Pioneros en ecoendoscopias

01/06/2007

La ecoendoscopia (EE) o ultrasonografía endoscópica ha constituido un avance decisivo para la exploración de la pared del tubo digestivo y órganos adyacentes. Mediante control ecográfico, la ecoendoscopia permite acceder a lesiones próximas al aparato digestivo -por ejemplo mediastino y páncreas- a través de las paredes del aparato digestivo (esófago, estómago, duodeno y recto).

La precisión en la información de estas exploraciones mejora el pronóstico de los pacientes; en la imagen, el Dr. Esteban, responsable de la Unidad de Endoscopias del Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

La precisión en la información de estas exploraciones mejora el pronóstico de los pacientes; en la imagen, el Dr. Esteban, responsable de la Unidad de Endoscopias del Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

“Hasta ahora”, explica el Dr. Esteban, del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, “sólo se podían tomar muestras de esas lesiones con técnicas más invasivas, incluso a veces había que intervenir quirúrgicamente sólo para poder ver la lesión”.

ECOGRAFÍAS Y BIOPSIAS

«La ecoendoscopia o ultrasonografía endoscópica (USE) combina dos técnicas, la endoscopia y la ecografía de alta frecuencia, lo que proporciona una ventaja sobre otras técnicas de imagen, especialmente, al delimitar de forma precisa las capas del tracto gastrointestinal», explica el Dr. Romero Castro, responsable de la Unidad de Endoscopias del Hospital Nisa Sevilla-Aljarafe.

Su capacidad para tomar muestras de tejido es especialmente útil para analizar la estadificación tumoral. Así, ante el diagnóstico, por ejemplo, de un nódulo (adenopatía) en el mediastino de causa desconocida, la ecoendoscopia permite tomar una muestra para averiguar su origen. “Con otros métodos”, explica el Dr. Esteban, “la biopsia pasa por la intervención quirúrgica del paciente, intervención que habitualmente sirve para decidir si se actúa sobre el tumor o se cierra y se le envía a quimioterapia”.

Desde su utilización inicial en la clínica, la Ecoendoscopia (EE) ha ido aumentando su campo de aplicación, habiéndose establecido sus indicaciones en Reuniones Internacionales de Consenso. En el momento actual se consideran como indicaciones establecidas las siguientes:

ESTADIFICACIÓN TUMORAL

Es la indicación fundamental de la EE, al hacer posible el estudio de la extensión locorregional y, por ende, planificar el tratamiento quirúrgico con intención curativa o, en su defecto, establecer el tratamiento neoadyuvante. Diversos estudios resaltan su valor para establecer la evolución del paciente. Últimamente han aparecido ya trabajos basados en metaanálisis que muestran la relación de la estadificación con EE y una mejoría en la supervivencia.

La EE está indicada, por tanto, en pacientes con enfermedad tumoral localizada y cuando el diagnóstico que aporte vaya a influir en el protocolo terapéutico. Los principales tumores en los que demuestra su utilidad la EE son los siguientes:

CÁNCER DE ESÓFAGO

La EE es el método más fiable para la estadificación y, por ello, necesario en el protocolo de estudio oncológico. Detecta el 80% de los casos no resecables -es decir, no quirúrgicos- y es capaz de predecir hasta el 80% de los tumores que pueden resecarse con fin curativo.

CÁNCER GÁSTRICO

Por las distintas posibilidades técnicas que ofrece la cirugía oncológica del estómago y su menor dependencia estadio/tratamiento, la EE no es de tanta utilidad en este tipo de tumores como en el esófago. Puede ayudar, en casos de cáncer gástrico próximos al cardias, para valorar la infiltración de los pilares del diafragma (lo que haría irresecable el tumor) o la extensión al esófago distal, y en los tumores del antro y píloro para descartar infiltración del páncreas o estructuras vasculares vecinas. También, ante la sospecha de linitis plástica (en la que las biopsias estándar suelen ser negativas), la EE es una prueba útil, tanto por el diagnóstico directo, como por la posibilidad de localizar la zona más afectada para hacer una macrobiopsia con asa. De forma similar a lo referido en el cáncer de esófago, en esta localización, la EE tiene una indicación precisa para el estudio de los carcinomas tempranos, con la intención de hacer un tratamiento curativo endoscópico.

La mayor dificultad en la estadificación del cáncer gástrico se produce en la diferenciación entre los estadios T2 y T3, debido a que hay zonas en las que la serosa no se visualiza fácilmente.

LINFOMA GÁSTRICO

Varios estudios resaltan el aumento de la prevalencia del linfoma gástrico primario en los últimos años. La EE es la técnica de elección para su estudio, cualquiera que sea su forma de presentación macroscópica. Tiene una sensibilidad, especificidad y precisión diagnósticas que se establece entre un 89% y un 95%. La imagen ecográfica característica es el engrosamiento hipoecoico, difuso o circunscrito, de la mucosa profunda, con integridad o no de las demás capas, según el estadio de la lesión.

CÁNCER DE RECTO

La estadificación preoperatoria del cáncer rectal es necesaria para el protocolo de tratamiento del paciente y debe buscar dos fines importantes: que dicho tratamiento pueda ser curativo e intentar preservar el ano. La precisión diagnóstica para el estadio T -extensión tumoral- es del 80% al 95% y para N -diseminación de ganglios linfáticos- del 70% al 75%. De ahí que la EE sea la técnica de elección y la base para establecer las medidas terapéuticas.

TUMORES DEL PÁNCREAS

La situación anatómica del páncreas permite una excelente visualización con esta técnica, por lo que es la ideal ante la sospecha de carcinoma. Varias publicaciones señalan una precisión diagnóstica para el estado T del 78% al 94% y para N varía entre el 64% y el 82%, superiores a la de otros métodos de diagnóstico por imagen cuando la lesión es menor de un centímetro.

TUMORES DEL MEDIASTINO

La EE hace factible el estudio de adenopatías o masas que puedan condicionar la estadificación de la patología basal (cáncer de esófago, cáncer de pulmón, de mama, linfoma) o cuando son de origen desconocido, diferenciando las inflamatorias de las metastásicas. Aunque las características ecoendoscópicas pueden sugerir con bastante certeza la naturaleza maligna, el diagnóstico final tiene mayor exactitud con la punción guiada con EE, alcanzando una sensibilidad de entre el 88% y el 96%, con una especificidad de casi el 100%.

Al margen de la enfermedad tumoral, la EE se utiliza también para el estudio de lesiones submucosas y de la patología anal.

Los hospitales Nisa Sevilla-Aljarafe y Pardo de Aravaca han incorporado recientemente la técnica de la ecoendoscopia a sus respectivos servicios de endoscopias.

secciones: aparato digestivo