Potenciales evocados para el diagnóstico precoz de alteraciones sensitivas en niños

Hiperatividad. Los PPEE ayudan al diagnóstico de la hiperactividad infantil.

Hiperatividad. Los PPEE ayudan al diagnóstico de la hiperactividad infantil.

01/09/2008

Los Potenciales Evocados (P.E.) representan la respuesta eléctrica cerebral ante estímulos de las vías sensitivas (visuales, auditivos o táctiles). Son útliles en la valoración del correcto funcionamiento de las vías sensitivas y está especialmente generalizado entre pacientes adultos. Sin embargo, el hecho de que los niños no puedan a veces expresar con claridad lo que les pasa, hace que esta técnica esté especialmente indicada en pediatría. Los potenciales evocados visuales, auditivos y somatosensoriales se utilizan en la exploración de los niños en la Consulta de Neurofisiología Clínica del Hospital Nisa 9 de Octubre.

En líneas generales, estas pruebas diagnósticas se utilizan para valorar la integridad de las vías sensitivas, ya que si no hay respuesta, quiere decir que hay alguna interrupción de esa vía nerviosa, información que servirá de punto de partida para establecer un determinado diagnóstico. Funcionan pues como técnicas diagnósticas de apoyo para encontrar lesiones en las vías sensitivas respectivas; en ocasiones, dan información sobre el nivel anatómico de las misma y para comprobar su evolución en el tiempo. Neuritis óptica, esclerosis múltiple, sorderas, traumatismos craneales, lesiones de médula espinal o tronco del encéfalo, neuropatías…son algunas de las enfermedades que los potenciales evocados ayudan a diagnosticar. En el caso de recién nacidos de riesgo, pueden dar información de la integridad de la vía visual y/o auditiva y si hubiera ausencia de respuesta iniciar lo más precozmente la rehabilitación de estos niños, lo que condicionaría su mejor evolución posterior. Recientemente, se ha comprobado también, su utilidad en el diagnóstico de la hiperactividad infantil.

NUEVAS INDICACIONES

Una definición más exhaustiva divide los potenciales evocados en exógenos (los que dependen de estímulos externos) y endógenos o cognitivos (que dependen de la actitud mental del paciente). Estos últimos, afirma la Dra. Vilela del Hospital Nisa 9 de Octubre, «se centran en las áreas de asociación cerebral y su resultado no depende tanto del estímulo externo -visual, auditivo o táctil, provocado por el especialista- como de analizar la capacidad de colaborar del cerebro y su predisposición ante determinadas órdenes».

La Dra. Vilela realiza las pruebas de potenciales evocados en el Hospital Nisa 9 de Octubre.

La Dra. Vilela realiza las pruebas de potenciales evocados en el Hospital Nisa 9 de Octubre.

Tradicionalmente, determinadas pruebas de potenciales evocados cognitivos (P300, Variación Contingente Negativa VCN, Micht Macht Negativity MMN) han sido especialmente útiles en psiquiatría como método de ayuda al diagnóstico de la esquizofrenia, trastornos bipolares, demencia senil o Alzheimer.

Recientemente, se ha registrado una creciente demanda por parte de Neuropediatras y Neuropsicólogos para utilizar una de las pruebas de potenciales evocados exógenos, la P300, como técnica diagnóstica complementaria en la hiperactividad infantil. «La onda P300», explica la Dra. Vilela, «puede ser un marcador de una situación anómala en las áreas de asociación cerebral». Y así, según han podido constatar neuropediatras y neuropsicólogos, en niños hiperactivos el valor de esta onda es distinto al que se obtendría en los niños que no sufren este trastorno.