Operaciones de hernia menos dolorosas y de más rápida recuperación

POU-1

04/10/2013

Una hernia es la protusión o salida al exterior del contenido de una cavidad, generalmente a través de un orificio natural o de una zona menos resistente de la pared abdominal que lo contiene. No constituye una lesión grave, pero sí puede desencadenar procesos y complicaciones potencialmente graves que pueden y deben resolverse mediante cirugía.

EXPERIENCIA POSITIVA

Eduardo Lázaro había pasado por quirófano en tres ocasiones para reparar distintas hernias. En su caso, intervenciones que no deben, en principio, ser traumáticas, cobran tintes negativos por los largos e incómodos postoperatorios. Tanto es así, que pasaron quince años hasta que se decidiera a operarse de nuevo.

Recientemente, fue intervenido en el Hospital Nisa 9 de Octubre. El Dr. Guillermo Pou operó su hernia mediante cirugía laparoscópica.

“Al día siguiente el doctor vino a mi habitación y me  pidió que me levantara”. Eduardo recuerda sus reticencias, que fueron aun mayores cuando el cirujano le pidió que se agachara en cuclillas.

El miedo al dolor, que recordaba de experiencias anteriores, explica su escepticismo a poder realizar los movimientos que le pedían y no sentir un dolor intenso apenas unas horas tras la intervención. “Se lo recomendaría a todo el mundo. Lo normal es que tres días después ya puedas hacer vida normal”.

Las recomendaciones internacionales apuntan a la cirugía como “tratamiento necesario, a corto o medio plazo, para las hernias abdominales”. La baja recurrencia -reaparición del problema tras la intervención-, la baja intensidad del dolor tras la intervención y una rápida recuperación apoyan la recomendación de incluir la cirugía de hernia abdominal en los programas de cirugía mayor ambulatoria (cirugía sin ingreso).

ESPECIALISTAS EN CIRUGÍA DE HERNIA

El equipo que coordinan el Dr. Guillermo Pou y el Dr. Manuel Antonio Torregrosa en el  Hospital Nisa 9 de Octubre  ofrece una solución quirúrgica personalizada que cuenta con el aval de una dilatada experiencia: más de 5.000 intervenciones por cirugía convencional y en torno a 500 por laparoscopia.

La cirugía por vía anterior -técnica convencional- se suele realizar con anestesia local y sedación controlada o loco-regional, colocando una malla protésica en la zona de la hernia. La vuelta a la total normalidad tras la intervención ronda las tres o cuatro semanas.

En cuanto a la cirugía laparoscópica, la intervención se realiza bajo anestesia general, presenta una tasa de dolor postoperatorio menor y una precoz reincorporación a la actividad normal. “Está sobre todo indicada en deportistas, pacientes que realizan esfuerzo físico importante, hernias reproducidas, hernias bilaterales (dobles) y en pacientes que necesitan reincorporarse “pronto” a su actividad habitual”, aclara el Dr. Pou.

VENTAJAS DE LA LAPAROSCOPIA

“Es una técnica mucho más exigente para el cirujano, y a la vez, muy reconfortante al ver la recuperación temprana del paciente”. La intervención comienza con un mínimo acceso por vía umbilical. “A través de este acceso”, explica el Dr. Pou, “insuflamos aire para crear un espacio preperitoneal sobre el que actuaremos”. Otros dos accesos entre el ombligo y el pubis permiten la introducción de dos pequeños tubos que completan el abordaje para poder implantar la malla de polipropileno que reparará la zona de la pared abdominal en la que se ha producido la hernia.

Este tipo de intervención no precisa puntos de sutura ni otros sistemas de sujeción de la malla, puesto que “la misma presión abdominal es suficiente para sujetar la malla”, afirma el Dr. Torregrosa. Tras la intervención quedan tres pequeñas incisiones de menos de un cm. cada una.

Las recidivas -o reaparición de la hernia- se sitúa en cifras menores del 1%.

CIRUGÍA AMBULATORIA

La dilatada experiencia en cirugía de hernias abdominales del equipo que coordina el Dr. Guillermo Pou se traduce en una técnica depurada que permite una rápida recuperación. No en vano “nueve de cada diez pacientes intervenidos de hernia pueden pasar la primera noche tras la intervención en su casa”.

Esta rápida recuperación en los casos intervenidos por el equipo que coordina el Dr. Guillermo Pou ha servido de punto de partida para la puesta en marcha de una Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria  en el Hospital Nisa Valencia al Mar.  El proyecto arranca con la cobertura ambulatoria de intervenciones de cirugía general además de operaciones de traumatología, oftalmología, urología, etc. que no precisen ingreso hospitalario.

Guillermo Pou es miembro de la Asociación Española de Cirugía Mayor Ambulatoria y de la Sociedad Hispanoamericana de Hernia.