, –resalta Chaqués-, ayuda en el desarrollo muscular del pie y a formar el arco plantar, por lo que tienen pies más fortalecidos”. “Además, –puntualiza-, se fortalecen las articulaciones y músculos del pie lo que origina una mejor postura y equilibrio de los niños, evitando lesiones y además facilita la circulación sanguínea”.

Según Chaqués, otra ventaja muy importante es que favorece la maduración del sistema nervioso y por tanto el desarrollo cerebral, “el pie del recién nacido, –afirma-, tiene una sensibilidad mucho mayor que la de su mano, así que las terminaciones nerviosas sensitivas de su pie son fundamentales para su desarrollo emocional. La información táctil y perceptiva que reciben a través de sus pies favorece la maduración de sus habilidades motoras

No olvidemos tomar precauciones

Pero a la misma vez que hay que tener en cuenta los beneficios, no hay que olvidar proteger los pies de la arena caliente y de las zonas húmedas de las piscinas y baños públicos, además de poner siempre crema solar en los pies para evitar las quemaduras solares. “Los contagios por hongos o virus como el papiloma que se concentran en las zonas húmedas se pueden evitar con chanclas o cangrejeras que les sujeten bien el pie. Lo que sí que hay que evitar son chanclas de dedos en niños muy pequeños ya que no son estables”, concluye Noelia Chaqués.

No son aconsejables los zuecos de plástico en niños –comenta Chaqués-, son anchos y no sujetan nada el pie. Favorecen la garra en los dedos y los pies no tienen estabilidad. Además, con este tipo de zapatos el pie no transpira. Mi consejo es acudir a playa o piscina con el calzado de piel habitual y allí cambiar a las chanclas o cangrejeras”.

secciones: podología