Recuperar la comodidad gracias a la rehabilitación del suelo pélvico

01/04/2014

Desde pérdidas de orina hasta dificultad en mantener relaciones sexuales. Las alteraciones del suelo pélvico suponen un menoscabo importante en la calidad de vida que pueden solucionarse mediante rehabilitación específica.

Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Nisa Rey Don Jaime. Esta unidad cuenta con fisioterapeutas especializados tanto en el tratamiento de mujeres como de hombres que sufren las consecuencias de alteraciones en el suelo pélvico.

Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Nisa Rey Don Jaime. Esta unidad cuenta con fisioterapeutas especializados tanto en el tratamiento de mujeres como de hombres que sufren las consecuencias de alteraciones en el suelo pélvico.

Isabel tiene 46 años y tres hijos. Todos nacidos por parto vaginal. Tras su tercer parto empezó a notar que padecía pérdidas de orina. Sobre todo en ocasiones puntuales como al toser o estornudar. Lo más molesto, sin embargo, era notar la misma sensación al practicar deporte. «Lo notaba especialmente al correr, pero pensé que después de tres partos sería normal y no me planteé buscar solución. Dejé de correr, muy a mi pesar por que es la actividad física que más se acopla a mi disponibilidad de horario», cuenta Isabel.

ORIGEN DE COMPLICACIONES

Como Isabel, muchas mujeres integran en su vida pequeñas renuncias obligadas por problemas con su suelo pélvico. Sin embargo, el problema no es exclusivamente femenino. Afecta también a hombres, e incluso a niños.

El suelo pélvico (SP) es el conjunto de músculos, ligamentos y fascias que conforman la base de la pelvis. Actúa como sostén de todas las vísceras pélvicas como son la vejiga y uretra, el útero, la vagina y el recto.

Su buen estado y funcionamiento es imprescindible para la continencia urinaria y fecal, las relaciones sexuales, el embarazo y parto así como para evitar dolores del área perineal. «Cualquier alteración que provoque una debilidad de estas estructuras puede causar el descenso de uno o varios de estos órganos», explica Clara Martí, de la Unidad de Rehabilitación del Suelo Pélvico del Hospital Nisa Rey Don Jaime.

Cuando ésto sucede, son muchos y muy diversos los problemas que pueden aparecer. Incontinencia urinaria, incontinencia fecal, prolapso genital, dolor pélvico o perineal, vaginismo, anorgasmia, descoordinación miccional, estreñimiento son los más comunes.

Los partos, la menopausia y el sobrepeso están detrás de las alteraciones del suelo pélvico en la mujer.

Los partos, la menopausia y el sobrepeso están detrás de las alteraciones del suelo pélvico en la mujer.

REHABILITACIÓN DE SUELO PÉLVICO

La rehabilitación es considerada como primera opción de tratamiento por tratarse de una terapia no invasiva y eficaz.

«La rehabilitación es útil tanto para tratar una disfunción de suelo pélvico como para prevenirla. También actúa como complemento necesario de otros tratamientos, como en la pre y post cirugía, para asegurar con garantías la recuperación del paciente», asegura Carla Talens, quien conjuntamente con Clara Martí es responsable de la Unidad de Rehabilitación del Suelo Pélvico del Hospital Nisa Rey Don Jaime.

REHABILITACIÓN TAMBIÉN EN HOMBRES

Tradicionalmente, los problemas de suelo pélvico y la necesidad de su rehabilitación se han asociado al parto/postparto y a la menopausia. Sin embargo, la fisioterapia pelviperineal puede ser también útil en el hombre especialmente en patologías como la incontinencia urinaria.

En este sentido, la causa más frecuente para desarrollar una incontinencia urinaria es la cirugía. Tras una intervención quirúrgica de próstata, en torno al 30% de los intervenidos sufre incontinencia urinaria. En estos casos, la fisioterapia del suelo pélvico es recomendable por las mejoras musculares que puede aportar.

Embarazo, parto y posparto, menopausia, cirugía prostática, cirugía abdomino-pélvica, el sobrepeso o una marcada actividad deporte figuran ente los factores de riesgo más comunes frente al debilitamiento del suelo pélvico. Su aparición no tiene porqué suponer un deterioro en la calidad de vida gracias a los programas de rehabilitación como los que se siguen en el Hospital Nisa Rey Don Jaime.

UNA TERAPIA PARA CADA PROBLEMA

El equipo de la Unidad de Rehabilitación del Suelo Pélvico del Hospital Nisa Rey Don Jaime está formado por fisioterapeutas especialistas en el trabajo del suelo pélvico.

Algunas de las terapias que pueden seguir los pacientes de la unidad son:

> Electroestimulación

> Biofeedback

> Terapia manual

> Neuromodulación del nervio tibial posterior

> Gimnasia abdominal hipopresiva

> Técnicas osteopáticas

> Técnicas miofasciales

> Técnicas con ecografía funcional abdomino/perineal