Corrigen la craneosinostosis o cierre prematuro de las suturas craneales con cirugía guiada por endoscopia

Hospital Vitas Nisa Sevilla23/3/18

Cirujanos del Hospital Vithas Nisa Sevilla logran tratar problemas de craneosinostosis no sindrómicas con cirugía mínimamente invasiva, ayudados por técnicas endoscópicas. La craneosinostosis es la fusión prematura de una o más suturas craneales de forma total o parcial, lo cual provoca un crecimiento y desarrollo anormal del cráneo. Las no sindrómicas son aquellas que no están asociadas a otros síndromes como malformaciones faciales, del esqueleto o del sistema nervioso.

El equipo que está haciendo posible este tipo de intervenciones, dirigido por el equipo de neurocirujanos del Dr. Durand Neyra, explica que “con ayuda del endoscopio se vuelve a parcelar las partes del cráneo que se han cerrado prematuramente. Antes se hacía con cirugía abierta, lo que traía consigo mayor sangrado, necesidad de transfusiones, más dolor, más tiempo en la UCI y estéticamente los resultados eran peores”.

Para la puesta en marcha de este servicio en el Hospital sevillano, que ha atendido ya dos casos, ha sido necesario disponer de los medios técnicos adecuados, una UCI pediátrica bien dotada y un personal específicamente formado.

La incidencia de la craneosinostosis es de un caso cada 2000 nacidos. Afecta más a varones y la gravedad dependerá del número de suturas cerradas y de las anomalías cerebrales concomitantes. La mayoría se detecta al nacer, aunque otras se descubren pasados unos meses.

La sinostosis sagital, que va desde la parte anterior a la posterior, es la más frecuenta de todas. Y al no poder crecer la cabeza a lo ancho, se alarga en el sentido anteroposterior

Tratamiento

El tratamiento de estas patologías genéticas es quirúrgico, con dos objetivos concretos. El primero es conseguir que el cerebro pueda crecer de forma normal y no influya en el desarrollo posterior del niño; Y en caso de malformaciones complejas, se produzcan consecuencias más graves como retraso psicomotor, alteraciones en la visión, dificultad para la respiración o alimentación. El segundo es corregir los defectos estéticos.

Según los especialistas, los resultados de la intervención a veces se perciben de forma inmediata, y otras hay que esperar varios meses. En muchos casos se recomienda el uso de un casco protector rígido o semirrígido en los meses posteriores a la intervención.

Forma para detectarlas

Es importante que tanto pediatras como familiares observen el crecimiento armonioso y simétrico de la cabeza, la existencia de las fontanelas y cómo se van cerrando a su tiempo, y cómo va evolucionando el perímetro craneal. Si en la palpación de la cabeza del niño se detectan unas prominencias óseas a lo largo de una sutura, podría indicar una fusión precoz de esa sutura.

 

secciones: pediatría