Diagnóstico prenatal: su importancia en la prevención de enfermedades congénitas

01/02/2007

Los nuevos hábitos de vida, el aumento en la edad de maternidad o el reducido número de hijos por pareja ha provocado que, en los últimos años, se extremen las medidas preventivas ante una posible patología congénita en el recién nacido. No podemos olvidar que los defectos congénitos afectan aproximadamente al 3-4%% de los neonatos, llegando a ser la primera causa de mortalidad y morbilidad infantil en los países desarrollados.

Figura 1. El cariotipo es el mapa completo de los cromosomas de una célula. Los cromosomas son las unidades estructurales en las que se almacena la información hereditaria. El estudio del cariotipo permite detectar anomalías estructurales o numéricas de los cromosomas.

Figura 1. El cariotipo es el mapa completo de los cromosomas de una célula. Los cromosomas son las unidades estructurales en las que se almacena la información hereditaria. El estudio del cariotipo permite detectar anomalías estructurales o numéricas de los cromosomas.

La Unidad de Genética del Hospital Nisa Virgen del Consuelo ofrece un Servicio de Diagnóstico Genético Prenatal que proporciona a las parejas que esperan un hijo o están planificando tenerlo, toda la información y recursos disponibles para adoptar las medidas, preventivas o diagnósticas, más adecuadas para la prevención de los defectos congénitos.

¿QUÉ ES EL DIAGNÓSTICO PRENATAL?

El Diagnóstico Prenatal es el conjunto de acciones clínicas (estudios y análisis) que tienen como fin diagnosticar antes del parto cualquier anomalía congénita.

El primer paso para la prevención consiste en identificar cuales son los embarazos con riesgo. Para ello, tu ginecólogo, a través de una consulta de Consejo Genético Prenatal, determinarán el potencial riesgo de tu embarazo en base a una serie de marcadores:

  • Marcadores clínicos:

Edad materna superior a los 35 años

Antecedentes de enfermedad hereditaria o alteración cromosómica

Abortos de repetición

Consanguinidad

Exposición a teratógenos, radiación o agentes infecciosos

Riesgo poblacional (origen geográfico, raza o etnia,…)

  • Marcadores bioquímicos

Screening del primer trimestre (hCG libre y PAPP-A) entre las semanas 9 y 12

Triple screening (AFP, hCG y nE3) entre las semanas 15 y 17 de gestación

Test integrado (screening del primer trimestre + triple screening)

  • Marcadores ecográficos

Translucencia nucal (NT), somatometría, cardiopatía, hiperecogenicidad,…

¿CUÁNDO SE REALIZA?

La evaluación conjunta de uno o varios de estos marcadores permitirá establecer un riesgo. Por ejemplo, se recomienda aplicar en todos los embarazos un test estadístico que combina la edad materna, triple screening y translucencia nucal para determinar el riesgo poblacional de malformaciones congénitas. El Diagnóstico Genético Prenatal está indicado siempre y cuando exista un riesgo elevado de presencia de alguna anomalía congénita o de transmisión de una alteración cromosómica o una enfermedad genética. El Diagnóstico Genético Prenatal también está indicado cuando se detectan evidencias ecográficas compatibles con una enfermedad genética, sobre todo tras la ecografía de alta resolución realizada durante la semana 20 de gestación.

¿CÓMO SE REALIZA?

Para realizar un Diagnóstico Genético Prenatal hay que disponer de una muestra fetal sobre la que se realizará el estudio. La muestra más empleada es el líquido amniótico que se obtiene mediante una técnica denominada amniocentesis entre las semanas 15 y 20 de gestación.

¿CUÁNDO ESTÁ INDICADA LA REALIZACIÓN DE UNA TÉCNICA INVASIVA?

Las técnicas invasivas consisten en la toma de una muestra de células fetales, normalmente procedentes del líquido amniótico que rodea al feto o de las vellosidades coriales de la placenta. La realización de una técnica invasiva está recomendada cuando el riesgo estimado de malformación congénita es superior al 1/100-1/200.

¿QUÉ TIPOS DE DIAGNÓSTICO GENÉTICO PRENATAL PUEDEN REALIZARSE?

