Tratamiento de linfedemas derivados de cirugías oncológicas

6/10/2007

La extensión de una enfermedad tumoral puede obligar a la extirpación de los ganglios linfáticos. En estos casos es frecuente la aparición de edemas, sobre todo en extremidades superiores, que aparecen como consecuencia de la dificultad para el retorno linfático del miembro afectado: son los linfedemas. La Unidad de Oncología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo ha incorporado recientemente especialistas para tratar los molestos efectos secundarios de la extirpación de ganglios linfáticos en enfermos de cáncer.

La incidencia de linfedemas es especialmente alta tras las intervenciones quirúrgicas de cáncer de mama.

La incidencia de linfedemas es especialmente alta tras las intervenciones quirúrgicas de cáncer de mama.

Pese a que las intervenciones quirúrgicas en oncología son cada vez menos agresivas, lo cierto es que tras este tipo de operaciones, y especialmente en las menos conservadoras, no resulta extraña la aparición de linfedemas. Su incidencia es especialmente alta tras las intervenciones quirúrgicas de cáncer de mama, pues el hecho de que la enfermedad utilice los ganglios de la axila para su diseminación hace especialmente recomendable, en los casos más avanzados, la extirpación de dichos ganglios.

Lo que a simple vista puede parecer un simple edema acompañado de un hinchazón, debe ser tratado, ya que, de cronificarse puede, según explica Blanca Pardo -fisioterapeuta de la Unidad de Oncología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo– “provocar alteraciones en tejidos o infecciones, además de mermar la movilidad del miembro, en el caso del cáncer de mama, del brazo”.

PREVENCIÓN

El tratamiento de linfedemas se aborda desde dos situaciones: de un lado, se intenta prevenir su aparición en pacientes recientemente operados; en los casos en los que el edema ya ha progresado, se tratan sus consecuencias con el objeto de minimizar su efecto negativo en la calidad de vida del paciente.

Blanca Pardo trata a los pacientes con linfedemas en la Unidad de Oncología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Blanca Pardo trata a los pacientes con linfedemas en la Unidad de Oncología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo.

Cuando se trata de prevenir, se incide en medidas higiénicas que el paciente tiene que seguir, como no cargar demasiado peso, prestar especial atención a las heridas o evitar determinadas posturas.

MEDIDAS TERAPÉUTICAS

Una vez aparecidos los linfedemas, el tratamiento se basa en terapias que ayuden a descongestionar la zona.

“Masajes de drenaje linfático, compresión mediante vendajes, ejercicios terapéuticos y otras medidas higiénicas” son, según explica Blanca Pardo, las actuaciones más eficaces para combatir los linfedemas.

El tratamiento de linfedemas se ha sumado recientemente a los servicios que se dispensan a pacientes oncológicos en la Unidad de Oncología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo.