Colecistectomía laparoscópica a través de un único puerto

DR. JOSÉ LUIS SALVADOR. COORDINADOR NACIONAL DE LA CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA. HOSPITAL NISA REY DON JAIME

El Dr. Salvador tiene experiencia en la colecistectomía, hernia inguinal y apendicectomía. Recientemente participó en un curso de formación avanzada en cirugía laparoscópica de Centro América en la ciudad de San José (Costa Rica) y practicó una hernia de hiato y una resección de colon.

El Dr. Salvador tiene experiencia en la colecistectomía, hernia inguinal y apendicectomía. Recientemente participó en un curso de formación avanzada en cirugía laparoscópica de Centro América en la ciudad de San José (Costa Rica) y practicó una hernia de hiato y una resección de colon.

01/05/2010

La aparición de la cirugía laparoscópica supuso una gran evolución en el tratamiento de las enfermedades abdominales que requerían una intervención quirúrgica. Así, se pasó de amplias incisiones abdominales a pequeñas incisiones de 0,5 a 1,2 cm por las que se trabajaba con la ayuda de una óptica conectada a una vídeo-cámara. Ello produjo grandes y diversas mejoras en la evolución de los pacientes, tales como: menor dolor postoperatorio, menor tiempo de ingreso hospitalario, mejores resultados estéticos, menor disminución de las defensas y una más rápida reincorporación a la actividad diaria.

La colecistectomía laparoscópica a través de un único puerto es un abordaje mucho menos invasivo que la cirugía laparoscópica convencional, con una incisión única que se realiza a través del ombligo. Así, la única cicatriz resultante queda escondida por la propia cicatriz del ombligo y aparentemente no hay marcas visibles en la piel abdominal.

La intervención consiste en realizar una única incisión de dos centímetros en el ombligo, por lo que hay mucha menos agresión a la pared abdominal y, por consiguiente, una disminución en la incidencia de hernias e infecciones de la herida. Se pasa de tener cuatro cicatrices visibles a una única invisible. Una ventaja estética evidente. En cuanto al dolor en el postoperatorio, éste disminuye y la recuperación es más rápida que con la laparoscopia tradicional, que ya suponía un avance importante frente a la cirugía clásica.

La cirugía por un único puerto tiene limitaciones en determinados tipos de intervenciones, pero gracias a la tecnología que disponemos podemos llevar a cabo esta técnica en la cirugía de la apendicitis, la hernia de hiato, la hernia inguinal, en patología del colon y en patología vesicular si no se han presentado episodios inflamatorios agudos.

La colecistectomía (extirpación de la vesícula biliar) es una de las intervenciones más frecuentes realizadas por laparoscopia, la colecistectomía. Su principal avance radica en el hecho de que, en lugar de realizar las cuatro incisiones abdominales que se practican habitualmente, se realiza una única incisión dentro del ombligo.

Esta técnica no trata de eliminar otras cirugías, sino de ser una opción muy válida, en determinados pacientes. Como en otros procedimientos mínimamente invasivos, el problema para introducir esta técnica es que precisa de un aprendizaje cuidadoso.