Regeneración ósea y estabilidad a largo plazo: la solución para los casos de pérdida ósea máxima

10/10/18

La pérdida de hueso o atrofia ósea maxilomandibular se produce como consecuencia de distintos mecanismos como la pérdida prematura de piezas dentarias, la enfermedad periodontal, el envejecimiento o traumatismos previos. La consecuencia final en cualquiera de los mecanismos es una pérdida de las dimensiones óseas, en altura y/o anchura, que impiden la colocación de implantes para la rehabilitación protésica.

Hoy en día, y gracias al constante avance en el campo de la ingeniería tisular y al desarrollo de nuevos biomateriales, existen diversas técnicas que permiten regenerar el hueso perdido y solventar hasta los casos más severos de atrofia ósea para poder rehabilitar con implantes a los pacientes que lo necesitan

SOLUCIONES A LA FALTA DE HUESO

Si bien el hueso propio del paciente, obtenido de distintas zonas donantes como la propia mandíbula o la cresta iliaca, constituye el material de elección para la regeneración ósea, también existen biomateriales sintéticos que, a día de hoy, ofrecen una alternativa de altísima calidad permitien minimizar las molestias al paciente. El Dr. Miguel Burgueño, responsable del Servicio de Salud Bucodental del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca, señala que “entre estos materiales destacan los materiales minerales como la hidroxiapatita cálcica o el trifosfato cálcico, que aportan el componente mineral del hueso y permiten, junto con la utilización de membranas de colágeno o mallas de titanio, aumentar el volumen óseo en zonas deficitarias”.

Entre las técnicas más utilizadas se encuentra la conocida elevación de seno maxilar que se utiliza para los casos de pérdida de altura ósea en los sectores posteriores del maxilar. “Se trata de una técnica mímimamente invasiva y con resultados muy predecibles en la cual, por medio de un pequeño acceso en la pared del seno maxilar, podemos rellenar de hueso o biomaterial el suelo del seno maxilar aumentando así la altura ósea y permitiendo la colocación de implantes, que en muchas ocasiones pueden fijarse en el mismo acto, reduciendo así el tiempo total del tratamiento”.

Otra de las situaciones que nos encontramos con frecuencia es la pérdida de anchura del hueso, que ocurre tanto en el maxilar como en la mandíbula. Para solucionar este problema se aplican distintos procedimientos como la colocación de biomateriales, reconstruyendo la dimensión ósea pérdida y recubriendo todo con membranas de colágeno o mallas de titanio que permitan la integración de dicho material con el hueso del paciente. “En casos más severos recurriremos a la obtención de hueso propio del paciente, obteniendo pequeños bloques óseos que serán fijados con tornillos, devolviendo la morfología tridimensional del hueso perdido”.

En otras situaciones, existe la posibilidad de utilizar una técnica conocida como expansión ósea en la cual, mediante un pequeño corte en el hueso y la ayuda de expansores, se gana la anchura suficiente para poder colocar los implantes.

ACELERAR LA RECUPERACIÓN

Junto con estas técnicas descritas, una de las novedades más recientes y que mejores resultados está dando es la aplicación del plasma rico en plaquetas propio del paciente. Según indica el Dr. Burgueño, “mediante un procedimiento tan sencillo como una extracción sanguínea del paciente, similar a la realizada para una analítica convencional, podemos obtener plasma rico en plaquetas que aporta factores de crecimiento que contribuyen a mejorar la regeneración y la cicatrización de los tejidos.

Además de las técnicas de regeneración ósea, disponemos de un tipo especial de implantes llamados implantes cigomáticos, que cómo su propio nombre indica, son implantesque van anclados al hueso cigomático situado a nivel del pómulo. Se trata de unos implantes de mayor longitud que nos permite alcanzar el hueso cigomático, no expuesto a los procesos de atrofia ósea descritos, y con lo que logramos rehabilitar a pacientes en los que la pérdida de hueso maxilar es prácticamente completa y, por lo tanto, no podemos aplicar métodos de regeneración.

En resumen, gracias a todos los procedimientos descritos, a día de hoy, en Vithas existen soluciones para todos los casos, incluyendo las atrofias óseas más severas. Las distintas unidades especializadas en implantología que funcionan en los centros Vithas cuentan con los mejores profesionales que estudian de forma individualizada a cada paciente para así ofrecer las técnicas que más se adaptan a su situación y conseguir siempre el mejor resultado con las mayores garantías.

 

secciones: Salud dentalk