Perder el miedo al dentista

28/01/2015

Son pocos los pacientes que acuden de buen grado a su cita con el dentista. En el caso de los niños, además de la amarga experiencia que para ellos supone, su temor puede dificultar el trabajo del odontólogo. Nisa Dental ofrece a estos pacientes sedación consciente para superar sus miedos.

Los espacios destinados a odontología pediátrica de Hospitales Nisa están siendo rediseñados como parte de un proceso de humanización de distintos servicios Nisa; en el caso de odontología se busca reducir el temor de los niños a la consulta del dentista.

Los espacios destinados a odontología pediátrica de Hospitales Nisa están siendo rediseñados como parte de un proceso de humanización de distintos servicios Nisa; en el caso de odontología se busca reducir el temor de los niños a la consulta del dentista.

La mayoría de papás se ha tenido que enfrentar más de una vez a la difícil tarea de convencer a su hijo/a que permanezca sentado mientras, a sus ojos un señor/a equipado con todo tipo de artilugios, manipula su boca con procesos que parecen de todo menos divertidos. Ésta es, al menos, la lectura que una gran parte de niños hacen de sus obligadas visitas al dentista. Y es que la aplicación de anestesia local, la extracción de dientes, la utilización de fresas o hasta una simple limpieza son, en ocasiones, fuente de miedo y ansiedad no sólo para niños; también para adultos.

Conocido popularmente como el “gas de la risa”, la sedación inhalada con óxido nitroso logra, en la gran mayoría de los casos, que el paciente se calme y relaje inmediatamente. “Esto nos permite trabajar con mayor facilidad. Como el paciente tiene menos sensibilidad al dolor con la sedación, baja su resistencia y a veces puede presentar algún grado de amnesia”, explica el Dr. Carlos Aviñó, responsable de Nisa Dental. “En los niños se logra una mejoría importante en su comportamiento”.

SEDACCIÓN SEGURA

El óxido nitroso es un compuesto de oxígeno y nitrógeno. Combinado con oxígeno puro al 100% produce una mezcla que se administra por medio de una máscara nasal, la cual produce un efecto calmante y de relajación, “que al mismo tiempo lo mantiene despierto y con capacidad de comunicarse con el odontopediatra”.

La máscara se deja durante todo el tiempo operatorio y al finalizar se deja al paciente respirando oxígeno puro durante unos minutos para que el efecto desaparezca completamente. Una vez terminado el procedimiento, el niño puede reanudar sus actividades normales.

El hecho de tratarse de un gas de muy baja potencia, que se absorbe y elimina rápidamente y que permite que el paciente esté en todo momento consciente y mantenga todos sus reflejos naturales lo convierte en un método cómodo y seguro. No en vano en otros países como Estados Unidos, la sedación con óxido nitroso se utiliza en un alto porcentaje de tratamientos odontopediátricos.

La sedación con óxido nitroso resulta también especialmente interesante para pacientes hipertensos, hipocondriacos, nerviosos, ansiosos y aquellos con discapacidades.

HOSPITAL NISA 9 DE OCTUBRE

El próximo mes de febrero Nisa Dental Valencia amplía la atención a sus pacientes con una nueva consulta en el Hospital Nisa 9 de Octubre. Será la segunda de Nisa Dental en Valencia, que se suma al Hospital Nisa Valencia al Mar, centro que cuenta con más de treinta años de experiencia en odontología y ortodoncia.

LAS VENTAJAS DE LA SEDACCIÓN CON ÓXIDO NITROSO

La sedación con óxido nitroso logra de forma casi inmediata relajar al niño o al adulto.

Se consigue así, de un lado, restar negatividad a la experiencia que para algunos pacientes supone acudir al dentista; de otro, permitir al odontólogo trabajar con mayor comodidad, y, por añadidura, mayor seguridad.

La sedación con óxido nitroso permite al odontólogo tratar al niño con mayor comodidad y seguridad.

La sedación con óxido nitroso permite al odontólogo tratar al niño con mayor comodidad y seguridad.

Estas son algunas de las ventajas más destacables de la sedación con óxido nitroso:

  •  Es la sedación más segura que existe
  •  Efecto muy rápido
  •  El paciente no requiere que lo acompañen
  •  Se inhala, no se requieren agujas ni “pinchazos”
  •  Técnica recomendada para todas las edades
  •  Posibilidad de graduar la sedación en cada momento
  •  El paciente mantiene sus reflejos
  •  El paciente escucha y entiende, no está dormido
  •  El gas aplicado no se metaboliza por el organismo
  •  No se alteran los efectos de otros medicamentos
  •  Recuperación en pocos minutos
  •  El paciente se puede reintegrar a sus labores de inmediato
  •  Nulos efectos secundarios