El Diagnóstico Genético Prenatal puede abordarse mediante diversas técnicas. La elección entre unas técnicas u otras dependerá de la indicación del diagnóstico y de cuál es la causa del riesgo establecido. Todas estas técnicas pueden agruparse en dos grandes campos:

  • Figura 2. Hibridación in situ fluorescente (FISH). Permite analizar una región concreta de un cromosoma. Mediante este estudio es posible detectar alteraciones numéricas de los cromosomas en 48 horas.

    Figura 2. Hibridación in situ fluorescente (FISH). Permite analizar una región concreta de un cromosoma. Mediante este estudio es posible detectar alteraciones numéricas de los cromosomas en 48 horas.

    I. Estudio de los cromosomas (Citogenética)

Estudia las alteraciones que afectan a los cromosomas (unidades estructurales en las que se almacena la información genética).

Un alto porcentaje de las malformaciones congénitas se deben a alteraciones que afectan al número de cromosomas que contienen las células. La más frecuente es la trisomía 21 (tres cromosomas 21 en lugar de dos) que produce el Síndrome de Down. Algunas alteraciones también afectan a la estructura de los cromosomas, pudiendo ser las causantes de los abortos de repetición. El análisis de los cromosomas puede realizarse mediante diversas técnicas:

Cariotipo: Es el juego completo de los cromosomas de una célula. Esta técnica se considera la mejor técnica actual para el estudio de los cromosomas. La ventaja principal radica en que son necesarias unas 3 semanas para la obtención del resultado.

FISH: Permite analizar una parte de los cromosomas a nivel numérico. La principal ventaja de esta técnica es que permite disponer de resultados en 48 horas. Al proporcionar un resultado parcial, se recomienda confirmar el resultado con el cariotipo.

QF-PCR: Permite determinar alteraciones numéricas en una parte de los cromosomas. Su aplicación es la misma que la técnica FISH, pero utilizando técnicas moleculares, lo que proporciona algunas ventajas frente a la anterior. Es posible disponer de un resultado en 2 días y también se recomienda confirmar el resultado con el cariotipo.

  • II. Estudio de los genes (Genética Molecular)

Estudia las alteraciones que afectan a los genes. Mediante estas técnicas es posible llegar al nivel más elemental de la información genética, las bases del ADN. Las técnicas de Genética Molecular se pueden aplicar en distintas circunstancias. En concreto, las técnicas de screening se aplican cuando existe un riesgo frente a determinadas enfermedades frecuentes en la población y se recomienda su utilización antes del embarazo, mediante una consulta de Consejo Genético o una planificación familiar. Las enfermedades más frecuentes incluidas en los test de screening son:

Fibrosis Quística. Enfermedad muy frecuente en la población mediterránea. La tasa de portadores está en torno a 1/30-1/40. Esta tasa es mayor entre los varones con problemas de infertilidad, por lo que su estudio se recomienda especialmente en parejas con problemas reproductivos.

Síndrome del cromosoma X frágil (FRAXA). Es el retraso mental de origen genético más frecuente.

El Diagnóstico Genético Prenatal de enfermedades hereditarias está indicado en los siguientes casos:

– Antecedentes familiares con diagnóstico clínico de enfermedad genética

Padre o madre portador, o hijo anterior afectado (p.ej.: X frágil, distrofia muscular de Duchenne/Becker, Distrofia Miotónica, atrofia muscular espinal, etcétera)

– Sospecha clínica de enfermedad hereditaria por evidencias ecográficas (p.ej. : Fibrosis Quística, microdeleción 22q11, acondroplasia, etcétera)

LA IMPORTANCIA DEL CONSEJO GENÉTICO

La decisión de realizar un Diagnóstico Genético Prenatal es del paciente.

Esta decisión debe tomarse de manera informada teniendo en cuenta todas las opciones y riesgos existentes y valorando la implicación de todos los posibles resultados derivados de los procesos diagnósticos que se vayan a realizar. El objetivo de la Consulta de Consejo Genético es proporcionar de una manera ordenada y actualizada toda la información genética disponible en ese momento, así como ayudar a resolver todas las dudas que se planteen en base a la información proporcionada antes de la toma de decisiones por parte del paciente.