Recomendaciones para tener una adecuada higiene del sueño

15/4/2019

Tener una serie de pautas de higiene del sueño para conseguir un descanso adecuado es fundamental en el desarrollo de los niños y adolescentes. Las medidas de higiene del sueño suelen dividirse en cuatro grupos: ritmo circadiano, cambios fisiológicos con la edad, factores desencadenantes de alertamientos o despertares y consumo de sustancias.

Laura Gómez, coordinadora del servicio de neurorrehabilitación pediátrica del Hospital Vithas Virgen del Consuelo, recomienda que la familia no se altere y trate de evitar cualquier tipo de trastorno del sueño aplicando las siguientes recomendaciones:

Bebés:

  • Es importante que el bebé coma despierto durante el día
  • Haz siempre lo mismo a la hora de dormir. Crea una rutina, por ejemplo: baño, cena, canción de cuna o cuento y a dormir
  • No despiertes al bebé por la noche para darle de comer si tiene más de 3 meses
  • A partir de los 5 meses, si se despierta por la noche, calmarlo con caricias, pero no con comida
  • El ambiente para dormir debe ser oscuro y con una temperatura agradable

Niños:

  • La hora de levantarse y acostarse debe ser siempre la misma
  • Evite las bebidas excitantes y el chocolate antes de ir a la cama
  • No realice una actividad física intensa antes de las dos horas del sueño
  • Intente que el niño no realice siestas excesivamente largas
  • No relacione la comida o el sueño con un castigo (“¡Muy mal, a dormir ahora mismo!”)
  • Al igual que en el caso de los bebés, los niños también necesitan un ambiente oscuro y con una temperatura agradable para dormir
  • No acostarse con hambre y evitar la ingesta de demasiados líquidos
  • No pierda la calma

Adolescentes:

  • Evite el uso de móviles y ordenadores antes de dormir
  • Dialogue con su hijo sobre la importancia del sueño en la salud

Para comprobar su eficacia, estas recomendaciones deberían seguirse durante un mes. Y, ante todo, aunque, la coordinadora del servicio de neurorrehabilitación pediátrica de Vithas Virgen del Consuelo recalca que “si queremos que los hijos realmente tengan buenos hábitos del sueño, lo primero que tenemos que hacer es darles ejemplo nosotros como padres”.