Hospitales más amables

Sala de Hemodiálisis del Servicio de Nefrología, Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Sala de Hemodiálisis del Servicio de Nefrología, Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

29/07/2015

Distintas investigaciones científicas confirman los efectos terapéuticos que el entorno físico tiene en cualquier proceso de recuperación. Hospitales Nisa ha finalizado recientemente la primera fase de humanización de espacios y que se ha centrado en aquellos que comparten pacientes oncológicos y de hemodiálisis.

Cinco horas al día. Tres días a la semana. Las más de las veces durante años. Los pacientes de hemodiálisis son los usuarios más asiduos de los centros hospitalarios. Por eso el proyecto de humanización de espacios de Hospitales Nisa los situó como prioridad número uno.

ENTORNO RELAJANTE

Hoy, los casi cien pacientes del Servicio de Hemodiálisis de Hospitales Nisa disponen de un espacio mucho más relajante y tranquilo a la hora de someterse a un tratamiento que dura varias horas y al que deben someterse varios días a la semana.

Servicio de Oncología Radoterápica, Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Servicio de Oncología Radoterápica, Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

En ese sentido, el jefe del Servicio, el Dr. Manuel Angoso, asegura que “un ambiente más humanizado ayuda mucho porque genera más confianza y percepciones positivas tanto en los pacientes como en los familiares”.

El bienestar del paciente ha sido el objetivo principal de Hospitales Nisa desde el primer momento, pero no el único. Los profesionales del Servicio también pasan muchas horas con sus pacientes. Tal y como explica Pilar Compañ, supervisora del Servicio de Hemodiálisis, “nosotros sufrimos con el paciente y acabamos generando una relación casi familiar con él porque pasa muchas horas aquí. Muchas veces nos llevamos a casa sus problemas y eso nos genera una situación de estrés añadido”. Asegura que “tener un espacio más agradable también nos ayuda a nosotros en nuestros quehacer diario”.

Los pacientes del servicio ven desde que entran fotografías, realizadas ad hoc por el fotógrafo Andrés Hernández Zuazo para Hospitales Nisa, de hojas frescas colgadas sobre una pared verde que envuelve el espacio. En la sala de espera principal, un gran mural les hace sentir dentro de un bosque. Y una vez entran dentro de la sala de tratamiento, el techo se ha convertido en un tragaluz luminoso retroiluminado con luces LED, con reproducciones fotográficas de cielos, ramas de árboles y flores que aparecen y desaparecen y que transmiten el color, la profundidad y la perspectiva de un cielo real, para que la sensación sea la de estar recostado en un prado.

MÁS HUMANIZACIÓN

Además del Servicio de Hemodiálisis, Hospitales Nisa está humanizando también las zonas de pediatría. Para ello, ha creado a sus dos mascotas (aNiseta y aNisete) que visten las paredes y las consultas con vinilos en los que juegan en la playa, hacen de exploradores o se van a la luna.

En el Hospital Nisa Rey Don Jaime de Castellón se está trabajando además de en la pediatría, en la UCI pediátrica, en las salas de dilatación y lactancia.

En cuanto al servicio de Radiodiagnóstico, poco a poco todos los Hospitales del grupo irán colocando fotografías relajantes en los techos de las resonancias y los TAC de tal manera que los pacientes se sientan en un ambiente más tranquilo a la hora de someterse a estas pruebas diagnósticas.

Estas fotografías también están en el techo del acelerador lineal del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Vestíbulo de entrada al Servicio de Nefrología, Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Vestíbulo de entrada al Servicio de Nefrología, Hospital Nisa Virgen del Consuelo.