Consejos para toda la familia sobre una dieta saludable si alguno de sus miembros padece diabetes

diabetes

12/11/2015

La diabetes entra en la categoría de epidemia debido a que la padece en torno al 14% de la población, lo que supone más de 5 millones de personas.

Los tratamientos varían según el grado de la afección en el paciente y su edad, pero una alimentación completa y normal no está contraindicada con la diabetes.

Myriam Belmar, perteneciente al equipo de endocrinología y nutrición del Hospital NISA Pardo de Aravaca, explica varias claves para que niños, adultos y personas de la tercera edad que sufren esta enfermedad sigan una dieta sana.

ADULTOS: CUIDADO CON EL USO DE ALIMENTOS APTOS PARA DIABÉTICOS

Si vamos a cocinar para un diabético, contamos con la ventaja de nuestra herencia mediterránea, una gastronomía exenta de grasas saturadas y rica en verduras, frutas, cereales, aceite de oliva, legumbres y pescado azul. “Aunque los pacientes diabéticos pueden tomar moderadamente hidratos de carbono, es recomendable que sean integrales para regular los niveles de glucosa en sangre”. Y de manera puntual, pueden tomar bollería o un postre casero.

Según la nutricionista, lo más recomendable es que se eviten salsas, rebozados o frituras, en favor de la plancha, cocidos, hervidos, al vapor o asados, así como moderar el aceite de oliva y el exceso de sal. Por otro lado, los alimentos fermentados son muy beneficiosos y saludables y pueden consumirse a diario.

Asimismo, no es apropiado consumir carnes rellenas, productos congelados y alimentos precocinados. En cuanto al postre, existen alternativas saludables, como unas rodajas de piña con canela, un yogur desnatado natural con frutos secos o un requesón bajo en grasa con zumo de naranja.

“Lo más importante es estar atentos a la forma en que cocinamos el alimento, el tipo de condimento que se le añade, la cantidad y la frecuencia de su consumo”. Además, la doctora indica que es recomendable realizar cinco comidas al día con tres ingestas principales para mantener unos niveles de glucosa estable en sangre.

Otro producto muy útil en el recetario del diabético es la estevia, un edulcorante obtenido a partir de las hojas de la planta Stevia Rebaudiana y que tiene 300 veces más dulzor que el azúcar pero que no aumenta sus niveles en sangre, “haciéndola especialmente atractiva para los pacientes diabéticos en sustitución del azúcar”, afirma Belmar. Además, ayuda a controlar la presión arterial y mejora la circulación, entre otros numerosos beneficios.

En cuanto al consumo de alcohol, un vaso de vino o cerveza artesanal con las comidas no está contraindicado. Pero debe ser comedido.

Myriam Belmar advierte contra el uso de los llamados alimentos aptos para diabéticos sin azúcar añadido, porque “aunque no tengan sacarosa en su composición, sí que contienen otros tipos de azúcares que pueden elevar los niveles de glucosa en sangre”.

TERCERA EDAD: AJUSTARSE LO MÁXIMO POSIBLE A SUS GUSTOS

En las personas mayores, “hay que intentar ser lo más fieles posibles a sus apetencias alimenticias, debido a que se trata de un sector de la población con una serie de características físicas asociadas al proceso de envejecimiento, que los sitúa en riesgo de una mala alimentación y desnutrición”. Por ello, la doctora recuerda que, además de hervir los alimentos, también se puede usar la plancha, el wok o el microondas, y condimentar con salsas ligeras de verduras o vinagretas.

La tradicional ensalada mixta es un plato apto para diabéticos de la tercera edad, pero también se puede recurrir a una paella con verduras, en la que predominen la proteína y las verduras por encima de los hidratos de carbono del arroz, o un cocido, reduciendo el aporte de legumbres y carne roja en favor de la carne magra.

PARA LOS MÁS PEQUEÑOS: ORDEN Y CONCIERTO

Lo que diferencia la diabetes en un niño con respecto a un adulto no es tanto la intensidad de la misma sino el tipo de diabetes. En los niños, se precisa la administración diaria de insulina desde que es diagnosticada, además de un control dietético y de actividad física muy riguroso.

La diabetes en niños pasa por conocer qué acciones realizar respecto a las chucherías en su dieta. Una opción apta para ellos son los helados de leche caseros o gelatinas bajas en grasa, y fruta, galletas integrales, barritas de cereales o pan integral con una onza de chocolate negro.

Para ayudar a los pequeños a adaptarse a sus menús, la nutricionista aconseja que el núcleo familiar lleve, de la forma más aproximada posible, la misma dieta, para que el menor no lo enfoque como un tratamiento médico. Finalmente, se les debe insistir en que los bollos o comidas preparadas son para momentos especiales y no de consumo diario.