¿Cómo fortalecer las uñas?

tratamiento para evitar uñas quebradizas

22/12/2015

Las uñas pueden volverse más débiles y quebradizas por diferentes motivos, pero existen múltiples factores que lo originan, lo que dificulta su tratamiento.Pueden influir causas locales que actúan directamente sobre la estructura de la uña o sistémicas, como reflejo de enfermedades generales. Los procesos infecciosos o inflamatorios, como los hongos (onicomicosis), pueden alterar las uñas transitoriamente. Pero, en la mayoría de los casos, las uñas sufren debilidad y fragmentación en capas debido a los pequeños traumatismos de las actividades cotidianas, sin que encontremos una causa clara.

Es importante investigar posibles enfermedades o situaciones generales que puedan afectar las uñas (déficit nutricionales, anemia, enfermedades endocrinológicas, hepáticas o renales, postmenopausia) o incluso causas farmacológicas.

Para su protección, el Dr. Vicente Alonso recomienda además de las medidas higiénicas y de protección, algunos productos que ayudan a proteger y fortalecer las uñas y que pueden adquirirse en las farmacias, por ejemplo. Muy útil es el empleo de cremas o ungüentos con una base de silicona, vaselina o glicerina y productos hidratantes que contienen alfa-hidroxiácidos o urea. Las lacas endurecedoras ayudan a reducir las roturas. Los tratamientos orales (a base de cápsulas o sobres de dilución) pueden ser muy beneficiosos, sobre todo en el caso de déficit nutricionales.

Los activos que hacen eficaces los productos tópicos son la urea y los alfa-hidroxiácidos (por sus propiedades emolientes); derivados del azufre y del silicio y acrilatos (como nutrientes y endurecedores).

Los productos por vía oral incluyen oligoelementos (hierro, zinc, selenio), vitaminas (A, grupo B, C, E), aminoácidos azufrados (L-cistina, metionina, taurina), gelatinas y ácidos grasos esenciales (linolénico, linoleico).

Lo ideal es iniciar tratamiento tópico y mantenerlo de manera prolongada, asociando tratamientos orales de manera intermitente en casos más graves o que respondan parcialmente. Y, debido al ciclo de crecimiento de las uñas, la duración de los tratamientos para la fragilidad ungueal deben prolongarse durante varios meses, observando una respuesta lenta y gradual.

Aunque independientemente de estos productos, como forma de prevención el dermatólogo Vicente Alonso recomienda que siempre que se mojen las manos, deben aplicarse productos humectantes o aceites para evitar su deterioro y fragilidad y cremas barrera o guantes de protección.

Además, debe llevarse a cabo una buena higiene y corte de las uñas, manteniendo un borde libre suave y cuidado. También es aconsejable evitar inmersiones frecuentes y prolongadas en agua y productos químicos (detergentes, jabones, etc.) para la que se recomienda el uso de guantes protectores de algodón que absorben el exceso de humedad.

Por último, recuerda que llevar una alimentación equilibrada rica en frutas y verduras es clave para evitar déficit vitamínicos y nutricionales.

secciones: dermatología