Decálogo para que niños y adolescentes con problemas cardiacos puedan disfrutar de las vacaciones con normalidad

Los niños y adolescentes con problemas en el corazón, especialmente cardiopatías congénitas, deben seguir una serie de pautas en su día a día

07/07/2017

Los niños y adolescentes con problemas en el corazón, especialmente cardiopatías congénitas, deben seguir una serie de pautas en su día a día. Para concienciar a los propios pacientes y a sus familiares, los Dres. Mario Cazzaniga y Enrique Maroto, de la Unidad de Cardiopatías Congénitas “del feto al adulto” y Cardiología Pediátrica del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca, señalan 10 aspectos esenciales para unas vacaciones de verano sin sobresaltos:

  1. Pueden viajar en avión, tren, autocar o coche: lo más importante es que estén siempre bien hidratados y se movilicen lo máximo posible. Si se viaja en coche particular, se aconsejan paradas cada 2-3 horas para caminar unos minutos.
  2. Se debe mostrar el informe médico de los niños portadores de marcapasos o implantes de válvula cardíaca mecánica al pasar por los sistemas de seguridad del aeropuerto u otros detectores de metales… En algunas ocasiones, el sistema “pita” pero no hay que preocuparse, la interferencia -menor de cinco segundos – al pasar el arco o detectores, no altera la función eléctrica ni cardíaca.
  3. Si se viaja a zonas montañosas, hay que recordar que la presión pulmonar puede elevarse por encima de los 3.000 metros de altura, lo que supone un factor con impacto clínico desfavorable.
  4. En el caso de los adolescentes, es recomendable no realizarse piercings y tatuajes: ambos pueden ser fuente de infección y afectar al corazón. Además, algunas sustancias para tatuajes son ferromagnéticas, por lo que están contraindicadas para realizar resonancia magnética. También pueden ser desfavorables las técnicas de acupuntura.
  5. Deben evitarse las tradicionales chucherías, y aún más los masticables … la salud buco-dental es esencial. Así mismo, si el niño o adolescente está medicado con anticoagulantes, debe evitar el consumo prolongado de determinados fármacos (no indicados por su médico), verduras, hortalizas y frutas, como frutos secos, ciruelas y uvas pasas, kiwi, higos, remolacha, repollo, espárragos, lechuga, brócoli, endibia, espinacas, col rizada o coles de Bruselas. Tampoco se recomiendan las “hierbas medicinales” en esos casos.
  6. Cualquier herida penetrante producida por un material oxidado precisa de un enérgico lavado con cepillo, agua y jabón, y la posterior consulta a un médico.
  7. En el caso de los adolescentes, debemos procurar que no consuman inhibidores del apetito por iniciativa propia, pues algunos de ellos pueden producir lesión de válvulas cardíacas. Además, hay que recordar que la anticoagulación no permite realizar deportes violentos o de riesgo, así como el submarinismo, especialmente en pacientes con foramen oval permeable.
  8. Quienes toman medicación cardiológica deberán seguir las indicaciones de su médico al iniciar vacaciones estivales, así como beber agua, y consumir plátano a diario para neutralizar el calor extremo y evitar desviaciones bioquímicas.
  9. Si la intervención es reciente, es conveniente cubrir la cicatriz con silicona de farmacia y utilizar camiseta para tomar el sol, evitando el sol directo durante al menos, un par de veranos.
  10. Finalmente, y, ante todo, ser felices y divertirse

secciones: cardiología