El melocotón, responsable del 70% de las reacciones alérgicas a frutas

16/4/18

La fruta es uno de los alimentos que producen alergias más permanentes y difíciles de desaparecer en las personas adultas. Se trata de un tipo de alergia que suele estar provocada por antecedentes familiares, factores medioambientales y la presencia de polen en la zona. La doctora Victoria López Calatayud, alergóloga del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo aborda el tema de cómo tratar este tipo de alergia, principalmente la de las frutas rosáceas (como el melocotón y otras frutas similares), responsables del 70% de todas las reacciones alérgicas a frutas. El Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta con 19 hospitales y 27 centros médicos.

Existen personas que pueden tener alergia a una o a varias frutas de la misma familia. “Por ejemplo, una persona con alergia al melocotón, que pertenece a la familia de las rosáceas, tiene más probabilidades de tener alergia a la ciruela el albaricoque, las ciruelas, las peras que pertenece a la misma familia que no al melón que pertenece a la familia de las cucurbitáceas”, concluye la doctora López Calatayud.

MelocotónSíntomas de una reacción alérgica a frutas

Los síntomas de esta alergia alimentaria más comunes en adultos son picores en diferentes zonas del cuerpo, hinchazón de la lengua y labios, manchas rojas o la aparición de ronchas en la piel. Esta sintomatología puede aparecer de manera rápida y brusca poco tiempo después de tomar la fruta, o bien de manera más suave y prolongada horas después de su ingesta. La Dra. López comenta que “estos síntomas pueden ocurrir a pesar de que la persona alérgica ingiera una cantidad mínima del alimento, sea de origen natural o manipulado, provengan de una fuente natural o no

Diagnóstico

Es el alergólogo quien, después de realizar la historia clínica, un examen físico y test cutáneos y sanguíneos u otros exámenes pertinentes, diagnosticará la alergia y te guiará con el tratamiento y las pautas a seguir. “El diagnóstico de la alergia en general y en concreto de la alergia a alimentos precisa de la colaboración del paciente” y puntualiza que “una observación minuciosa del entorno de la reacción y de los factores que pueden haber incurrido en aquel momento ayudarán al especialista a conseguir un diagnóstico rápido y preciso”. Todo esto, conducirán a éste a conocer el perfil de sensibilización del paciente, que es diferente para cada individuo alérgico, pero sirve para determinar el alérgeno responsable de la alergia.

Las pruebas cutáneas no son dolorosas; el método utilizado se llama prick-test y siguen siendo el método más utilizado para el screening inicial. Se utiliza una batería de alérgenos adaptada a la zona geográfica de cada paciente, añadiendo aquellos alimentos y/o alérgenos que puedan haber intervenido como desencadenantes de los síntomas.

Ahora bien, en la alergia a frutas también cabe utilizar el método prick-prick haciendo una punción sobre el alimento y después sobre la piel. “No obstante, –agrega-en este punto es muy importante remarcar que un resultado positivo en la prueba cutánea con un alimento no justifica su prohibición si éste se tolera bien

Tratamiento actual

Según la Doctora López Calatayud, “en la actualidad el único tratamiento eficaz es la evitación del alimento responsable de la alergia. En caso de haber ingerido el alimento de forma accidental si los síntomas son leves, el tratamiento con antihistamínicos suele ser suficiente, aunque puede ser necesario añadir corticoesteroides orales o inyectados. Mientras que en aquellas reacciones más graves que pueden poner en riesgo la vida del alérgico, es fundamental la administración de adrenalina

Cuando la reacción alérgica es consecuencia de una alergia a determinada proteína de las frutas rosáceas (conocida como LTP) existe la posibilidad de realizar tratamiento con inmunoterapia sublingual, aunque este tratamiento debe recomendarse en casos seleccionados por el alergólogo. Así como otros tratamientos como la desensibilización oral se recomiendan únicamente en determinadas circunstancias y siempre bajo supervisión alergológica estrecha.

secciones: alergia