Las arritmias en bebés y niños pueden solucionarse sin cirugía y permitir hacer vida normal en 24 horas

27/4/18

Un 1% de la población infantil sufre arritmias, un trastorno del ritmo del corazón que hace que lata demasiado lento (bradicardias) o demasiado rápido (taquicardias), aunque no todas necesitan tratamiento. Esta disfunción se debe a una anomalía que se produce en el sistema eléctrico que hace latir el corazón. Si no se tratan, algunas arritmias pueden llevar al fallo cardíaco, en el peor de los casos grave. Para tratarlas existen tratamientos farmacológicos-que el niño debe seguir durante toda su vida y tratamientos quirúrgicos. Sin embargo, cuando los fármacos no son eficaces, la ablación con catéter puede controlar el problema, lograr la curación de la arritmia y permitir que, en 24 horas, el niño o la niña recupere su rutina.

El Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre pertenece al Grupo Vithas, que cuenta con 19 hospitales y 27 centros médicos en España.

Unidad Infantil de Arritmias CardíacasEspecialización en Vithas Nisa

Recientemente, el equipo de la Unidad Infantil de Arritmias Cardíacas del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre –formado por pediatras cardiólogos y por cardiólogos electrofisiólogos especializados en el tratamiento de las arritmias cardíacas- realizó una ablación por catéter a una niña de cuatro años.

La intervención realizada a la niña consistió en una ablación de una taquicardia que se repetía constantemente con una frecuencia cardíaca que superaba los 200 lpm durante las crisis. Esto motivó que la niña ingresara en numerosas ocasiones en el hospital y que visitara servicios de urgencias hospitalarias de forma recurrente. “Ante la ausencia de respuesta al tratamiento farmacológico con crisis que se presentaban a diario decidimos realizar la ablación”, explica el Dr. Joaquín Osca.

La ablación se realizó con éxito pese al riesgo considerable que existía de provocar un bloqueo auriculoventricular (AV), “ lo que hubiera hecho necesario implantar un marcapasos a la niña”. De hecho, el punto de ablación se situaba a escasos milímetros de la zona crítica para provocar dicho bloqueo AV. Sin embargo, el trabajo conjunto del equipo involucrado y la utilización de una tecnología muy avanzada que incluía sistemas de navegación cardíaca tridimensional y catéteres de crioablación permitió realizar la ablación con éxito y sin complicaciones, destaca el Dr Osca.

La ablación cardíaca consiste en introducir por la ingle del niño/a un catéter y hacerlo llegar al corazón a través de las venas femorales para, una vez allí, quemar (ablacionar) la vía accesoria o “elemento anómalo” que genera el cortocircuito y la taquicardia . Este tratamiento elimina la arritmia y hace que el niño/a se cure totalmente y pueda llevar una vida absolutamente normal. Se trata de una técnica que requiere de una gran precisión, sobre todo en los casos de los niños que pesan menos de 40 kilos.

Los pacientes más delicados

Los cateterismos realizados en niños y niñas son especialmente delicados pues, a la precisión inherente al proceso, se suman las peculiaridades del paciente pediátrico.

En nuestro Servicio, explica el Dr. José Ignacio Carrasco, responsable del Servicio de Hemodinámica Pediátrica del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, “se realizan cateterismos cardiacos a bebés y niños de todas las edades. Son procedimientos que se realizan con anestesia general y consisten en introducir catéteres, generalmente a través de venas y arterias de la ingle, que llegan hasta el corazón y grandes vasos, para tratar una gran variedad de defectos cardiacos congénitos”.

Recientemente, este Servicio realizó un cateterismo a un niño de corta edad con una coartación de aorta, defecto que tenía de nacimiento (congénito) y consistente en una estrechez importante a nivel de la aorta que le condicionaba un aumento de la presión arterial en la mitad superior del cuerpo. En el cateterismo que se le realizó se le trató la coartación de la aorta implantándole un stent a través de la ingle (ver imágenes 1 y 2).
El paciente había ingresado unas horas antes, permaneció 12 horas en observación tras el procedimiento y se dio de alta sin ninguna incidencia a su casa transcurrido este tiempo.

Intervenciones de menor riesgo

Este tipo de tratamiento por cateterismo constituye una alternativa a intervenciones quirúrgicas más complejas, con mayor riesgo de complicaciones y con estancias hospitalarias y tiempos de recuperación más largos”, explica el Dr. Carrasco.

También es posible tratar otros muchos defectos cardiacos mediante cateterismo y evitar una intervención quirúrgica: cierre de comunicaciones entre las aurículas (CIA), ventrículos (CIV) y entre las grandes arterias (ductus); apertura de válvulas estenosadas, oclusión de vasos anómalos, y otros problemas menos comunes y variados.

Hay que señalar”, destaca el Dr. Carrasco, “que este tipo de procedimientos los realizan cardiólogos pediátricos expertos en el tratamiento de cardiopatías congénitas por cateterismo, en una sala de Hemodinámica especial y con personal de enfermería especializado, en estrecha colaboración con los pediatras del Servicio de Pediatría del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre”.

secciones: cardiología