La mitad de los enfermos mentales no recibe tratamiento

Alternativa-2

21/11/2013

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define la salud mental como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.  Y va más allá al integrarla en su definición de salud: “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

NISA Y LA SALUD MENTAL

Estudios recientes ponen de manifiesto, una vez más, como apenas la mitad de españoles que padecen una enfermedad mental están siendo tratados, y de éstos, una gran parte no sigue un plan terapéutico acertado. Conscientes de esta situación, Hospitales Nisa y la empresa Casta Salud, la primera empresa privada en el sector de los servicios de salud mental en España, han firmado un acuerdo de colaboración que pretende reforzar la oferta de servicios médicos de ambas organizaciones.

La primera acción derivada de esta alianza estratégica supondrá la gestión por parte de Casta de una planta del Hospital Nisa Valencia al Mar, que será dedicada específicamente al tratamiento de pacientes con enfermedad mental en régimen hospitalario de corta y media estancia (hasta los seis meses). Casta Salud aportará su personal y metodología, encaminada a lograr la recuperación e inserción social y laboral de las personas con enfermedad mental.

El objetivo fundamental que perseguimos”, explica Olga Ginés, directora general de Casta Salud, “es la reinserción social, laboral y comunitaria. Ello hace que el enfoque de nuestros profesionales sea biopsicosocial (es decir, que aúne la atención médica más tradicional, centrada en la biología, con la psicosocial)”. Está demostrado que los índices de eficacia terapéutica son más elevados si la intervención se realiza desde un punto de vista interdisciplinar, puesto que en el proceso interfieren muchos aspectos: edad, patología, tratamiento, evolución somática, desarrollo psicosocial, etc. Al hilo de los múltiples frentes que los servicios de salud mental se ven obligados a combatir,  “lo más difícil es acabar con la actitud social por parte de la sociedad, que sigue estigmatizando la enfermedad mental”, afirma Olga Ginés.

LA SALUD MENTAL EN ESPAÑA

En España, algo más del 19% de la población padecerá un trastorno mental a lo largo de su vida, cifra que se incrementará considerablemente en el futuro.

Más de la mitad de las personas que necesitan tratamiento no lo reciben y de las que están en tratamiento, un porcentaje significativo no recibe el adecuado.

Se estima que la repercusión económica de las enfermedades mentales en España tuvo un coste total, en 1998, de 3.005 millones de euros.

En España 400.000 personas padece esquizofrenia; muchas de ellas están sin diagnosticar.

La tasa de mortalidad por suicidio ajustada para la edad y el sexo de las personas que padecen un trastorno esquizofrénico es 9 veces mayor que la de la población general. En la depresión mayor, el riesgo de suicidio se multiplica por 21, en los trastornos de la alimentación por 33 y en las toxicomanías, por 86.

Las personas con enfermedad mental, como sus familiares y los profesionales que las atienden, consideran que existen estereotipos “de peligrosidad” asociados a la enfermedad mental. (2) Sólo el 14% de las personas con enfermedad mental crónica tiene pareja estable y un 18% afirma no tener ninguna amistad.

El 56% de la población general confunde la enfermedad mental con el retraso mental.

El principal ámbito de discriminación para las personas con enfermedad mental es el laboral; sólo el 5% de las personas con enfermedad mental tiene un empleo regular, según un estudio en la Comunidad de Madrid.

Fuentes: Ministerio de Sanidad y Consumo. Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud. Obra Social de Caja Madrid. Estigma social y enfermedad-mental.