Riesgos laborales durante el embarazo: realidades y mitos

25/04/2014

La mujer embarazada debería evitar cualquier contacto con materiales como el plomo, radiaciones ionizantes o a los derivados de mercurio. Está desaconsejada la exposición a temperaturas extremas de más de 36º centígrados o menos de cero grados centígrados, durante al menos la mitad de la jornada laboral. En embarazos de curso normal y salvo que haya alguna contraindicación por parte del ginecólogo, es seguro levantar pesos normales (la compra, a otro hijo, etc) hasta la semana 18-20 de embarazo

Embarazada-jpgDurante el embarazo, la mujer trabajadora es especialmente sensible a los posibles riesgos que puedan surgir en su puesto. Con motivo de este día, el Dr. Pedro Soto, Jefe del Servicio de Prevención de Hospitales Nisa, hace un repaso sobre los principales mitos y realidades en este tema.

Así por ejemplo, tal y como señala el Dr. Soto, la mujer embarazada debería evitar cualquier  contacto en el momento de ser consciente de su estado, con materiales como el plomo o sus derivados, de uso común por ejemplo en la industria cerámica o en la fabricación de pinturas. De igual manera, la exposición a radiaciones ionizantes, como las que se producen en los tratamientos de radioterapia, o a los derivados de mercurio es también perjudicial para el bebé. También está desaconsejada la exposición a temperaturas extremas de más de 36º centígrados o menos de cero grados centígrados, durante la mitad de la jornada laboral. Estas últimas son frecuentes en determinadas empresas de alimentación o cuando hay que entrar de forma recurrente en cámaras frigoríficas.

Por lo que respecta a los riesgos ergonómicos, el Dr. Soto destaca que es contraproducente mantener una postura fija y sin cambios durante la parte final del embarazo, especialmente si se trabaja en un ritmo impuesto, como lo que ocurre con las operarias de las cadenas de montaje. Tampoco es recomendable adoptar una postura de “cluclillas” de forma continuada a partir de la semana 26 de gestación, entendiendo en este caso más de un par de veces a la hora. Una posición que es relativamente frecuente en el caso de personal de limpieza, por ejemplo.

Una de las grandes preocupaciones para una mujer embarazada, trabajadora o no, es evitar levantar peso. En este sentido, el Dr. Pedro Soto asegura que en embarazos de curso normal y salvo que haya alguna contraindicación por parte del ginecólogo, es seguro levantar un peso de hasta 15 kilos  en condiciones favorables hasta la semana 18-20 del embarazo. A partir de esas fechas debe evitarse la manipulación de cargas, incluso aunque sean inferiores a 10 kilos si se realizan de forma repetitiva.

Por último, el Dr. Pedro Soto recomienda a la embarazada trabajadora algunas prácticas saludables como:

• Intentar hacer cambios constantes de posturas (de pie, sentada, semisentada)
• Realizar pequeñas pausas de 5 minutos cada hora
• Ingerir pequeñas cantidades de alimento de forma regular a lo largo de la jornada
• Evitar el uso de escaleras de mano
• Evitar posturas de pie fijas sin desplazamientos como en las cadenas de montaje

En cualquier caso, tal y como reconoce cada puesto de trabajo lleva aparejado unos riesgos específicos por eso el Dr. Soto, recomienda conocer cuáles son en cada caso, para evitar tanto riesgos como falsos mitos entorno a esta etapa de su vida como mujer trabajadora.

Ver artículo publicado en Más que Padres