Tecnología láser para tratar la incontinencia urinaria

23/01/2015

Apenas dos sesiones de tratamiento con tecnología láser pueden acabar con un trastorno tan incómodo e invalidante como la incontinencia urinaria leve-moderada o mixta con estrés moderado.

Esta tecnología ha sido recientemente adquirida en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

Incontinencia urinaria

Una de cada cuatro mujeres padece incontinencia urinaria; entre los hombres su incidencia es considerablemente menor.

Los problemas empiezan a aparecer alrededor de los 40/50 años y en un gran porcentaje de casos está asociado a los partos vaginales; el hecho de tener uno o dos hijos y de haber tenido alguna dificultad en el parto facilita la aparición del problema. Con la edad, la incontinencia urinaria se agudiza.

Es importante destacar que distintos estudios muestran cómo sólo una pequeña proporción de personas con incontinencia urinaria (IU) buscan ayuda médica. Las mujeres intentan mantener su problema oculto el mayor tiempo posible, tendiendo a soportarlo sin asistencia médica, ya sea por vergüenza, porque consideran que es inevitable o porque suponen que es una consecuencia inherente al envejecimiento y, por tanto, sin solución. La resignación es común frente al problema.

Esta actitud, mezcla de pudor y de resignación puede llevar asociados otros problemas como alteraciones de sueño, disminución de la productividad laboral, influir negativamente en las relaciones sociales y en la vida sexual, etc.

TECNOLOGÍA

Recientemente, el Hospital Nisa Pardo de Aravaca ha adquirido un láser ginecológico para el tratamiento de casos de incontinencia urinaria leve-moderada e incontinencia urinaria mixta con estrés moderado. Es el primer equipo de estas características que funciona en España.

“La terapia con láser Er: YAG está basada en la estimulación no ablativa fototérmica. Lo que consigue este láser es estimular la remodelación del colágeno y la síntesis de nuevas fibras a lo largo de la pared vaginal anterior y región periuretral”, explica el Dr. Daniel Zarza, del Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

Los doctores Pablo Naranjo y Daniel Zarza realizan los tratamientos de láser para la incontinencia en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

Los doctores Pablo Naranjo y Daniel Zarza realizan los tratamientos de láser para la incontinencia en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

El resultado final es la producción de nuevo colágeno y, por añadidura, de la contracción y endurecimiento del tejido de la mucosa vaginal y la fascia endopélvica rico en colágeno. “Posteriormente”, matiza el Dr. Pablo Naranjo, responsable junto con el Dr. Zarza de los tratamientos de incontinencia urinaria con láser en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca “se produce un mayor apoyo a la vejiga y la recuperación de la función normal de la continencia”.

El tratamiento no suele precisar más de dos sesiones para solucionar la incontinencia urinaria leve o incluso el estrés moderado, espaciadas por seis semanas. Puede producir discretas molestias en la zona tratada, “totalmente reversibles en el plazo de horas”.

RÁPIDA RECUPERACIÓN

Una ventaja importante del procedimiento es ser prácticamente indoloro y sin incisiones, sin sangrado ni suturas.

“La recuperación es extremadamente rápida, sin necesidad de analgésicos o antibióticos”.

No es necesaria la preparación especial ni antes ni después del tratamiento y los pacientes pueden regresar inmediatamente a sus actividades diarias normales.

SATISFACCIÓN

Los resultados científicos de los estudios clínicos muestran una excelente mejora para la incontinencia urinaria leve y moderada.

“A los 120 días del tratamiento láser, el 94% de los pacientes reportaron una mejoría y el 68% de todos los pacientes dijo ser libre de síntomas. Es importante reseñar que no observaron eventos adversos en los estudios y que el grado de satisfacción global es del 97%”.

La mejoría de los síntomas de la incontinencia urinaria leve-moderada e incontinencia urinaria mixta con estrés moderado tras el tratamiento con láser se suele mantener durante un periodo superior al año y medio.

Los pacientes deben ser evaluados previamente por los Servicios de Ginecología u Urología. Además de la incontinencia urinaria, el láser ginecológico puede realizar otros tratamientos ginecológicos como vaginoplastias; así como tratar distintas patologías ginecológicas como vaginitis o cistitis.

DISTINTOS TIPOS DE INCONTINENCIA URINARIA

Existen distintos tipos de incontinencia urinaria. Si bien pueden compartir terapias efectivas, cada uno de ellos debe ser analizado por el ginecólogo y/o urólogo para optar por el tratamiento más adecuado.

Estas son las incontinencias urinarias más comunes:

Incontinencia urinaria de urgencia

También conocida como “vejiga hiperactiva”, es la urgente necesidad repentina de orinar e intenso deseo de miccional. Muchas veces se produce una incapacidad de llegar al baño a tiempo.

Este tipo de IU representa entre 25 y 30% de los casos. Por lo general, ocurre por una contracción involuntaria de la vejiga que puede causar un aumento en la frecuencia de la micción o producir también incontinencia de urgencia.

Incontinencia urinaria de esfuerzo (o estrés)

La IU por esfuerzo o de estrés es la causa más común de pérdida de orina; representa más del 50% de los casos. Ocurre especialmente en   mujeres que han sufrido un parto vaginal, o como consecuencia de cambios hormonales después de la menopausia. En los hombres su incidencia es mucho menor y aparece sobre todo como resultado de una operación de la próstata.

Se produce cuando se pierde orina durante actividades como caminar, hacer ejercicios aeróbicos o incluso estornudar y toser. La mayor presión abdominal asociada con estos eventos hace que la orina se escape. Los músculos del piso de la pelvis, que dan soporte a la vejiga y a la uretra, pueden estar debilitados, y de esta manera impiden que los músculos del esfínter funcionen correctamente. Esto también puede ocurrir si los músculos del esfínter en sí están debilitados o dañados a causa de traumatismos quirúrgicos o de partos previos. Las mujeres en la menopausia también pueden sufrir de pequeñas cantidades de pérdida de orina como resultado de los menores niveles de estrógeno.

Incontinencia urinaria mixta

Es una combinación de distintos tipos de incontinencia. La más frecuente se produce cuando la incontinencia de esfuerzo y la de urgencia suceden juntas.