Calabaza, higos o borrajas, alimentos que ayudan a combatir problemas estomacales

problemas estomacales5/9/18

El final de las vacaciones y la adaptación a la rutina de la vida diaria, trae consigo en ocasiones algunos problemas digestivos relacionados con el estrés que puede producir acidez estomacal, incluso úlceras estomacales.

Tal como explica el doctor Víctor Toledo Pimentel, especialista en aparato digestivo en el Hospital Vithas Nisa Virgen del ConsueloMuchas veces la tensión nerviosa y la angustia generan ardor y dolor de estómago, el estrés afecta la mucosa digestiva produciendo lesiones y reducción de la barrera moco defensiva de la misma.  Además el cortisol que es una hormona que segregamos en mayor cantidad cuando sufrimos estrés puede afectar nuestro sistema digestivo porque puede interferir con la síntesis gástrica de prostaglandinas, que son necesarias para mantener la barrera protectora normal contra el ácido gástrico y la pepsina y esto puede producir serios problemas estomacales”.

Para que la vuelta del verano no sea tan dura y podamos cuidar nuestro estómago, hay hábitos que para el doctor Toledo Pimentel son fundamentales. “Hay que evitar la ingesta de alcohol, –puntualiza-, y también reducir o eliminar el café pues es un irritante de las mucosas del estómago y esófago. Además de no abusar de la ingesta de cítricos cuando se tienen dolores estomacales por su grado de acidez”.

Con respecto a la dieta, las comidas ligeras es la mejor opción, “es mejor comer pescado que carne. Sobre todo, yo recomiendo el pescado azul, pero si optamos por carne, mejor carne blanca o tofu que la carne roja”, afirma el doctor Toledo Pimentel.

No abusar de las especias picantes ni de los embutidos y hacer una dieta rica en mucilago, que es la fibra que protege las mucosas internas del organismo con productos como la calabaza, los higos, la borraja y las judías verdes es fundamental.  Según explica el doctor Toledo Pimentel “comer con calma y masticar muy bien la comida, evitando engullir la misma y hacerlo de manera frecuente, es decir varias veces en pequeñas cantidades. En conclusión, un régimen que elimine los alimentos de difícil digestión”.

Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones el inicio de la rutina diaria olvidado durante las vacaciones y el cambio estacional puede provocar dolores de cabeza, espalda y musculares que tratamos con antiinflamatorios o antirreumáticos. “Puntualmente no son perjudiciales, –comenta el doctor Toledo Pimentel-, pero si los convertimos en un hábito y abusamos de ellos pueden ocasionar también serios problemas estomacales”.

¿BICARBONATO SÍ O NO?

El bicarbonato neutraliza los ácidos del estómago y desintoxica el sistema digestivo para aliviar el reflujo gástrico y la indigestión gracias a sus propiedades de alcalinidad. A la hora de aliviar la acidez de estómago y el ardor, el bicarbonato de sodio y el limón restaura el balance ácido-alcalino en el sistema digestivo que pueden resultar útiles porque ayudan a neutralizar los jugos gástricos y además restaura los niveles de pH en nuestra sangre.

Según explica el doctor Toledo Pimentel, “cuando se usa en exceso, el bicarbonato puede provocar gas, diarrea, distensión abdominal, náuseas, sensación de malestar incluso puede elevar la presión sanguínea.  Su uso siempre es puntual y no hay que prolongar su consumo más de una semana ya que puede resultar en una sobre-neutralización de los ácidos y por supuesto no administra en los niños menores de 6 años”.

secciones: aparato digestivo