Nacer en Nisa: seguridad y calidad asistencial para madre e hijo

01/02/2011

El alumbramiento de un bebé aglutina un sinfín de experiencias desconocidas y sentimientos encontrados para la mujer. Trato exquisito y seguridad extrema explican que cada año más de diez mil mujeres confíen en Nisa para dar a luz a su bebé.

NeonatologíaFelicidad y alegría desbordante ante la llegada del esperado bebé. Pero también ansiedad, incertidumbre, miedo.

La mujer embarazada es el único paciente que ingresa sano en un hospital. Muy probablemente sea la primera vez que lo hace, la primera vez que le cogen una vía para un gotero, la primera vez que ve un quirófano. Y así, al miedo o a la incertidumbre de que el bebé nazca sin complicaciones, se suma el temor al acto quirúrgico en sí. Si a ello se añade el hecho de que los momentos de preparación al parto, el parto en sí y las horas posteriores van a romper, sí o sí, la privacidad física de la mujer, el cuadro emocional es realmente delicado.

CONOCER AL GINECÓLOGO

La posibilidad que brinda Nisa de que la futura mamá sea asistida por el médico que ella ha elegido, que ha controlado su embarazo y que ha compartido con ella los buenos y malos momentos de la gestación contribuye, sin duda, a rebajar la carga emocional. “Saber que te va a asistir tu médico, al que conoces y del que te fías, se traduce en confianza, y el momento en el que más confianza necesita una mujer es en el momento del parto por todo lo que conlleva”, afirma el Dr. Sánchez, ginecólogo del Hospital Nisa Sevilla Aljarafe.

MAYOR PRIVACIDAD

Para los recién estrenados papás la garantía de que van a disponer de una habitación en la que disfrutar momentos tan especiales preservando su intimidad es también motivo de tranquilidad. “¿Cuántas personas, si pudieran elegir, compartirían la habitación de un hotel con alguien que no conocen?”, argumenta en este sentido el Dr. Sánchez.

Por otra parte, explica la Dra. Gómez, del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, “en ese momento tan especial en la vida de una pareja, la calidez y la cercanía han de ser los protagonistas para que la paciente se sienta segura y arropada. También es muy importante la capacidad de resolver los problemas que a veces de manera insospechada surgen en la asistencia médica.Creo que estos rasgos distinguen a unos centros de otros donde existe la falta de humanización derivada de la masificación”.

CALIDAD Y SEGURIDAD

La preocupación por ofrecer un servicio de máxima calidad ha llevado a Nisa volcar esfuerzos por conseguir las acreditaciones externas que ratifiquen la validez de sus servicios. Así, todos y cada uno de los centros Nisa cuentan con el certificado ISO 9001-2008 otorgado por Aenor.

En cuanto a la seguridad, otra de las fórmulas encaminadas a que ésta alcance los máximos niveles establece que en cada parto debe estar presente un neonatólogo experto. “Contar con la presencia de un neonatólogo en el paritorio es un auténtico lujo”, afirma la Dra. Gómez . “A los obstetras nos proporciona mucha tranquilidad, puesto que un parto no deja de ser de riesgo hasta que no finaliza, incluso en los de bajo riesgo las complicaciones pueden aparecer”.

En 2010, 10.157 niños nacieron en hospitales de Nisa. El Hospital Nisa Sevilla Aljarafe, uno de los de más reciente puesta en marcha, ha triplicado la asistencia a partos en sólo dos años.