Diez años antes de desarrollar demencia, se puede detectar el Alzheimer

Clínica Memoria

27/06/2014

El neurólogo de la Clínica de Memoria del Hospital Nisa 9 de Octubre, Antonio del Olmo, asegura que “es importante detectar los casos en sus primeros síntomas porque cuando se descubre la enfermedad en fase de demencia, aunque sea leve,  la situación suele ser irreversible”

La Fundación Hospitales Nisa ha organizado una Jornada Informativa sobre la enfermedad del Alzheimer y la familia que se enmarca dentro del ciclo de Aulas de Salud que se están haciendo a lo largo del año. Los doctores que dirigen la Clínica de Memoria del Hospital Nisa 9 de Octubre, Antonio del Olmo, neurólogo, y José Mazón, neuropsicólogo, han sido los encargados de hablar de la importancia del diagnóstico precoz del Alzheimer y de contestar a todas las dudas que tanto a los familiares como a los pacientes que sufren esta enfermedad les puedan surgir.

El objetivo y el empeño de estos dos Dres. es luchar contra el Alzheimer en sus fases iniciales haciendo un diagnóstico precoz de una enfermedad que amenaza con convertirse en la pandemia del s XXI. Uno de cada 10 mayores de 65 años padece la enfermedad y el porcentaje se dispara hasta un 40% entre los octogenarios.

“La tendencia a no dar importancia a los fallos de memoria, repetición de preguntas, o a no encontrar la palabra adecuada, asociando estos síntomas a la edad, puede suponer la no detección de un deterioro cognitivo incipiente. Si se retrasa el diagnóstico de estos procesos y se realiza en fase de demencia, aunque sea en estadio leve, ya es demasiado tarde para prevenir, revertir y controlar la inexorable progresión del deterioro cognitivo”, explica el Dr. del Olmo.

De hecho, advierte, “gracias a los nuevos avances científicos, con las pruebas diagnósticas adecuadas, podemos anticiparnos al diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer varios años antes de que el paciente se encuentre en fase de demencia”.

El trastorno de memoria suele ser el síntoma inicial de la enfermedad de Alzheimer, por lo que es importante una evaluación adecuada de este problema, así como de todos los factores de riesgo -hipertensión, diabetes, colesterol, etc.- que pueden dañar nuestro cerebro. Para ello, matiza el Dr. del Olmo “trabajamos desde una consulta integrada neurológica (valoración de factores de riesgo, exploración física y neurológica completa) y neuropsicológica (realización de test cognitivos apropiados) con el fin de emitir un informe conjunto integrado sobre la situación funcional cognitiva, un análisis de los factores de riesgo de demencia y un programa estratégico de seguimiento personalizado para abordar las diferentes terapias tanto farmacológicas como no farmacológicas”.

El estudio del paciente puede completarse con estudios de neuroimagen y otros análisis específicos como es el estudio de “marcadores biológicos” de la enfermedad de Alzheimer en LCR (liquido céfalo-raquídeo) obtenido por punción lumbar o mediante la novedosa técnica del PET-amiloide, cuando el diagnóstico definitivo sea dudoso.

Desde finales de 2013 los neurólogos tienen a su disposición esta nueva prueba diagnóstica que se realiza en el servicio de Medicina Nuclear del Hospital Nisa 9 de Octubre y que detecta la enfermedad años antes de que ocurra la demencia. Mediante la administración por vía intravenosa de un isótopo, esta exploración es capaz de mostrar imágenes de los depósitos de amiloide que den respuesta a una sospecha fundada de enfermedad de Alzheimer. “La prueba debe solicitarla un especialista en demencias -neurólogos o geriatras, principalmente- ante síntomas incipientes de la enfermedad (generalmente una alteración de la memoria para hechos recientes) y deber ir acompañada de una exploración neuropsicológica indicativa”, explica el Dr. Antonio del Olmo.