Diversidad funcional, la otra vuelta al cole

integración escolar13/9/18

En España, el 80% de los niños con necesidades educativas especiales están integrados en el sistema ordinario escolar, mientras que solo el 20% restante se encuentra en centros de educación especial. La importancia de la integración es fundamental para estos niños. Para construir un sistema educativo inclusivo no solo basta abrir las puertas de los centros educativos a los niños con diversidad funcional, sino que el centro escolar debe contar con un cambio cultural que implique un verdadero trabajo de integración.

Según el Dr. Joan Ferri, Director de NeuroRHB, Servicio de Neurorrehabilitación de Hospitales Vithas Nisa, “además de los apoyos en los colegios, en forma de profesores o de aulas de refuerzo, los educadores deberían conocer de antemano los retos a los que se van a enfrentar los alumnos con diversidad funcional”. “El entorno familiar de estos niños conoce bien las dificultades que pueden presentar a nivel cognitivo, problemas de atención, de memoria, de lenguaje, de estimación de tiempos, de conducta, pero este conocimiento acaba cuando el alumno sale de su entorno más cercano”, puntualiza Ferri.

Los amigos de clase, en su gran mayoría, desconocen las consecuencias de un accidente cerebrovascular, de una anoxia, de un tumor cerebral o de una lesión cerebral, por lo que uno de los primeros pasos para la reincorporación escolar, sería mejorar los conocimientos en todo el ámbito escolar del niño, informando no solo a los educadores sino también a sus compañeros.

Con frecuencia, -explica Laura Gómez-, coordinadora del Servicio de Neurorrehabilitación Pediátrico del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo, encontramos muchos niños que a raíz de su lesión cerebral no cuentan con los mecanismos necesarios para relacionarse de forma adecuada con otras personas y muy a menudo presentan déficit en sus habilidades sociales. En nuestro centro contamos con programas para enseñar habilidades sociales en niños y adolescentes con daño o disfunción cerebral, que comprenden diferentes áreas de interacción como habilidades básicas de interacción social, habilidades para hacer amigos, habilidades conversacionales, habilidades relacionadas con los sentimientos, emociones y opiniones, habilidades de solución de problemas interpersonales, y habilidades para relacionarse con los adultos entre otras y un largo etcétera que se han puesto en práctica a partir del 10 de septiembre con el inicio del calendario escolar. Y es tan importante que ellos aprendan estas habilidades sociales como que su círculo próximo conozca cómo relacionarse con ellos”.

Además, –apunta Gómez-, por experiencia sabemos que no solo van a enfrentarse a retos intelectuales o cognitivos con la vuelta al cole, algo tan sencillo como el uso de material escolar requiere de unas buenas habilidades motoras para poder utilizarlos. En nuestro caso concreto, señala la coordinadora del servicio, gran cantidad de los pequeños que acuden a nuestro centro presentan, por diferentes causas, alteraciones que pueden afectar a la psicomotricidad gruesa y/o también a la psicomotricidad fina, que por ejemplo les dificulta abrir la cremallera de una mochila o estuche o coger un lápiz o unas tijeras. En estos casos, habría que tenerlas en cuenta para la eliminación de barreras arquitectónicas y la adaptación de espacios y materiales que vayan a utilizar los alumnos afectados, al igual que sucede con las habilidades sociales y la interaccion personal”.

Algunas de las recomendaciones que aportan desde Vithas para conseguir esta adaptación escolar para sus alumnos son:

  • Realizar de una valoración exhaustiva de las capacidades, habilidades, aptitudes, actitudes de diversas esferas (cognitiva, motora, social, de comunicación…) o solicitarlas a sus centros rehabilitadores, que les si-túen en el momento en el que se encuentra el desarrollo del niño en ese momento.
  • Según los resultados de la valoración, realizar la adaptación curricular adecuada y dotar de los recursos espaciales, materiales necesarios para la adaptación del niño. Es en este punto es importante que al menos hablen con los padres para conocer mejor las necesidades materiales del niño en sus viviendas para ver las que se podrían adaptar al ámbito escolar: sillas, tijeras, va-sos, etc.
  • Fomentar la participación del resto del alumnado para favorecer la integración del niño con necesidades educativas especiales.
  • Mantener un estrecho contacto con los centros a los que el alumno asiste fuera de su ámbito escolar con el propósito de intercambiar impresiones e información

Desde el Servicio de Neurorrehabilitación Pediátrica del Hospital Vithas Virgen del Consuelo defienden que cada niño es único e irrepetible y son una oportunidad para enriquecer los procesos de aprendizaje, lo cual significa que deben formar parte de la educación para todos y no ser objeto de programas diferenciados, sino de apostar por una cultura inclusiva que se cree en cada uno de los centros educativos, a través de la formación de profesores, padres y otros alumnos.