Una innovadora técnica soluciona los problemas de estrechamiento uretral con tejido de la boca

Uroval1/2/2019

Las personas que padecen de estenosis uretral (estrechamiento en el conducto de la uretra), ven mermada en gran medida su calidad de vida. Una patología mucho más frecuente en hombres que en mujeres cuyos efectos son, entre otros, la dificultad para iniciar la micción, sensación de ardor y quemazón uretral o vaciado incompleto de la vejiga que puede incluso derivar a enfermedades irreversibles en el riñón.

Para mejorar en gran medida la calidad de vida del paciente la solución radica en uretroplastia con injerto de mucosa bucal. Una cirugía que desde Uroval, la unidad de urología del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo, se aplica a pacientes con esta patología y que tiene una tasa de éxito del 80% de los casos, siendo este el único centro privado de la provincia de Valencia que aplica esta técnica compleja.

Según el doctor Alberto Budía, urólogo del centro hospitalario, “la estrechez de la uretra provoca muchos problemas, en especial en los hombres, obligando en algunos casos al uso de sonda vesical a través de una cistostomía, una técnica consistente en derivar la orina por una vía suprapúbica, afectando principalmente su calidad de vida. Con la uretroplastía se transfirieren tejidos para devolverle su completa funcionalidad, y la reconstitución de la uretra mediante el injerto de tejido bucal tiene una tasa de éxito altísima. Hasta el momento, la gran mayoría de las estrecheces de uretra se trataban mediante la dilatación o la uretrotomía interna bajo visión, lo que no es un procedimiento curativo y tiene una alta tasa de recurrencia”.

La uretroplastía con injerto de mucosa oral consiste en la apertura de la uretra a nivel del pene o periné, con escisión del segmento que presenta la estenosis. Dependiendo de la localización y longitud de la estenosis se puede realizar la reconstrucción en un sólo tiempo o bien dejar la uretra abierta para facilitar su manejo mediante reconstrucción definitiva en un segundo tiempo. Tal como explica el doctor Budía, “esta técnica permite que el injerto libre de mucosa oral, por su anatomía, facilite la neoformación de vasos que al estar adheridos al tejido del cuerpo esponjoso, éste no se fibrosa ni se retrae”.

Solución para mujeres

Otra de las técnicas que realiza la unidad de urología en exclusividad en la provincia de Valencia a nivel privado es la colposacropexia laparoscópica. Una técnica que se aplica en mujeres para la fijación de la vagina al sacro con la ayuda de una malla de polipropileno y anclajes helicoidales de titanio.

El prolapso de órganos pélvicos (POP) se relaciona con el incremento de la edad y la obesidad, así como con la histerectomía (extirpación del útero), y es común en mujeres entre los 20 y 60 años, con una incidencia aproximada del 30%”.

Una técnica segura, efectiva y reproducible con excelentes resultados, -afirma el doctor Budía-. Además, la recuperación de la paciente es muy rápida y se incorpora a sus actividades diarias con brevedad. La posibilidad de desarrollar la intervención por vía laparoscópica aporta la ventaja de una mejor visión en la disección profunda”.

Las metas del tratamiento del prolapso vaginal son restaurar adecuadamente la anatomía vaginal, mantener la función (sexual, urinaria, intestinal) y durabilidad. La colposacropexia laparoscópica ha demostrado tener los mismos resultados que la cirugía abierta, con menor morbilidad.

secciones: urología