Braquiterapia con alta tasa: alternativa eficaz para los tumores de próstata precoces

01/03/2008

La reciente adquisición de un equipo de braquiterapia de alta tasa permite al Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Nisa Virgen del Consuelo ofrecer mejores expectativas de curación en pacientes con tumores de próstata precoces de alto riesgo.

Braquiterapia con alta tasaPor lesiones tumorales precoces de alto riesgo se entiende aquellas en las que, bien por su alto PSA o anatomía patológica, se desaconseja la cirugía.

La radioterapia radical con acelerador lineal y el implante de semillas por braquiterapia son los tratamientos que habitualmente están realizando en el Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Nisa Virgen del Consuelo para este tipo de tumores. Los doctores Larrea y Amador dirigen este servicio.

MÁS CURACIONES

La incorporación de un equipo de braquiterapia de alta tasa (Flexitron®) -según el Dr. Larrea, “el más moderno y avanzado que actualmente existe en el mercado”- ha supuesto un importante paso adelante en el tratamiento de tumores de próstata de alto riesgo en tanto en cuanto permite trabajar con altas dosis de radiación con mínima dosis en órganos próximos como el recto o la vejiga.

A lo largo de los diez últimos años, los tratamientos con incorporación de alta tasa han experimentado un desarrollo espectacular y actualmente, en Estados Unidos -país pionero en esta técnica- sus porcentajes de curación superan con creces los de otros tratamientos convencionales como la radioterapia externa exclusiva.

La ventaja de la alta tasa, explica el Dr. Larrea, del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Nisa Virgen del Consuelo, “radica en su capacidad de adaptarse perfectamente al volumen tumoral a la hora de distribuir la dosis”. Esta exactitud extrema en el área a irradiar parte de un sistema computerizado diseñado por el Dr. Conrado Plá y el equipo de físicos que forman parte del equipo médico del Servicio de Oncología Radioterápica. “Este sistema”, matiza el Dr. Larrea, “permite que la alta tasa trabaje simultáneamente con dos fuentes radioterápicas, y así, se consigue administrar en pocos minutos dosis que con otros tratamientos requieren decenas de horas”.

Conviene destacar que los aceleradores lineales, utilizados en los tratamientos de radioterapia externa convencionales, son capaces de trabajar con dosis tan altas como la alta tasa, sin embargo, su toxicidad es mayor: cistitis (inflamaciones), hemorragias y otros efectos crónicos en recto y vejiga son algunos de los efectos secundarios que conviene tener en cuenta y que la alta tasa logra reducir a menos de la mitad, al asociarla en los tratamientos con acelerador.

VEINTE AÑOS DE EXPERIENCIA

Los constantes avances que en los últimos años han caracterizado las distintas técnicas de oncología radioterápica, incluida la braquiterapia, exigen profesionales con experiencia capaces de asimilar, compaginar y maximizar las capacidades de los distintos tratamientos. En este sentido, cabe destacar la experiencia en braquiterapia de más de veinte años como radioterapeutas de los doctores Larrea y Tormo del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Nisa Virgen del Consuelo.