Una lata de refresco contiene el equivalente en azúcar a 8 terrones

10/4/18

Es de sobra conocido que el consumo de refrescos azucarados favorece la aparición de obesidad y diabetes mellitus. Ello ha llevado en algunas regiones a tomar medidas para incluso prohibir su venta en colegios. “La cantidad de azúcar que puede proporcionar uno de esos refrescos, equivalente a 8 terrones de azúcar de media, hace que difícilmente lo vayamos a poder quemar en el momento, de modo que tendremos inicialmente una subida de los niveles de azúcar, y posteriormente, aquello que no quememos, se almacenará en forma de grasa (bien bajo nuestra piel o alrededor de las vísceras, bien en el hígado, o bien en sangre en forma de triglicéridos)”, asegura el Dr. Miguel Ángel Mollar, endocrinólogo del Hospital Vithas Nisa Aguas Vivas.

Por ello, de consumir algún refresco azucarado, “se podría aconsejar el consumo de los “light”, siempre asegurándonos que “light” implique 0% hidratos de carbono”. No obstante, añade el especialista, “estos también se deben consumir con moderación, pues al ser bebidas carbonatadas, pueden favorecer la aparición y el empeoramiento de una hipertensión arterial (al contener bicarbonato sódico). Y hay estudios que relacionan su consumo con una tendencia al sobrepeso por mecanismos que aún están por aclarar”.

Conviene clara, por otra parte,  que hay otras bebidas, en las que el sabor predominante no es el dulce, como el bitter o la tónica, pero que tampoco están libres de azúcares, “con una media equivalente a 6 terrones de azúcar, por lo que tampoco se aconseja su consumo”.

secciones: endocrinología