“Nuestros pacientes son atendidos por un equipo médico; la calidad asistencial del servicio es el reto diario”

LUIS LARREA, RESPONSABLE DEL SERVICIO DE ONCOLOGÍA RADIOTERÁPICA DE HOSPITALES NISA

12/11/2014

Llegó a la entonces Clínica Virgen del Consuelo de la mano del catedrático de Radiología Prof. Vicente Belloch y del de neurocirugía Prof. Juan Luis Barcia. Combina la paciencia de unos ojos observadores, capaces de escudriñar al segundo la reacción de su interlocutor, con la fe y entrega que vierte en aquello que cree. Veinticinco años después de su llegada, el Dr. Luis Larrea ha logrado situar al Servicio de Oncología Radioterápica de Hospitales Nisa a la cabeza de los tratamientos de radiocirugía y radioterapia en España.

Dr. Luis LarreaNi RM, ni TAC, ni PET, ni acelerador lineal. Cuando llegó a la entonces Clínica Virgen del Consuelo se las tenían que apañar con una bomba de cobalto; el apoyo del diagnóstico por imagen para localizar las lesiones y tratarlas era prácticamente inexistente, ¿cómo han cambiado las cosas desde entonces?

Efectivamente, el hecho de disponer únicamente de imágenes en 2D limitaba considerablemente los tratamientos. En este sentido, la aparición de los aceleradores lineales supuso una auténtica revolución al permitir trabajar con imágenes en 3D.

¿Qué puertas abría el 3D a la radiocirugía?

Nos aportaba una información importantísima para calcular el volumen de la lesión y ubicarla con más exactitud. Estas novedades se tradujeron en una capacidad de administrar las dosis de radiación con mayor precisión, preservando los tejidos sanos. Progresivamente pudimos empezar a hacer radiocirugía cerebral moderna (1999) y otra serie de tratamientos complejos.

Realmente, la aparición de los aceleradores lineales supuso un antes y un después. Las nuevas indicaciones de la radiocirugía comenzaron a llover con el Servicio de Oncología Radioterápica de Hospitales Nisa como baluarte de sus bonanzas y capacidades en el control del cáncer.

En 2000 el servicio de Luis Larrea comienza a aplicar de forma pionera en la Comunidad Valenciana braquiterapia al cáncer de próstata. En 2001, la radiocirugía se empezará a aplicar con éxito en tumores extracerebrales: hígado, pulmón, páncreas, etc. Hoy, a modo de ejemplo, el control de la enfermedad con radiocirugía en cáncer de pulmón es del 100% y del 96% en las metástasis pulmonares. Resultados similares a metástasis cerebrales tratadas con radiocirugía.

Muchos de los casos que llegan a su servicio ha sido dado por desahuciados, especialmente aquellos con varias metástasis. ¿Hay que estar hecho de una pasta especial para lidiar diariamente con tanto drama?

Somos conscientes del riesgo que corremos de sufrir el síndrome burn-out (quemado). Por eso tomamos medidas para que esto no suceda. En un escenario como el oncológico, una de las mejores fórmulas para prevenirlo es poner a disposición de nuestro equipo herramientas que avalen que estamos haciendo las cosas bien, que estamos, en definitiva, dando a personas con cáncer el mejor tratamiento. Y esto lo conseguimos, por ejemplo, con nuestros grados de certificación de calidad, con unos resultados que superan los estándares, con la inexistencia de listas de espera y con una atención médica que no recae en uno de nuestros médicos de forma exclusiva, sino en un equipo médico avalando la calidad asistencial que hemos ido alcanzando.

¿Recuerda algún caso especialmente significativo por haber supuesto para el paciente una especie de «bendición»?

Todos aquellos que padecen, por ejemplo, un melanoma ocular. En España se sigue tratando con braquiterapia o la extirpación del ojo. Nosotros hemos tratado casos con más de diez años de evolución en casos que iban a ser tratados con enucleación ocular. Somos los únicos en España que hacemos radiocirugía ocular.

En los últimos veinticinco años, más de veinte mil pacientes han recibido tratamientos de radioterapia en el Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Otros tres mil han sido tratados con radiocirugía, cifra que sitúa este centro valenciano de Nisa entre los que más experiencia radioquirúrgica acumula en toda España con publicaciones a nivel internacional.