Un millón de españoles padecen glaucoma y la mitad de ellos lo desconocen

Captura de pantalla 2012-10-24 a la(s) 12.30.11

10/03/2014

La OMS estima que el 4,5 millones de personas están ciegas a causa del glaucoma, 60 millones de personas sufren esta enfermedad en el mundo y se prevé que para el año 2020 habrá 80 millones de personas con esta condición en la vista. Del millón de españoles que padecen glaucoma, la mitad lo desconoce, porque es una enfermedad silenciosa que en las fases iniciales no duele ni presenta síntomas.

A pesar de lo alarmante de las cifras, la Dra. Teresa Sánchez-Minguet, directora médica del Servicio de Oftalmología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo, afirma que  el verdadero problema reside en aquellas personas que aún están por diagnosticar, ya que al ser una enfermedad asintomática, muy difícil de detectar en los estados iniciales, hasta que se encuentra en una fase avanzada. Se calcula que el 50% de los enfermos que lo padece lo desconoce, por lo que no han recibido ningún diagnóstico concreto.

El glaucoma es una enfermedad ocular que se caracteriza por la pérdida de visión como consecuencia de un daño en el nervio óptico. El glaucoma está íntimamente relacionado con el aumento de la presión intraocular, aunque se barajan también causas de origen vascular y genético. Si el glaucoma no es atendido, las personas empiezan a notar que ya no ven como antes,  pierden lentamente la visión lateral (periférica), es como si estuvieran viendo a través de un túnel. Con el tiempo, la visión central también puede disminuir hasta que se pierde por completo. El glaucoma se puede desarrollar en un ojo o en ambos.

La atrofia del nervio óptico es irreversible, y si no se trata, llevará a la ceguera. Para evitarlo el Dr. Juan Miguel Tomás Torrent, director médico del Servicio de Oftalmología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo, junto a la Dra. Sánchez-Minguet, recomienda:

– Realizar revisiones médicas, especialmente cuando hay antecedentes familiares, en casos de miopía alta, y anualmente a partir de los 40 años.

– Obtener el diagnostico inicial de forma prematura para frenar su progresión en los estados iniciales y ralentizar el deterioro del nervio óptico.

– Reducir la presión del ojo en las primeras etapas del glaucoma, lo que permite detener el progreso de la enfermedad y ayuda a proteger la visión, disminuyendo la pérdida de visión.

secciones: oftalmología