La posibilidad de diagnóstico precoz del cáncer de próstata sube del 40 al 70% gracias a la biopsia transperineal

cáncer próstata4/2/2019

Es el cáncer que más afecta a los hombres. Hasta tres de cada diez tumores de próstata pueden pasar desapercibidos con técnicas diagnósticas convencionales. Una primera exploración de la próstata diagnostica entre el 20 y el 40% de cánceres. Hoy, gracias a la biopsia transperineal (BTP), la cifra de acierto puede subir hasta el 73%, lo que supone una mejora de capacidad diagnóstica en una primera exploración del 82%. Esta avanzada tecnología, especialmente indicada para pacientes con elevación progresiva del PSA (el marcador en sangre del cáncer) y biopsias transrectales previas negativas, está disponible en la Unidad de Detección Avanzada del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre de Valencia.

Más seguridad y mejor diagnóstico. Tres son los avances que capacitan a la BTP para mejorar tanto el diagnoìstico como la caracterizacioìn y el estado de un tumor.

De un lado, la zona de acceso. La BTP permite llegar a zonas de la próstata no accesibles con otras técnicas. “La cara anterior de la próstata no es accesible con la biopsia convencional, y es ahí donde se localiza el 20% de los tumores; la posibilidad de acceso que abre la biopsia transperineal es interesante por dos motivos: uno, por su capacidad diagnóstica, y dos, por ser una vía de acceso más limpia, que minimiza el riesgo de infecciones”, asegura el Dr. Juan Casanova, responsable de la Unidad de Detección Avanzada de Cáncer de Próstata en el Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre.

En este sentido, la BTP es especialmente interesante para pacientes con alto riesgo de infección como personas diabéticas, immunodeprimidas, que presentan resistencia bacteriana o que han sido sometidas a biopsias de repetición.

Por otro lado, la toma de muestras multiplica por tres el número de punciones que se realizan de forma estándar, pasando de 12 a 30. La localización exacta de la zona sospechosa de lesión, unida a un mayor número de punciones, recalca el Dr. Casanova, “nos permite dibujar un mapa real de la próstata, que ya no depende del azar a la hora de sacar muestras de una zona u otra de la glándula”. En este sentido, la información que desvela la BTP permite una “mayor agresividad terapéutica en la lesión, mientras preservamos el tejido glandular no canceroso”.

Braquiterapia, tratamiento que mimimiza efectos secundarios

Según un estudio elaborado por el Servicio de Oncología Radioterápica de Hospitales Vithas Nisa y presentado en el congreso anual de la Sociedad Americana de Braquiterapia. La braquiterapia reduce un 60% el riesgo de impotencia y un 95% el de incontinencia, principales efectos secundarios de la cirugía de próstata del tratamiento de cáncer de próstata.

La braquiterapia de alta tasa de dosis es un tipo de radioterapia que se introduce hasta la próstata mediante agujas y una microsemilla radiactiva movilizada robóticamente que administra toda la irradiación en pocos minutos, retirándose al final. En aquellos casos susceptibles de recibir este tratamiento, reduce considerablemente los efectos secundarios del tratamiento radiológico contra el cáncer de próstata.

Según un estudio realizado por el Servicio de Oncología Radioterápica de Hospitales Vithas Nisa situado en el Hospital Virgen del Consuelo de Valencia, con braquiterapia la incontinencia urinaria y la impotencia -que afectan a un importante porcentaje de pacientes con otros tratamientos- se reduce a menos del 5% y 40% respectivamente. El absentismo laboral se reduce a la décima parte ya que apenas precisa un día de ingreso hospitalario, y los costes médico sanitarios post-intervención desaparecen.

secciones: urología