Dentascan: máxima información en implantología y cirugía oral

01/12/2008

La valoración del maxilar superior y mandibular que aporte información precisa sobre la altura, anchura y densidad del hueso es determinante para garantizar el buen resultado en cirugía oral o colocación de implantes. Los Hospitales Nisa Pardo de Aravaca y Sevilla Aljarafe ofrecen a odontólogos y estomatólogos esta información a través del TAC dental y la herramienta Dentascan.

Más fiabilidad. La implantología y la cirugía oral son más fiables con la información de Dentascan.

Más fiabilidad. La implantología y la cirugía oral son más fiables con la información de Dentascan.

El implante dental se considera la mejor opción para la reposición de la pérdida dentaria. Los métodos diagnósticos radiológicos resultan imprescindibles para la valoración prequirúrgica de los implantes, pues es necesario conocer con exactitud, la cantidad y calidad de hueso disponible, así como identificar diferentes estructuras anatómicas del maxilar y mandíbula, que se deben preservar durante la cirugía. La aparición del TAC dental ha supuesto un avance importante en el diagnóstico previo a una intervención de cirugía oral o de implantes, en tanto en cuanto facilita información muy detallada para realizar una correcta valoración prequirúrgica.

ESTUDIO ANATÓMICO PREQUIRÚRGICO

«En el Hospital Pardo de Aravaca el estudio lo realizamos con un TAC G.E. multicorte de 64 detectores, con el cual se obtienen imágenes de altísima calidad, con muy baja radiación, que posteriormente se reconstruyen en la consola de trabajo mediante el programa de software Denta Scan Plus», explica el Dr. Campollo, del Servicio de Diagnóstico por Imagen del Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

Los doctores Gemelli y Campollo realizan las exploraciones con Dentascan en los hospitales Sevilla Aljarafe y Pardo de Aravaca respectivamente.

Los doctores Gemelli y Campollo realizan las exploraciones con Dentascan en los hospitales Sevilla Aljarafe y Pardo de Aravaca respectivamente.

El Dr. Campollo explica como el TAC Dental proporciona una imagen tridimensional de los huesos maxilar superior y mandíbula, previo a la colocación de los implantes. «La exploración sirve para valorar el reborde alveolar donde se colocará el implante en aras a conseguir una buena integración ósea del mismo. Si la atrofia ósea es importante puede resultar imposible anclar un implante en el proceso alveolar, requiriendo técnicas de aumento del hueso disponible (expansión cortical, elevación del suelo del seno maxilar o injerto óseo) o anclajes fuera del proceso alveolar».

Por otra parte, el tac dental permite medir la densidad ósea del reborde alveolar, lo cual garantiza que el implante se integre en el hueso de forma adecuada. La calidad ósea condicionará la técnica quirúrgica: el hueso de baja densidad requiere un mayor tiempo de cicatrización y presenta un mayor índice de fracasos.

Asimismo, prosigue el Dr Gimelli, del Servicio de Diagnóstico por Imagen del Hospital Sevilla/Aljarafe, «nos permite conocer las relaciones del implante con las estructuras adyacentes como son: reborde alveolar de los maxilares, canal mentoniano, agujero mentoniano, fosa nasal, seno maxilar o ducto nasopalatino. Es muy importante conocer la relación del implante con el canal mentoniano, pues en su interior se aloja el nervio alveolar, para evitar dolorosas lesiones del nervio». En este sentido, cabe destacar que el TAC dental identifica el canal mentoniano en un 98% de los casos y el agujero mentoniano en un 100%.

En resumen, esta técnica de diagnóstico por imagen proporciona un perfecto estudio anatómico prequirúrgico, eliminando procedimientos innecesarios y maximiza el éxito de los procedimientos con mínimos riesgos.

IMPRESCINTIBLE PARA UN DIAGNÓSTICO EXHAUSTIVO

Su validez está tan acreditada que hay cirujanos orales, cirujanos maxilofaciales y odontólogos que rechazan otras fórmulas diagnósticas. El Dr. Carlos Aviñó, odontólogo del Instituto de Cirugía Oral y Maxilofacial en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca especializado en tratamientos de cirugía oral, maxilofacial, estética facial e implantología, es uno de ellos: “gracias al TAC dental nuestras intervenciones tanto en cirugía oral, como en implantología dental, son mucho más fiables”.

Dr. Aviñó, odontólogo Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

Dr. Aviñó, odontólogo Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

La información más exacta

Una completa valoración prequirúrgica en intervenciones de cirugía oral e implantología dental pasa por conocer con exactitud la zona a tratar. Es fundamental la identificación de determinadas estructuras anatómicas del maxilar y mandíbula, como el nervio dentario o el seno maxilar, para evitar complicaciones asociadas que puedan afectar el resultado del tratamiento.

“Antes, en la colocación de implantes dentales, para saber la anchura del hueso debíamos recurrir a sistemas de medición realmente complejos e inexactos, y podíamos llegar a casos, por ejemplo, en los que existiera una milimétrica desviación entre la anchura ósea estimada y la real, que podía llevar al fracaso del implante”, explica el Dr. Aviñó.

Aparición del TAC dental

Según el Dr. Aviñó, la aparición del TAC dental ha supuesto, tanto en el campo de los implantes dentales como en el de la cirugía oral, un acceso a valoraciones en los tres campos del espacio. “Aporta de forma detallada, la altura, anchura, densidad y dirección del hueso, de manera que conocemos con exactitud y en un tiempo record nuestra área de trabajo”.

“Gracias a la información proporcionada por el TAC dental”, añade el Dr. Aviñó, “tanto para la colocación de implantes dentales y exodoncia de cordales incluidos, como para la eliminación de quistes o la realización de procesos quirúrgicos de mayor complejidad en el área maxilofacial, podemos ofrecer al paciente las máximas garantías en el tratamiento de su patología”.