Más de la mitad de personas con enfermedad mental no está tratada o no recibe el tratamiento adecuado

01/04/2014

Cerca del 9% de la población general padece actualmente algún trastorno relacionado con la salud mental; uno de cada cuatro españoles lo padecerá a lo largo de su vida.

Salud mentalLos trastornos mentales constituyen el 40% de las enfermedades crónicas y son una de las causas más frecuentes por delante de enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades respiratorias o el cáncer. A ello se suma que más de la mitad de las personas que necesitan tratamiento no lo reciben o este no es el adecuado.

Aunque los datos no son alentadores, la realidad es que la mayoría de los trastornos mentales son leves y/o transitorios y en un gran porcentaje de casos se cuenta con medidas terapéuticas y de rehabilitación efectivas.

Además, existe evidencia de que intervenciones enfocadas en la promoción de la salud mental y la prevención facilitan la inserción en la comunidad y disminuyen los costes sociales y económicos.

Amparo Ferreros Villar es psiquiatra y coordinadora de la Unidad de Salud Mental Nisa Casta en el Hospital Nisa Valencia al Mar.

¿Cuáles serían los factores implicados en la aparición de los trastornos mentales? ¿Cómo se diagnostican?

La etiología es compleja y multifactorial y su origen y evolución dependerá de la interacción de varios factores. Los estudios demuestran que hay que tener en cuenta aspectos biológicos (predisposición genética, problemas en el neurodesarrollo, exposición a tóxicos, virus, factores bioquímicos, ambientales, problemas en el embarazo, parto…) y aspectos psicosociales (consumo de drogas, afrontamiento del estrés, tipo de personalidad…) fundamentalmente.

En cuanto al diagnóstico, generalmente se siguen los criterios de clasificaciones internacionales como el DSM-V o la CIE-10. Además, se suelen solicitar pruebas complementarias (RNM, TAC, EEG, analíticas, tóxicos en orina…) para descartar procesos que pueden dar una sintomatología similar pero cuyo tratamiento y abordaje es completamente distinto.

Dra. Amparo Ferreros, psiquiatra responsable de la Unidad de Salud Mental Nisa Casta.

Dra. Amparo Ferreros, psiquiatra responsable de la Unidad de Salud Mental Nisa Casta.

¿Qué es el trastorno mental grave (TMG)?

Este término engloba diversos diagnósticos psiquiátricos de duración prolongada y con graves dificultades en el desarrollo personal y social como consecuencia de la enfermedad, lo que reduce la calidad de vida de la persona. Los tres principales grupos de diagnóstico son la esquizofrenia y grupo de trastornos psicóticos, el trastorno bipolar y grupo de los trastornos afectivos mayores y otros trastornos entre los que se incluirían el trastorno obsesivo-compulsivo grave y algunos trastornos severos de la personalidad.

¿Existen falsos mitos en torno a la enfermedad mental?

Así es. Los medios de comunicación tienen un papel relevante para contribuir a eliminar la discriminación y el estigma que padecen las personas con enfermedad mental, ofreciendo una información objetiva, rigurosa y desestigmatizante.

Reflejar la realidad de la enfermedad mental contribuye a normalizarla y ponerla en su sitio en la sociedad: es común, cercana y en la mayoría de casos tiene curación.

¿Qué tipos de tratamientos existen?

Dependerá de cada caso en concreto pero en líneas generales debe ser multidisciplinar: médico, farmacológico, psicoterapéutico y psicosocial.

¿Qué papel desempeña la familia?

La familia constituye un elemento fundamental en el tratamiento de la persona con enfermedad mental. Para ello debe ser apoyada en su rol de cuidadora, proporcionándole la información, formación y orientación que precisa.

¿Qué aporta la Unidad de Salud Mental Nisa-Casta al tratamiento de la enfermedad mental?

Desde Nisa Casta se aporta un modelo asistencial individualizado, flexible, integrador y coordinado, mejorando y complementando la asistencia ambulatoria y la hospitalización convencional, haciendo especial hincapié en el aspecto rehabilitador.

Nuestro objetivo fundamental es potenciar y mejorar su calidad de vida y trabajar de manera multidisciplinar con el paciente y su familia para facilitar la integración en su entorno social, familiar y laboral.

Trabajamos y potenciamos los aspectos físicos, cognitivos y psicosociales de la persona, favoreciendo la reducción de los síntomas, la adherencia terapéutica y la conciencia de enfermedad.

Nuestro servicio consiste en una unidad hospitalaria para atender en las fases más críticas de la enfermedad, una unidad de media estancia para estabilización sintomática y trabajo rehabilitador (cuya duración media es de seis a ocho meses), que se prolonga en la atención en el hospital de día cuando el paciente ya está integrado de nuevo en su entorno familiar, social y laboral.

FALSOS MITOS SOBRE LA ENFERMEDAD MENTAL

> Son enfermos que no se recuperan nunca, no podrán llevar una vida normalizada:

Actualmente con los tratamientos existentes, la intervención precoz y los apoyos necesarios, la persona puede vivir de forma independiente, alcanzar sus objetivos personales y mejorar considerablemente su calidad de vida.

> Son personas perezosas, vagas:

No se debe confundir la sintomatología propia de la enfermedad (apatía, anhedonia, retraimiento…) con la personalidad de la persona.

> Son peligrosas para los demás:

Es un error fruto del desconocimiento. Las personas que toman la medicación prescrita no son más agresivas que cualquier otra persona y según varios estudios el índice de delitos es menor que en el del resto de la población. Las personas que no siguen tratamiento tienen una probabilidad mayor de cometer actos violentos, pero en su mayoría se trata de actos autolesivos más que violencia contra otras personas.