Lavarse las manos frecuentemente, practicar deporte y una dieta rica en zinc grandes aliados frente a los temidos virus escolares

lavar manos11/9/18

Septiembre es el mes de la vuelta al cole, y es en las aulas donde los virus otoñales encuentran el lugar perfecto para proliferar y atacar a los más pequeños. Alergias, catarros, faringitis, bronquitis o diarreas arremeten con algunos pequeños que llegan a otro hábitat totalmente diferente al de sus vacaciones estivales. En la mayoría de los casos nada que revista gravedad, y además estas enfermedades son necesarias para que los niños refuercen su sistema inmunológico. Desde la unidad de pediatría de los Hospitales Vithas Nisa Rey Don Jaime , Hospital Vithas Virgen del Consuelo y el Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, el doctor Javier Miranda Mallea, responsable de la unidad junto al doctor Salvador Martínez Arenas, perfila algunas pautas a seguir para reforzar las defensas contra estos gérmenes.

Tal como explica el doctor Miranda, “las enfermedades respiratorias e intestinales suelen aparecer en esta época del año, pero no hay que olvidar que la disminución de horas de luz y los cambios de temperatura pueden provocar astenia o apatía en los niños y eso no significa que estén enfermos. Además, hasta que vuelven a su rutina de horarios de sueño es normal que muchos pequeños se muestren más irritables”.

SÍ que tienen que tener especial atención en esta época del año los niños asmáticos o alérgicos. En otoño muchos niños alérgicos presentan un empeoramiento de sus síntomas, lo que puede coincidir con el aumento de cuadros catarrales con afectación de bronquios y/o pulmones. “La humedad ambiental y los cambios habituales de temperaturas provocan que los procesos alérgicos empeoren, con un debilitamiento del sistema respiratorio y mayor propensión a las infecciones respiratorias”, afirma el doctor Miranda y puntualiza que “las bronquitis y faringitis son muy habituales en otoño y no suelen presentar complicaciones salvo en niños menores de dos años o con enfermedades respiratorias. Por supuesto otro factor que hay que valorar es la fiebre, que podría indicar una infección más grave o una gripe”.

Hay que evaluar el patrón temporal de los síntomas respiratorios. Procesos cortos, aunque sean repetidos, suelen indicar problemas de infección respiratoria. Estornudos o secreción nasal persistente nos obliga a pensar en un posible caso de alergia”, matiza el doctor Miranda.

PREVENCION

Las pautas recomendadas para padres y educadores es principalmente mantener bien hidratados a los niños, enseñarles a lavarse las manos con asiduidad, evitar en lo posible los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire, no abrigarlos en exceso y cumplir a raja tabla las horas de descanso de los niños, “hasta los 12 años se recomienda que el niño duerma de 9 a 13 horas diarias para el óptimo funcionamiento del cerebro y del cuerpo”, agrega el doctor Miranda.

Además, es adecuado que los niños practiquen algún tipo de deporte “ya que el deporte mejorará su estado anímico, –agrega el doctor Miranda– y como no, reforzar sus defensas con una alimentación equilibrada rica en frutas y verduras como brócoli o espinacas que les aporten las vitaminas y los minerales suficientes y alimentos ricos en zinc que refuercen su sistema inmune. En niños más mayores, los frutos secos como cacahuetes o nueces les aportarán además mucha energía”, concluye el doctor Miranda.

secciones: alergia