La PET-TAC en tumores de cabeza y cuello

DR. SOPENA / DR. MARTÍNEZ. SERVICIO DE MEDICINA NUCLEAR. HOSPITAL NISA 9 DE OCTUBRE

01/03/2008

Ciertos tumores de cabeza y cuello tienen especial facilidad para diseminarse a los ganglios linfáticos cervicales. La PET-TAC aporta información vital sobre esta afectación ganglionar, que determina en gran medida el pronóstico del paciente.

El Hospital Nisa 9 de Octubre cuenta con dos equipos PET/TAC.

El Hospital Nisa 9 de Octubre cuenta con dos equipos PET/TAC.

Se consideran CCC todos los tumores de la cabeza y el cuello salvo los tumores primarios cerebrales y los tumores de tiroides. El más frecuente es el carcinoma de células escamosas, que aparece en las células que revisten el interior de la nariz, la boca y la garganta. Menos comunes son adenocarcinomas de las glándulas salivales o lacrimales, linfomas y sarcomas. Diseminan con facilidad a ganglios linfáticos cervicales y es rara la afectación metastásica, siendo, cuando se produce, más frecuente en el pulmón. Un 5 % se presentan clínicamente con una adenopatía tumoral de origen indeterminado (TOD), tumor que es detectado por PET en aproximadamente 30-55 % de los casos. El tratamiento se basa en la cirugía más RT si el tumor está localizado, además de QMT en casos de enfermedad avanzada.

DIAGNÓSTICO

Estos tumores se detectan mediante palpación y examen ORL (laringoscopia y toma de biopsias). La PET no es una técnica de utilidad para el diagnóstico de estos tumores. En algunas ocasiones, la objetivación de los mismos puede ser dificultosa debido a la actividad fisiológica de la musculatura orofaringea, de las cuerdas vocales y del tejido linfoide de las amigdalas faringea, linguales y palatinas. Es muy importante advertir al paciente tras la administracion de la FDG que durante la fase de relajación no hable o mastique para minimizar esta actividad fisiológica. El co-registro PET-TAC es de gran utilidad ya que proporciona una correcta identificación de la anatomía de estos focos de captación. Pueden observarse falsos positivos en procesos inflamatorios-infecciosos (amigdalitis) y en algunos tumores benignos (tumor de Warthin, adenoma pleomórfico). Los falsos negativos se deben a algunas neoplasias de glándulas salivares y de células fusiformes, debido a su baja tasa de actividad metabólica intrínseca.

ESTADIAJE

La PET tiene utilidad en la detección de la afectación ganglionar que es el factor pronóstico más importante en estos tumores. Por otro lado, mediante esta técnica también pueden detectarse lesiones metastásicas o tumores sincrónicos, siendo el más frecuente el cáncer de pulmón.

RE-ESTADIAJE

La PET es de especial importancia en la detección de las recurrencias, sobre todo tras tratamientos de radioterapia o cirugía, donde las técnicas convencionales no pueden diferenciar fibrosis de recidiva o enfermedad residual. Los cambios inflamatorios pueden dar falsos positivos, por lo que se recomienda esperar siete días tras una PAAF, seis semanas después de la cirugía y cuatro meses después de la radioterapia. La sensibilidad de la PET para la detección de la enfermedad recurrente o residual es del 96% y la especificidad puede alcanzar el 100%.

MANUAL PET/TAC PARA MÉDICOS EN FORMACIÓN

El equipo de PET-TAC del Hospital Nisa 9 de Octubre ha elaborado un Manual de PET-TAC destinado a médicos en formación en el que se exponen los principios básicos de la técnica (instrumentación, radiofármacos, dosimetría), la valoración de la imagen normal y sus variantes (TAC de cabeza-cuello, tórax y abdomen, imagen PET), así como los criterios utilizados para la interpretación de los hallazgos y, por último, las principales indicaciones de la técnica con especial referencia a los posibles errores en la valoración de los resultados. En dicho manual han colaborado especialistas del Hospital Universitario Dr. Peset de Valencia y de la Clínica Universitaria de Pamplona; los editores han sido los Drs. Ramón Sopena y Carlos Martínez, responsables del Servicio de Medicina Nuclear-PET del Hospital Nisa 9 de Octubre.

secciones: medicina nuclear