La detección precoz de problemas de suelo pélvico puede eliminar por completo sus síntomas

equipo de suelo pélvico03/07/2017

Los problemas derivados de una mala salud del suelo pélvico van mucho más allá de la incontinencia urinaria. Su alcance es tal que puede mermar considerablemente las relaciones sociales y minar la autoestima. Su abordaje pasa por ir más allá de los síntomas y tratar las causas.

El Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo cuenta con una unidad multidisciplinar exclusivamente centrada en el tratamiento del suelo pélvico.

El dolor pélvico se caracteriza por una sensación de malestar que ocurre en la zona de la cadera, por debajo del ombligo; es más común en mujeres que en hombres y puede ser indicio de problemas importantes de salud.

La importancia que tiene una buena salud del suelo pélvico en la calidad de vida radica en que es responsable de la buena estabilidad de todos los órganos pélvicos, no solo la vejiga. Así, explica el Dr. José De Andrés, director de la Unidad Multidisciplinar de Suelo Pélvico en el Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo “su alteración puede desencadenar dolor de diversa índole; asimismo algunas de las disfunciones que desencadena afectan a la vida sexual, y también pueden provocar incontinencia vesical o incontinencia fecal.”

HÁBITOS NO RECOMENDABLES

Existe un desconocimiento importante en torno al suelo pélvico. Parece que sólo puede afectar a mujeres, de manera especial aquellas que han tenido partos vaginales.

Sin embargo existen distintos factores y/o hábitos que hacen un flaco favor a preservar en buenas condiciones el suelo pélvico. Y que afectan indistintamente a hombres y mujeres. En este sentido, explica el Dr. De Andrés, “mucha gente a la hora de orinar o defecar realiza un puje con el abdomen para facilitar la evacuación, cuando lo correcto es realizar un acto de relajación. A largo plazo, otro hábito peligroso es no ir al baño cuando se siente necesidad, la repetición de esta actitud a lo largo de muchos años de vida, lleva al estreñimiento, a la alteración estructural, y en el momento en que el cuerpo claudica, a una importante incontinencia que requiere mucho tiempo de trabajo para recuperar.”

En el marco de la prevención, hay que tener en cuenta que el suelo pélvico funciona a modo de faja, adaptándose constantemente a los esfuerzos de nuestro día a día. Si otros elementos de esta esfera -como el abdomen o la espalda baja se encuentran alterados por una mala biomecánica, repercutirán negativamente en el suelo pélvico, precipitando su disfunción. Asimismo, los deportes de impacto, como saltar o correr, provocan un estrés añadido a las estructuras.

SÍNTOMAS

En contra de la creencia generalizada de que los problemas de suelo pélvico se manifiestan de forma exclusiva con la incontinencia, lo cierto es que hay muchos más que pueden encender las alertas y ayudar a tomar la decisión de acudir a un especialista. Micción dolorosa, vacío incompleto de la vejiga, estreñimiento, dolor en movimientos intestinales, dolor durante la estimulación sexual, la penetración o el orgasmo, dolor en la zona lumbar, pélvica, genital o en recto, espasmos musculares causados por una descoordinación de las contracciones musculares del suelo pélvico o sensación de pesadez en la zona de la pelvis son algunos de los síntomas.

UNIDAD MULTIDISCIPLINAR

La mayoría de centros que ofrecen un tratamiento de suelo pélvico lo hacen desde una visión unidisciplinar, empleando un solo tipo de profesionales

En la Unidad Multidisciplinar de Suelo Pélvico del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo, los pacientes llegan a través de sus distintos especialistas: cirujanos digestivos, coloproctólogo, gastroenterólogo, urólogos, ginecólogo, etc., una vez en la unidad que dirige el Dr. De Andrés, el paciente recibe tratamiento para alteraciones tanto estructurales como funcionales de la zona abdomino-pélvica, además de aquellas afectaciones que cursan con dolor, independientemente de si hay o no alteración funcional

“Nuestro equipo funciona siguiendo un modelo multidisciplinar, compuesto por un amplio abanico de profesionales: médicos anestesiólogos, fisioterapeutas, preparadores físicos, enfermeros y psicólogos que abordan la patología multifactorial del paciente, tanto sus síntomas como su causa”, explica el Dr. De Andrés.

EL DIAGNÓSTICO PRECOZ

Cada vez existe una mayor concienciación con respecto a los problemas del suelo pélvico, pero es cierto que todavía hay quienes mantienen reparos a la hora de admitir problemas de evacuación o sexuales (derivados de problemas con el suelo pélvico). “Esto juega en su contra”, asegura el Dr. De Andrés, “pues una detección precoz es la clave principal de un tratamiento de suelo pélvico”.

En este sentido, la realización de estudios tempranos de la patología es fundamental alcanzar buenos resultados, que pueden llegar incluso a la remisión total de los síntomas en meses. Sin embargo, matiza, “si hablamos de un problema multifactorial de muchos años de evolución, suele ser necesario pasar por cirugía, con los riesgos que ello conlleva, además de años de rehabilitación y tratamientos médicos especializados para lograr una mejoría que en la mayoría de los casos no es completa”.