Ondas de choque: tratamiento efectivo contra el dolor en siete de cada diez pacientes

01/03/2008

Más de 500 pacientes. Un 72% se han liberado de la esclavitud que supone un dolor crónico en el aparato locomotor gracias a las ondas de choque. El tratamiento, que empezó a dispensarse en el Hospital Nisa Virgen del Consuelo hace ahora cinco años, ha demostrado su validez como alternativa a la cirugía en articulaciones y partes blandas cercanas a éstas.

El sistema de ondas de choque es un tratamiento no invasivo indicado para curar los dolores del aparato locomotor.

El sistema de ondas de choque es un tratamiento no invasivo indicado para curar los dolores del aparato locomotor.

Tradicionalmente, los dolores agudos y crónicos en articulaciones o partes blandas cercanas a éstas, han constituido un problema difícil de resolver pues, tras fracasar los métodos convencionales, la solución pasaba irremisiblemente por la cirugía.

Sin embargo, el paso por quirófano despierta ciertas reticencias en determinados pacientes, que terminan, por lo general, por resignarse y «aprender» a vivir con un dolor que no hay manera de mitigar. Ni que decir tiene que esta actitud tiene todos los puntos para acabar produciendo un menoscabo importante en la calidad de vida de quien tiene que, a la fuerza, convivir con el dolor.

RESULTADOS POSITIVOS

Tras cinco años en funcionamiento, la Unidad de Ondas de Choque del Hospital Nisa Virgen del Consuelo ha elaborado un informe de resultados que confirma la validez de este tratamiento como alternativa a la cirugía.

El informe revela que, en el 72,2 % de los pacientes sometidos al tratamiento de ondas de choque para curar patologías de hombro, el dolor ha desaparecido totalmente. Con estas cifras, afirma el Dr. Gómez Ferrer, “el centro del Grupo Nisa equipara sus índices de éxito al de las instalaciones sanitarias más avanzadas de Europa”.

Los doctores Ramón Gómez-Ferrer y Jorge Juste, médicos rehabilitadores encargados de la Unidad de Ondas de Choque del Hospital Nisa Virgen del Consuelo de Valencia, califican los resultados del informe de «sorprendentes». «Hemos tenido casos de enfermos que llevaban siete años padeciendo dolor y se han curado en cuatro sesiones», afirman.

FUNCIONAMIENTO

El sistema de ondas de choque es un tratamiento no invasivo indicado para curar los dolores del aparato locomotor como tendinitis de hombro -con o sin calcificación- espolones calcáneos, irritaciones en el talón de Aquiles, tendinitis en rodillas, bursitis de cadera, enfermedad de Quervain, etcétera.

Además, las ondas de choque extracorpóreas se han mostrado eficaces en el tratamiento de retardos de consolidación ósea. Como comenta el responsable de este tratamiento, el Dr. Gómez-Ferrer, «tras una fractura, hay veces que los fragmentos óseos no logran consolidarse bien, lo que puede derivar en una pseudoartrosis; en estos casos, las ondas de choque proporcionan una activación del callo de fractura que evita la aparición de la pseudoartrosis».

Tradicionalmente, esta técnica se ha utilizado para fracturar las piedras que pueden aparecer en el riñón. Sin embargo, comenta el Dr. Jorge Juste, «se pensó que si esta técnica era capaz de desintegrar los cálculos renales, también podría ser eficaz en las calcificaciones que se forman en algunos tendones».

Las ondas de choque se originan por la vaporización del agua, que es puesta en marcha por una descarga de electricidad, lo que acaba por producir un ruido. Las ondas se expanden según las leyes de la acústica, propagándose así en el cuerpo. Los depósitos cálcicos en el tendón, al tener otras propiedades acústicas, se rompen con la onda de presión y son desmenuzados.

Sin embargo, aplicado a las tendinitis este sistema no produce ninguna acción fragmentadora, sino que por el contrario, desencadena procesos de curación mediante efectos analgésicos y metabólicos.

Estos efectos son provocados, de un lado, por la capacidad de estimulación nerviosa del tratamiento, y por otro, por su facultad de estimular la regeneración tanto ósea como fibrosa.

La principal ventaja de este tratamiento es que constituye una alternativa a la cirugía, algo que de otro modo sería inevitable para estos pacientes.

Las ondas de choque, además, carecen de efectos secundarios; se trata de una técnica no cruenta que permite al paciente desarrollar sus actividades cotidianas durante el tratamiento, por lo que evita las bajas prolongadas.

BUENOS RESULTADOS

Las conclusiones que se desprenden del informe elaborado desde la Unidad de Ondas de Choque del Hospital Nisa Virgen del Consuelo avalan la idoneidad de este tratamiento como alternativa a la cirugía.

Estos son algunos de los resultados alcanzados expresados en porcentaje de «buenos resultados», entendiendo como tal la desaparición del dolor:Desaparición del dolor