El ejercicio físico debe formar parte del tratamiento habitual de un paciente diabético

deporte

12/11/2015

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, en el que se incide especialmente en la concienciación de la enfermedad.

En este sentido, la Dra. Myriam Belmar, perteneciente al equipo de Endocrinología y Nutrición del Hospital Nisa Pardo de Aravaca ha preparado una serie de pautas focalizadas en las recomendaciones de tipos de deporte y alimentación que debe seguir un paciente diabético.

La práctica de ejercicio físico debe formar parte del tratamiento habitual de un paciente diabético debido a que son muchos los beneficios que se obtienen:

  • Aumenta la utilización de glucosa por el músculo y aumenta la sensibilidad de las células a la insulina. Por ello, se logran disminuir las necesidades diarias de insulina o las dosis de antidiabéticos orales evitando el riesgo de hipoglucemias.
  • Ayuda a controlar el peso y prevenir la obesidad, mantiene tensión arterial y reduce los niveles de colesterol, reduciendo por todo ello la incidencia de enfermedades cardiovasculares.
  • En el ámbito emocional, evita la ansiedad, la depresión y el estrés.

 

COMBINAR EJERCICIO AERÓBICO Y ANAERÓBICO

A la hora de realizar diversos deportes para los pacientes con diabetes lo más recomendado es combinar ejercicio aeróbico y anaeróbicos y seguir las siguientes pautas propuestas por la Dra. Myriam Belmar:

La base de la actividad física debe ser el ejercicio aeróbico, un mínimo de 30 minutos al día, al menos 5 veces por semana, como nadar, caminar, montar en bici o bailar.

  1. Las sesiones del ejercicio aeróbico deben comenzar con un calentamiento suave de 5 – 10 minutos y continuar con 20 – 60 minutos de ejercicio aeróbico adaptado a cada paciente y su condición física particular, que permita mantener la frecuencia cardiaca entre 50 y 70% del máximo permitido.
  2. Para realizar el cálculo, la fórmula es la siguiente:
    Frecuencia máxima para hombres = 220 –Edad
    Frecuencia máxima para mujeres = 210 –Edad
    Es decir, un hombre de 50 años de edad tiene permitido como frecuencia cardiaca máxima 170 latidos por minuto (Hombre = 220 –50 años= 170 lpm).
  3. Como complemento, es aconsejable realizar ejercicios anaeróbicos al menos 3 veces por semana.
  4. Los ejercicios anaeróbicos se deben realizar al menos 3 veces por semana complementando la sesión de entrenamiento con 15 minutos de ejercicio de resistencia o anaeróbico, como pesas, abdominales o flexiones.
  5. Para terminar, se debe cerrar la sesión con 5 minutos de estiramientos suaves y vuelta a la calma.

Por otra parte, para los diabéticos, es necesario seguir una alimentación adecuada a la hora de hacer ejercicio.

      1. Es importante mantener una correcta hidratación antes, durante y después del ejercicio, mediante agua mineral o bebidas isotónicas. Además, durante la actividad física, el cuerpo necesita energía adicional en forma de glucosa, para impulsar a los músculos.
      2. Los alimentos que se deben ingerir antes de la práctica deportiva variarán en función del tipo, intensidad y duración del ejercicio, pero también de los niveles previos de glucosa.
      3. Se recomienda ingerir alimentos que liberen el azúcar lentamente, como pan integral o cereales integrales.
      4. Es relevante medir el índice de glucemia antes de comenzar el ejercicio, para calcular la ración de hidratos de carbono que se deben consumir antes, durante y al final del ejercicio.

 

¿QUÉ EJERCICIOS REALIZA EL PACIENTE? ASÍ DEBE ALIMENTARSE

Según el ejercicio que se vaya a realizar se debe considerar la alimentación más adecuada para abordar el ejercicio:

1.- Ejercicio de baja intensidad, como caminar 30 minutos

        • Si antes de empezar el ejercicio los niveles de glucosa en la sangre son inferiores a 100 mg/dl, se recomienda ingerir 15 gramos de carbohidratos de liberación lenta, como pan integral, o 1 taza de yogurt sin azúcar, o 1 manzana.
        • En estos casos no sería necesario tomar nada durante el ejercicio.
        • Al finalizar, se puede recuperar la energía con un vaso de agua y una pieza de fruta como la manzana, o un yogur natural.

2.- Ejercicio de moderada intensidad, como nadar, jugar al tenis, trotar, entre 30 y 60 minutos

– Si el azúcar en la sangre es inferior a 100 mg/dl antes del ejercicio, se recomienda ingerir 25 a 50 gramos de carbohidratos de liberación lenta, como una taza y media de cereal o 2 vasos de jugo de naranja.

– Si los niveles de glucosa en la sangre están entre 100-180 mg/dl, es mejor tomar una porción de alimentos que contengan de 10 a 15 gramos de carbohidratos.

3- Ejercicio de alta intensidad, como baloncesto o esquí, entre 1 a 2 horas

– Si antes de comenzar, la glucosa en la sangre es menos de 100 mg/dl, se recomienda ingerir 50 gramos de carbohidratos de liberación lenta.

– Si los niveles de glucosa en la sangre están entre 100-180 mg/dl, es mejor disminuir a 25 a 50 gramos de carbohidratos.

– Si por el contrario, los niveles de glucosa en la sangre están entre 180 y 250 mg/dl, sólo se deben ingerir entre 10 y 15 gramos de carbohidratos.

– Si el ejercicio se prolonga más de 1 hora, es interesante añadir un pequeño suplemento de 10 gramos de hidratos de carbono durante la práctica deportiva si los niveles de glucosa son inferiores a 70 mg/dl, o una bebida isotónica.

– Al finalizar, se recomienda tomar unas lonchas de pavo, 20 gramos de pan integral y una bebida isotónica.

Durante la práctica deportiva, las personas diabéticas deben prestar especial atención a la aparición de síntomas sugerentes de una hipoglucemia, como nerviosismo, incremento de la sudoración, hambre intensa, malestar general o aceleración del ritmo cardíaco.

Si esto sucede, es imprescindible interrumpir de forma inmediata la actividad física y realizar un control glucémico para asegurar que los niveles de glucosa no han descendido por debajo de 70 mg/dl. Si no se toman medidas ante estos síntomas, se puede llegar a un estado de confusión e incluso de pérdida de conocimiento.

DEPORTE: ¿SÓLO O ACOMPAÑADO?

Otra de las preguntas principales para realizar deporte para los diabéticos es si éste debe ser individual o en compañía: “lo importante es que el paciente se sienta motivado para hacerlo” declara Myriam Belmar. “En caso de ejercicio individual, debe ser precavido a la hora de realizar deportes en solitario si desconocemos el terreno o no llevamos con nosotros el glucómetro o suplementos de azúcar para controlarnos en caso de hipoglucemia”.

Si el paciente se encuentra más cómodo realizando actividades en grupo, algunos ejercicios colectivos interesantes pueden ser el aeróbic, ciclo indoor, marchas. Las ventajas del ejercicio en grupo es que puede beneficiarse de experiencias y consejos de otros compañeros que pueden tener su misma patología, así como de la motivación por continuar con la actividad ejercida por el grupo.

En definitiva, lo importante no es qué ejercicio realizar, sino intentar mantener unos niveles de glucosa estables a lo largo del ejercicio y tener a mano suplementos nutricionales por si se presenta una bajada de azúcar, para poder actuar rápidamente.