Radiocirugía: una puerta a la esperanza

01/02/2011

Un alto porcentaje de los enfermos de cáncer desarrolla metástasis, es decir, la lesión tumoral sobrepasa los límites del órgano afecto para invadir otros tejidos. Los tratamientos oncológicos convencionales dejan poco espacio a la esperanza para pacientes oligometastásicos, o con varias metástasis, además de la quimioterapia. La radiocirugía se configura como tratamiento de rescate para estos enfermos, alcanzando una supervivencia a los cuatro años del 70% de los pacientes.

Siete de cada diez pacientes, dados por desahuciados, vive tres años después de recibir tratamiento de radiocirugía.

Siete de cada diez pacientes, dados por desahuciados, vive tres años después de recibir tratamiento de radiocirugía.

No es cierto que las metástasis cerebrales sean enfermedades terminales. De hecho, un importante porcentaje de los pacientes con metástasis cerebral tratados con radiocirugía en el Hospital Nisa Virgen del Consuelo ha logrado una media de supervivencia de más de tres años.

Desde el Instituto Madrileño de Oncología (IMO) se alerta de que, tras el tratamiento con radiocirugía, “se dan casos de pacientes que alcanzan los diez años de supervivencia”. Sin embargo, el desconocimiento de algunos profesionales en torno a las novedades terapéuticas hace que estos casos se deriven muchas veces a otros especialistas cuando en realidad deberían consultar a un oncólogo radioterapeuta.

En 1999, el Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Nisa Virgen del Consuelo empezó a tratar tumores cerebrales con radiocirugía. Los buenos resultados alcanzados y la aparición de sistemas avanzados que permitían la inmovilización total del paciente, necesaria para garantizar la máxima precisión a la hora de localizar la lesión y no dañar tejidos cercanos, hicieron posible dos años después tratar tumores de pulmón, hígado y páncreas con radiocirugía.

Año tras año, las labores de investigación del equipo que lidera el Dr. Larrea en el Hospital Nisa Virgen del Consuelo han hecho posible ampliar horizontes en torno a las capacidades de la radiocirugía. Hoy, el Servicio de Oncología Radioterápica de este centro valenciano supone una puerta a la esperanza para pacientes que luchan contra un cáncer diseminado por hasta cuatro o cinco localizaciones de su cuerpo. “Estos casos suelen darse por desahuciados; nosotros hemos conseguido el control local de siete de cada diez lesiones tratadas pasados cuatro años”, afirma el Dr. Larrea.

RadiocirugíaVENTAJAS DE LA RADIOCIRUGÍA

Entre un 20 y un 40% de los pacientes con cáncer desarrollan metástasis cerebrales. Se trata del grupo más frecuente de tumores en el cerebro y aparecen como segunda localización de tumores malignos existentes en otros órganos del cuerpo. La mitad de los pacientes con cáncer de pulmón desarrollan metástasis cerebrales; en los tumores de mama, el problema aparece en uno de cada cinco casos. Sin tratamiento específico, la esperanza media de vida para los enfermos con metástasis cerebrales no supera un trimestre. En este sentido, lamenta el Dr. Larrea, “todavía hoy muchos especialistas consideran que la aparición de dos o más metástasis cerebrales es una situación incurable, de pronóstico irreversible y terminal”, afirma el Dr. Larrea.

La radiocirugía es una técnica ambulatoria que no requiere incisiones ni anestesia general. “El procedimiento total del tratamiento dura una media jornada y el paciente puede volver a su actividad normal al día siguiente de la intervención”. Otra de las ventajas de esta técnica es su capacidad de destruir tumores que, debido a su delicada localización, son inoperables con los métodos convencionales. La radiocirugía siempre debe estar integrada en el tratamiento multidisciplinar del cáncer.

FALTA DE INFORMACIÓN

En España aparecen cada año, aproximadamente, 165.000 nuevos casos de cáncer. De ellos, más de 30.000 padecerán metástasis cerebrales. Según los datos poblacionales, la radiocirugía estaría indicada en, aproximadamente, 6.000 de estos pacientes; sólo unos 300 reciben el tratamiento de radiocirugía en España, según los
datos publicados.

La desinformación de algunos sectores médicosanitarios explicaría el porqué de la escasa utilización de la radiocirugía, pese a que se muestra efectiva en el 90% de los casos tratados. En este sentido, los expertos en radiocirugía lamentan la actitud de la población frente al cáncer, ya que, en contra de lo que sucede a la hora de valorar el alcance de otras enfermedades, ante un diagnóstico de cáncer no sueleconsultarse a más de un especialista para una segunda opinión, “cerrando así la puerta a otros posibles tratamientos”.

EL CONSUELO, CENTRO DE REFERENCIA

Hospitales Nisa está realizando un importante esfuerzo en el tratamiento integral del cáncer. No en vano, el Hospital Virgen del Consuelo fue el primero de España en realizar radiocirugía extracerebral en cáncer de pulmón, metástasis hepáticas y en columna.

Actualmente, para poder realizar intervenciones de radiocirugía, este centro dispone de aceleradores lineales y sistema de planificación integrado en red con equipos de resonancia magnética, TAC, arteriografía y PET/TAC.

¿QUÉ ES LA RADIOCIRUGÍA?

La radiocirugía utiliza los rayos X de alta energía de un acelerador lineal para irradiar el volumen del tumor. Las dosis empleadas son tan altas que consiguen eliminar el tejido tumoral con un número de sesiones mucho menor que las necesarias con otros tratamientos oncológicos convencionales. Cabe destacar que la utilización de dosis elevadas de radiación exige extremar las medidas que aseguren una exactitud máxima en la localización y posterior irradiación de la lesión, de tal forma que el tratamiento no implique riesgos en las zonas sanas cercanas. En este sentido, el perfecto posicionamiento del paciente se logra gracias a la utilización de un sistema de inmovilización complejo con referencias extereotáxicas, colchón de presión negativa, control de la respiración -gracias a un dispositivo especialmente diseñado para inmovilizar el diafragma del paciente y evitar los posibles movimientos provocados por el simple hecho de respirar, y simulación tridimensional de la lesión por medio de un TAC helicoidal y planificador 3D.

En cada sesión del tratamiento múltiples haces de entrada -conformados y diseñados para cada casocoinciden en el tumor. “Se consigue así”, explica el Dr. Larrea, responsable del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Nisa Virgen del Consuelo, “la remisión de los tumores tratados, que sin estos sofisticados sistemas de fijación, simulación y tratamiento no se podrían llevar a cabo”.