¿Quiénes corren mayor riesgo de desarrollar un melanoma?

Las doctoras Gracia del Río y Ana Lorente son las responsables de la Unidad de Dermatoscopia del Hospital Nisa Sevilla Aljarafe.

Las doctoras Gracia del Río y Ana Lorente son las responsables de la Unidad de Dermatoscopia del Hospital Nisa Sevilla Aljarafe.

20/07/2015

De entre los distintos tipos de cáncer de piel, el melanoma es el más temido. No en vano, ocho de cada diez fallecimientos por cáncer de piel se deben a un melanoma.

El hecho de que un porcentaje elevado de manchas y lunares sean de naturaleza benigna lleva en no pocos casos a “relajar” la atención y el seguimiento de este tipo de lesiones, con el riesgo que ello supone (de que una mancha o lunar se malignice). Una fórmula sencilla para distinguir las lesiones de la piel que precisan control dermatológico es la regla ABCDE:

  • A de asimetría
  • B de bordes irregulares
  • C de cambios de color
  • D de diámetro de más de 6 milímetros
  • E de elevación

Así, ante cualquier cambio en la forma, contorno, color, tamaño o volumen, o alguna otra alteración en la evolución de la mancha o lunar (sangrado, costra, picor…), la visita al dermatólogo es imprescindible.

Pero más allá del control que merecen los cambios en lesiones cutáneas, existen grupos de riesgo para quienes se recomienda el seguimiento exhaustivo de manchas y lunares antes de que éstos evolucionen de forma anómala, y para quienes la capacidad de la dermatoscopia digital de sacar mapas corporales supone una mejora considerable en precisión y precocidad diagnóstica.

Se consideran pacientes con riesgo aumentado de desarrollar melanoma y se les recomienda seguimiento mediante dermatoscopia digital aquellos que:

  • Presenten más de 50 nevus o lunares
  • Presenten nevus atípicos
  • Tengan antecedentes familiares o personales de melanoma
  • Sean portadores de mutaciones de riesgo para desarrollar melanoma
  • Tengan piel clara
  • Tengan antecedentes de quemaduras solares

secciones: dermatología