Anillos intraestromales: solución sin trasplante para deformidades corneales severas

01/06/2007

Tradicionalmente, la solución para las deformidades severas de la córnea pasaba por el implante de una córnea no dañada procedente de un donante. Sin embargo, una novedosa técnica basada en el implante de anillos intraestromales logra corregir ectasias, o deformidades, corneales sin necesidad de recurrir al trasplante. Este avanzado tratamiento se está utilizando en el Servicio de Oftalmología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Caso clínico 1: mujer de 36 años con ectasia corneal postlasik. Trascurridos cuatro años de la intervención, empieza a progresar la miopía. En la imagen, el ojo de la paciente con dos anillos Keraring implantados.

Caso clínico 1: mujer de 36 años con ectasia corneal postlasik. Trascurridos cuatro años de la intervención, empieza a progresar la miopía. En la imagen, el ojo de la paciente con dos anillos Keraring implantados.

La ectasia corneal es una enfermedad en la que se produce una deformidad progresiva de la córnea. Puede ser de origen espontáneo como en el caso del queratocono o adquirido tras cirugía refractiva corneal.

DEFORMIDADES IMPORTANTES

Tradicionalmente, ante una deformidad corneal que causa mala visión la solución ha sido la lente de contacto rígida, que proporciona una nueva superficie homogénea a la luz en su entrada al ojo.

Sin embargo, ante deformidades corneales importantes la lente de contacto rígida no se puede mantener en el ojo por su excesiva movilidad y es frecuente, por ello, que el paciente la pierda ante cualquier presión sobre el ojo o de forma espontánea. En esta situación, anteriormente el paciente no tenía más opción que el trasplante de córnea, es decir, reemplazar la córnea propia deformada por una nueva córnea procedente de un donante.

SOLUCIÓN SIN TRANSPLANTE

En la actualidad, en el Hospital Nisa Virgen del Consuelo se realiza la técnica de implante de anillos intraestromales KERARING utilizando el sistema INTRALASE.

«Utilizando INTRALASE o láser de femtosegundo», explica el Dr. Muñoz, «se crean dos surcos a una profundidad de 400 micras en la córnea del paciente y se introducen dos anillos en el espesor de la córnea».

Caso clínico 2: varón de 20 años con queratocono que provocaba la caída constante de la lente de contacto. En la imagen, el ojo del paciente con dos anillos Keraring implantados.

Caso clínico 2: varón de 20 años con queratocono que provocaba la caída constante de la lente de contacto. En la imagen, el ojo del paciente con dos anillos Keraring implantados.

Los anillos intraestromales actúan reforzando la córnea, aplanando su parte central y evitando la progresión de la deformidad corneal, de manera que el paciente mejora su visión sin gafas o lentes de contacto, y si esta mejoría no fuera suficiente, permite que de nuevo vuelva a llevar su lente de contacto rígida cómodamente y sin temor a que se le caiga.

Existen anillos de diversos tamaños, eligiéndose en función del grado de deformidad corneal y la graduación que le provoca esta deformidad al paciente.

En otros centros que no disponen del sistema INTRALASE los anillos pueden implantarse de forma mecánica, creando los surcos manualmente. Sin embargo, esta técnica mecánica nunca alcanza los niveles de precisión que consigue el sistema INTRALASE.

El equipo del Servicio de Oftalmología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo está formado por los doctores Teresa Sánchez Minguet, Gonzalo Muñoz y Antonio Rodríguez.

secciones: oftalmología